Por - Publicado el 28-03-2010

[En 1962: El Che Pereyra en el Perú 1 comentaba sobre la influencia argentina en la “banda roja” de 1962, el grupo trotskista que seguía una estrategia insurreccional. Aquí contaré algo de los asaltos a bancos de este grupo.]

El grupo trotskista tiene problemas financieros. Todo es gasto: alquileres de bases, movilización de un lado a otro, propaganda, materiales. La llegada de Pereyra acelera los preparativos de las “expropiaciones”. La operación es el asalto al Banco Popular, justamente propiedad de la familia del presidente Manuel Prado. Los objetivos del asalto son en parte económicos, pero también políticos…internos. Quieren demostrar capacidad y autosuficiencia ante sus homólogos argentinos. El grupo se llama brigada “Túpac Amaru”.

Tienen diversos ejemplos de la relación entre “expropiaciones” y acción política. Lenin había mandado “expropiar” el tesoro de la estafeta de Tiflis en 1903; Ben Bella en Argelia había dirigido la expropiación de un banco en Orán, los próceres de la independencia habían hecho expropiaciones de las arcas del Virrey; los apristas habían asaltado contra el oro del asiento minero de Parcoy.

Un zapatero les vende un viejo revólver que ni siquiera disparaba, que usarían para asustar. Se abocan a estudiar los movimientos en la sucursal del Banco Popular de Magdalena, pero tienen que interrumpir sus preparativos por los disturbios del 23 de noviembre de 1961. Un estudiante secundario es muerto ante el congreso. Otro estudiante lleva el cadáver ante el local de El Comercio. La cosa es grave. Este segundo estudiante luego se incorporaría al grupo y participaría en un segundo asalto al Banco Popular.

Por estos disturbios el Che Pereyra es arrestado y expulsado del Perú. Volvería días después por Desaguadero y participaría del primer asalto al Banco Popular. El asalto es el 15 de diciembre de 1961. Los asaltantes cantan previamente la “Canción del guerrillero” (la misma que sería cantada veinte años después por Sendero Luminoso – de origen soviético, aquí en castellano) [ruso zarista, ver este comentario] para luego gritar “¡Nadie se mueva! ¡Es un asalto!”. Conminan a los empleados del banco a que vacíen la caja. Se llevan el dinero y poco tiempo lo transportan hacia la Panamericana Sur.

El asalto es un éxito, pero no se llevan mucho dinero, por lo cual los problemas económicos les seguirían persiguiendo. El grupo conseguiría algo de apoyo económico desde la Argentina, pero tampoco es suficiente. Se plantean desdencadenar una insurrección en el Perú antes de las elecciones de junio de 1962. Necesitan el dinero para financiar las actividades de Hugo Blanco en La Convención y Lares.

Es entonces que se fijan como objetivo el asalto al Banco de Crédito de Miraflores, en Avenida Larco. Dan el golpe el 15 de abril de 1962 y esta vez se llevan una cantidad de dinero sustancial. Sólo que ocurre una coincidencia: uno de los clientes el banco reconoce a uno de los asaltantes, un estudiante de la UNI. A partir de esa pista la PIP comienza a detener a los asaltantes, quienes deciden fugar hacia el Cusco.

Parte de esta historia es contada en el libro de Guillermo Thorndike “Abisa a los compañeros” y en la película del mismo nombre. En el Cusco el grupo es detenido por otra coincidencia: justo un patrullero intercepta al auto en que viajaban. Se produce un tiroteo y el grupo es detenido. El Che Pereyra es torturado en Sacsayhuaman.

Posteriormente el local de la PIP donde estaban detenidos los asaltantes es rodeado por centenares de colegiales que dan vivas a Tamayo, el estudiante de la UNI identificado, ya muy conocido en el país.

-” Figúrate: hay un montón de chicuelas que piden entrar para alcanzarle frutas y caramelos a su ídolo: Tamayo!”
“- Hay que sacarlas a balazos!”, – gritó desde un rincón un viejo calvo, que era el más asustado.

“- Sí – asintió uno en tono escéptico – , pero mañana baja la indiada al mitin de la Plaza de Armas, ¿Quiere acaso que nos hagan picadillo?”

Cuenta Añi Castillo, p. 110-11. Dos camiones con refuerzos del ejército llegan para apoyar, y tranquilizar, a la PIP.

El grupo es finalmente llevado del Cusco a Lima, al Frontón, en avión de la FAP. Miles de personas van al aeropuerto a despedir al grupo con el puño alzado y frazadas rojas agitadas a manera de banderas. Ante eso el comisario que los llevaba exclama “Les dan una despedida de héroes a estos berracos” (sic).

