Por - Publicado el 31-03-2006

En el post Promesas Costosas comentaba el análisis del IPE del 27 de febrero, “Plan Económico de Humala costaría al menos 6% del PBI”. Proponía i) hacer este mismo ejercicio para otros candidatos, y ii) hacer un análisis no sólo de costos, sino de beneficios. En un nuevo comentario diario, del 30 de marzo, el IPE parece haber cumplido con el primero de estos puntos, pues ha hecho un análisis tanto para Humala, como para Flores y García. Saludo este trabajo. Se trata de un gran esfuerzo, condensado en un informe especial de seis páginas. El segundo punto, sin embargo, está cumplido a medias. Los tres cuadros principales (gastos e ingresos de los programa de UPP, UN, y APRA) es un análisis gasto-ingreso, es decir, una análisis de los efectos fiscales de estos programas (Los cuadros de los anexos adjuntos, son versiones más detalladas de estos cuadros). Los tres candidatos punteros crearían déficil fiscal: Humala 4.8%, Flores 0.1% y García 1.8% del PBI. Humala haría la política más expansiva y Flores la más prudente desde el punto de vista fiscal.
Tocaría ver el efecto en toda la economía y aquí es donde este reporte es menos detallado y mucho más especulativo.

Leamos:

En el caso de UPP, es claro que su negativa a firmar el TLC con EE.UU. y su intención de afectar la estabilidad jurídica (revisión de contratos y nacionalización de sectores estratégicos) conduciría a una menor inversión privada y a un crecimiento menor, básicamente sujeto a lo que pudiera venir por un impulso fiscal. Por esa razón, estimamos que el crecimiento del PBI para el primer año de gobierno estaría en alrededor de 3.5%.

Entonces, Humala: 3.5%

En el caso de UN, asumimos que la firma segura del TLC, el respeto a las normas, la promoción de inversión privada y el énfasis en la infraestructura generaría el clima adecuado para que la producción siga creciendo a tasas moderadas e incluso alcanzar el ritmo de crecimiento del PBI propuesto por su equipo económico. Así, estimamos un crecimiento anual del PBI de 7%.

y con Flores el doble: 7%

En el caso del Apra, se considera que la revisión del TLC originaría un retraso que pondría en espera las inversiones (y en algunos casos, podrían caer), lo que se prolongaría hasta que se aprecien los primeros resultados de su programa, considerando el considerable pasivo que carga dicha agrupación por su experiencia de gobierno pasada. Esto nos lleva a asumir una tasa de crecimiento del PBI de 4.5% al año.

y con García 4.5%.

Como no se nos indica con mucha precisión cómo se llega a estas cifras, evidentemente no tendríamos por qué tomarlas a valor literal. Se trata de un cálculo mucho menos preciso que el hecho para el balance fiscal. Algo hecho a ojo de buen cubero y, desde luego, atendiendo claramente a la opción preferencial del IPE. En mi opinión, no son cifras para nada descabelladas y hasta podría creer en ellas. Sin embargo, no es un tema de opinión, sino de hacer un pronóstico basado en la información disponible y siguiendo alguna metodología comúnmente aceptada. Pero valga el esfuerzo de los colegas. No he visto algo así antes y lo considero una contribución a centrar el debate electoral en términos de la viabilidad de las propuestas que venimos escuchando.

Finalmente, tomemos a valor literal los pronósticos del IPE y supongamos que Flores nos trae más crecimiento, seguido de García y con Humala de colero. Bueno, el crecimiento es sólo un aspecto de la economía normativa. El otro es la distribución del ingreso. ¿Quién aplicará políticas más redistributivas, es decir, que mejoren la distribución del ingreso? Una de las razones porque Humala tiene alta intención de voto es el descontento en los sectores que no se ven involucrados en el crecimiento sostenido experimentado durante el gobierno de Toledo. ¿Con quién mejorará más la situación de estas personas? El electorado bien puede creer que continuando con las políticas actuales seguiremos creciendo a tasas altas, pero ese no es nuestro cuello de botella. El tema es si existe una contraposición entre el actual modelo económico y la redistribución. Aquí hay tres opciones:

  1. No hay contraposición. Persistamos con el modelo actual y la redistribución llegará.
  2. No hay contraposición. Persistamos con el modelo actual, con ajustes.
  3. Hay contraposición. Cambiemos de modelo.

Lourdes Flores transmite la visión número 1 y Ollanta Humala la número 3. A medida que se avanza en el proceso electoral, la cosa se polariza hacia una contraposición de modelos, eliminando al centro, la posibilidad de plantearse ajustes al modelo actual. Es lamentable, pues como comentaba en mi post anterior, el plan económico del Sr. Ollanta Humala podría acabar perjudicando a los más pobres, por lo que podríamos acabar sin crecimiento y sin redistribución….

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.