Por - Publicado el 31-08-2010

Carta “en defensa de la inversión” de diversas personas que pedían que la fábrica Lucchetti se retirara de los Pantanos de Villa.
Entre estas personas se encontraba el abogado Jorge Avendaño.
Años después este señor sería el abogado de Lucchetti. ¿Qué suculento incentivo habrá recibido de Lucchetti para este cambio de posición?
Igual perdió.
Luego sería el también poco exitoso abogado de la Universidad Católica, encargado de defender a la universidad del ataque cardenalicio. Va perdiendo.

El abogado Jorge Avendaño ha venido perdiendo el juicio que lleva a nombre de la Universidad Católica. Tal vez los más jóvenes, los estudiantes, no estén al tanto, pero este señor perdió también un juicio importante cuando era el abogado de la empresa chilena Lucchetti, aquí, Agenciaperú. Entonces trató de defender a la empresa con argumentos como este:

“si las personas naturales se portaron mal, no tienen por que pagar la empresa industrial y los trabajadores que prestan servicios en ella”.

Utilizando a los trabajadores. Y acusando a Toledo de expropiador:

“ese local esta construido sobre pilotes de concreto armado, y eso hay que dinamitarlo. ¿El Perú se va a dar el lujo de dinamitar una empresa que costo millones de dólares? No creo”.

“Lo que ha dicho el presidente equivale a decir ‘regálenme la fabrica’, y el presidente Toledo no puede decidir el una expropiación, estas se rigen por ley y por el Congreso de la Republica”, sentencia Avendaño.

Entonces el asunto fue muy grave pues la empresa fue acusada de corrupción en los tribunales:

En el fuero legal , era evidente que la simple nota informativa y la persistencia periodística habían cobrado dimensiones que exigían el diseño de una sólida estrategia de defensa legal por parte de Lucchetti, a pesar de que la empresa ya había comprado al árbitro para ‘apanar’ en los tribunales a la Municipalidad de Lima, la cual litigó para clausurar la fábrica.

Considero que todo acusado debe tener el derecho de defensa legal y respeto la libertad que tiene un abogado para contratar con el cliente que crea conveniente. Por eso no discuto que importantes juristas del país hayan aceptado contratar con Lucchetti.

Pero lo que nunca me dejó de llamar la atención, es que el dinero sea capaz de disolver la coherencia ética de un profesional y anestesiarlo al punto de, primero, criticar la construcción de la fábrica y defender la conservación de los pantanos en una carta pública rubricada por él mismo, para finalmente, al cabo de cinco años, acabar siendo contratado para defender los intereses de Lucchetti, tal como lo hizo el reconocido abogado, profesor de derecho y autor de innumerables publicaciones, Jorge Avendaño.
Enrique Flor, aquí, Agenciaperú

Es decir, la empresa no sólo pagó coimas, sino que hizo que Avendaño, primero crítico de la empresa, acabara de abogado de la empresa chilena, ver aquí, Radio Cooperativa de Chile.

En esta carta a Caretas de 2003 Jorge Avendaño dice

Acepté patrocinar a Lucchetti porque ha quedado demostrado que la fábrica no contamina y porque los Acuerdos vulneran elementales reglas del “debido proceso”

Patrocinador de Lucchetti con que la fábrica no contamina. Y eso que en su carta de protesta contra Lucchetti de años antes hablaba de conservar el ecosistema.

En 2007 la Universidad Católica le rinde un homenaje a este abogado, aquí, El Comercio (pasando piola, sin ningún rechazo de parte de nadie, como sí lo tuvo Fernando de Trezegníes de parte de la FEPUC, aquí). Entonces Avendaño declara en una entrevista:

Le han criticado clientes
Probablemente. Yo asesoré a Lucchetti en una negociación con la Municipalidad de Lima, nunca los defendí judicialmente, solo los asesoré. Me han criticado, pero yo estoy tranquilo porque intervine para llegar a un acuerdo y se frustró porque el alcalde Andrade terminó su mandato y fue elegido Castañeda.