El resto del grupo finalmente sucumbiría por la represión policial, pero también por las divisiones internas y por las acusaciones sobre el destino del dinero, que nunca sería recuperado ni utilizado en acción política-subversiva alguna. El depositario del dinero es un miembro del grupo que es acusado de ser un infiltrado en la organización.

Para el juez que los juzga todos los del grupo son unos gangters, no políticos. Los llama la “banda roja”. Los asaltos a bancos se cometieron con alevosía, fueron planeados y ejecutados a mano armada y carentes de motivo político alguno. “Los cabecillas eran elementos peligrosos, gangsters internacionales que aprovechando el momento político formaron una banda roja y asaltaron bancos para beneficio propio; el desenlace de su plan era ganar las fronteras y huir con el botín”. Es decir, la motivación política es una tapadera para un delito común. Décadas después este tipo de acciones seguirían siendo consideradas como delito común.

Daniel Pereyra asumiría la responsabilidad por las “expropiaciones”: “Doctor, yo me hago responsable único de las expropiaciones”. Sería condenado a siete años de prisión.

Guillermo Thorndike y Angel Avendaño concluyen “Abisa a los compañeros pronto”1 con el presidente Manuel Prado mirando al Che Pereyra en el Frontón a través de un largavistas:

El Che nunca supo que en ese momento el señor presidente y su sobrino, cuyo banco había expropiado a poco de llegar al Perú, lo estudiaban turnándose con el largavistas como si se tratara de una visión inusitada: un hombre blanco, de ojos azules y semblante sereno en esa inmundicia habitada por indios, zambos y mestizos degenerados. A diferencia del atardecer, cuando los barcos de pesca pasan frente a la isla de regreso al hogar, a esta hora la prisión resulta soportable y el Che piensa en el fracaso de la organización, en la inevitable soledad de Hugo Blanco, en aquellos cinco millones de campesinos esclavizados, puestos en cepos, triturados, saqueados, embrutecidos, asesinados por los gamonales y el gobierno. Creo que es el Che Pereyra, dijo el ministro de gobierno afinando su ojo de batracio a la profundidad del telescopio, claro, es él. El hombre más rico del país volvió a inspeccionar al absorto preso que parecía fuera de lugar. También el señor presidente pidió los anteojos. El Che lo recordó entonces confinado en el buque gris, y observó a esos pequeños seres casi blancos sentados en popa. Antes de que el Che sonriera con esa sonrisa que tanto disgustó al señor presidente, ambos pensaron lo mismo: Así acaban, pues.

El Che Pereyra regresaría a la Argentina y no volvería más al Perú.

El Che Pereyra (de pie) y el grupo siendo juzgados en Lima.
Hacer click en la imagen para ampliarla.
Tomada de Añí Castillo, Gonzalo, (1967) El secreto de las guerrillas, Lima: Ediciones Más Allá.

Orlando Sacha como el Che Pereyra, en Abisa a los compañeros de Felipe Degregori.

  1. El título “¡Abisa a los compañeros pronto!” es una línea de un verso de César Vallejo:

    (…)
    Papel de viento, lo han matado: ¡pasa!
    Pluma de carne, lo han matado: ¡pasa!
    ¡Abisa a los compañeros pronto!
    (…)
    Pedro también solía comer
    entre las criaturas de su carne, asear, pintar
    la mesa y vivir dulcemente
    en representación de todo el mundo.
    Y esta cuchara anduvo en su chaqueta,
    despierto o bien cuando dormía, siempre,
    cuchara muerta viva, ella y sus símbolos.
    ¡Abisa a todos compañeros pronto!
    ¡Viban los compañeros al pie de esta cuchara para siempre!
    (…)

    de “España, aparta de mí este cáliz”. []

-

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. Silvio Rendon dijo:

    Por fin salió la segunda parte: GCC: 1962: El Che Pereyra en el Perú 2 http://tinyurl.com/yd8swpg

  2. Izquierda Perú dijo:

    1962: El Che Pereyra en el Perú 2: [En 1962: El Che Pereyra en el Perú 1 comentaba sobre la influencia argentina e… http://bit.ly/aHNNOK

  3. Derek Wall dijo:

    RT @izquierdaperu: 1962: El Che Pereyra en el Perú 2: [En 1962: El Che Pereyra en el Perú 1 comentaba sobre la influencia argentina e… http://bit.ly/aHNNOK

  4. Julio Gómez dijo:

    ¡Viban los compañeros al pie de esta cuchara para siempre!
    http://bit.ly/drF0l6 post, 1962: El Che Pereyra en el Perú 2

  5. Miguel Tejada dijo:

    Estimado Silvio

    Hay una errata en el texto, acerca de la famosa “Canción de los Guerrileros”. En realidad su origen no es soviético, sino zarista, pues fue compuesto en 1914 como “Himno del 41 regimiento de rifleros siberianos”, se hizo famosa en la Guerra Civil como el himno del ejército blanco del general Drozdov “Marcha de Drozdov”, y luego fue adaptada por los guerrilleros anarquistas ucranianos liderados por Nestor Majnó(la “Majnovschina” ó “Por eliminar el trabajo”) y los guerrileros bolcheviques del extremo oriente (Primorie en ruso), de la zona del río Amur, con el nombre de “Por valles y colinas”.

    Esta última versión se hizo famosa durante la segunda guerra mundial, con leves cambios de letra,entre las guerrillas antifacistas en el frente oriental, por lo que se la vino a conocer como “Partizanka” y así aparecieron versiones yugoslavas, y tras la guerra incluso versiones alemanas.

    En América Latina Quilapayún la tradujo como “La Canción del Guerrillero”,que es la más conocida por estos lares, aunque circularon versiones más cercanas al “original soviético”. De hecho, la primera vez que la escuché fue en un disco que un cobloguero aún no devuelve luego de prestárselo, bajo el título de “Por montañas y praderas”.

    Una historia de esta canción se encuentra en http://www.armchairgeneral.com/forums/showthread.php?t=86026&page=5. Versión en español de Quilapayun: http://www.youtube.com/watch?v=dmjNnhLZ2Gc. Letras francesas y traducción fonética de la original bolshevique se encuentra en http://www.youtube.com/comment_servlet?all_comments&v=2d6ZovMvhRA&fromurl=/watch%3Fv%3D2d6ZovMvhRA. Versión blanca del ejército de Denikin en francés se encuentra en http://www.youtube.com/watch?v=3R5jYXaIolo. Versión anarquista ukraniana Majnovschina en francés en: http://www.youtube.com/watch?v=bB4MFiHH1qw. Y la Majnovschina en original versión francesa de Commandantes subtitulada en español: . Versión alemana oriental “Partizanen von Amur” http://www.youtube.com/watch?v=3xNMDqlYz80. Versión del PC francés “Le chant des partizans”: http://www.youtube.com/watch?v=WBc-4UQSDM8.Versión húngara “Amuri partizánok” http://www.youtube.com/watch?v=PiUg_QdVEZc. Interesante versión yugoslava “Po sumama i gorama (partizani)” del grupo Kanem na Kanem: http://www.youtube.com/watch?v=l7AEvrzwjO8

  6. Miguel Tejada dijo:

    Olvide el link a la Majnovschina de Commandantes: http://www.youtube.com/watch?v=fdgoxxsAi_A

  7. Silvio Rendon dijo:

    Gracias, Miguel. Corregido.

  8. Joel Silva dijo:

    El segundo estudiante que llevó el cadáver del primero a El Comercio no participó en ninguno de los asaltos al Banco Popular. Participó únicamente en el asalto al Banco de Crédito de Miraflores.

    La “Historia Secreta de las Guerrillas” publicada por Añi Castillo fue escrita por los mismos protagonistas de la misma y por lo tanto es válida omo documento histórico. No es válido aludir a Añi Castillo como que él “cuenta”. Añi Castillo sólo es responsable del plagio que perpetró de los manuscritos, como lo confiesa en el mismo libro que publica con ellos .

    “Abisa a los compañeros pronto” fue una tergiversación de los hechos perpetrada por Thorndike y Avendaño. No tiene valor histórico ni documental.

    “Abisa a los compañeros” es un film basado en la novela de Thorndike y Avendaño, que se aleja aún más de la verdad.

  9. Manuel Garxía dijo:

    Esta es la historia de otro Che Pereyra : http://grancomboclub.com/2010/03/1962-el-che-pereyra-en-el-peru-2.html

  10. nerit olaya dijo:

    Joel Silva siguió apasionado por el sueño de cambiar el mundo. Fui alumno suyo en la academia Eduardo de Habich y recuerdo con emoción sus clases de aritmética y sus lecciones de vida con las que ilustraba los conceptos o procesos matemáticos. (hasta hoy recuerdo que el cubo de ocho es quinientos doce…)

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.