Luego se supo de las negociaciones entre Lucchetti y Montesinos.
Eso no me corresponde. Alguna vez Beatriz Merino me contó cómo un profesor en Harvard dijo que los abogados estudiaban Derecho, no sacerdocio. Yo no soy sacerdote.

Dice que no fue el abogado de la empresa, ya ni siquiera el patrocinador, sino sólo asesor, y que como no es sacerdote no le corresponde que su defendida haya coimeado a través de Montesinos. Menuda respuesta. Es el asesor, pero no sabe nada… Las coimas y la acción del abogado/patrocinador/asesor habrían ido por “cuerdas separadas” (como dicen que van las relaciones entre el Perú y Chile).

Con este abogado defensor tan poco confiable y tan poco dispuesto a hacerse responsable de sus acciones la comunidad universitaria debería estar muy preocupada por el intento de Cipriani de hacerse de la PUCP. ¿Avendaño dirá después que sólo fue el asesor y no el abogado de la PUCP? ¿Alguien se sorprendería de que este señor se volviera a voltear en el caso PUCP como antes se volteó en el caso Lucchetti? ¿Por qué las autoridades, algunas de las cuales firmaron la carta “en defensa de la inversión” y fueron defraudadas por Avendaño, le confiaron un caso tan delicado a este señor?


.

“Vladivideo”. Conversaciones de Montesinos con Andrónico Luksic Craig, ejecutivo de Lucchetti, y con su gerente Gonzalo Menéndez.
Imagen tomada de aquí.

.

A Para que se aprecie mejor el comunicado citado arriba, publicado en Caretas en febrero de 1998:

Hacer click en la imagen para ampliarla.
Tomada de Caretas.

Y Montesinos y Luksic, también de Caretas

-

Enlaces a este artículo

  1. El camino del tontódromo » Gran Combo Club
    10-09-2010 - 10:03

Comentarios a este artículo

  1. MR dijo:

    referente a Avendaño- no se olviden que él gozaba de un RUC sensible. Ese señor ocupa una silla en la mesa…suprarregional. Me perdonará el que le reto por su enfoque- estos detalles de las prestas mentiras de leguleyos como el Don Coco apuntan a una narrativa mayor…no será que una espigada vástaga suya representa los intereses del dueño de Power North, digo, Cuarhuaquero, digo diciendo…es el viejo valz peruano de quintacolunistas que ganan la vida operando en oposición a los intereses fundamentales del país…proxenetas y Perú es la perigola donde venden sus inagotables cúcardas…

  2. Silvio Rendon dijo:

    GCC: De Lucchetti a la Católica http://grancomboclub.com/2010/08/de-lucchetti-a-la-catolica.html

  3. JAIME DEL CASTILLO dijo:

    RT @rensilvio: GCC: De Lucchetti a la Católica http://grancomboclub.com/2010/08/de-lucchetti-a-la-catolica.html

  4. Izquierda Perú dijo:

    De Lucchetti a la Católica: Carta “en defensa de la inversión” de diversas personas que pedían que la fábrica Lucc… http://bit.ly/bkKJAa

  5. Apuntes Peruanos dijo:

    Abogado Avendaño ¿riesgo para la PUC? http://ow.ly/2xsWx

  6. Alonso Pahuacho P. dijo:

    RT @apuntesperuanos: Abogado Avendaño ¿riesgo para la PUC? http://ow.ly/2xsWx

  7. Aysa Cordova dijo:

    RT @rensilvio: GCC: De Lucchetti a la Católica http://grancomboclub.com/2010/08/de-lucchetti-a-la-catolica.html

  8. Gran Combo Club dijo:

    ¿Puede confiar la PUC en un abogado q se voltea así?
    http://t.co/gFv6LcEE

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.