Por - Publicado el 29-03-2006

Llapanchik Peru (el Perú de todos) es el título del plan de gobierno del Sr. Ollanta Humala. Con un preámbulo de homenaje a dos peruanos cuyas ideas ya fueron (Haya y Mariátegui – en un mundo post comunista seguimos dándole vueltas a lo mismo una y otra vez), ¿quién no está de acuerdo con reducir la desigualdad, salir de la pobreza y denutrición? observo lo siguiente:

  1. Contraposición entre el desarrollo de mercados internos y externos. El modelo neoliberal habría privilegiado la inversión en el sector primario exportador; el modelo autodenominado nacionalista privilegiaría el desarrollo de mercados internos. Se habla de promover la inversión privada en “producción no primaria”. Sin embargo, se nos dice:” Nuestra estrategia de desarrollo se plantea desde adentro y al mismo tiempo hacia a fuera y se desarrolla desde el interior pero se abre al mundo”. No se nos dice mucho cómo. Con esta óptica no es difícil imaginar un freno a las exportaciones sin un correspondiente crecimiento en otros sectores. No es que los mercados internos no puedan crecer. El tema es que la inversión tendría que ser tan fuerte que rápidamente se acabarían los recursos disponibles, como ocurre siempre en el esquema de industrialización por sustitición de exportaciones. Allí vienen los problemas para estos esquemas y allí es que la población, y en especial los sectores D y E que son los que más los apoyan, los acaban por rechazar.
  2. Estabilidad macroeconómica. Después de leer que se quiere “un Banco Central de Reserva autónomo e independiente” leo pautas muy específicas sobre lo que debe hacer esta institución: regla de reacción que apunte a la tasa de interés interbancaria en moneda nacional, regla de Taylor con una detallada especificación de lo que debe incorporar. No sé si sea una buena idea hacerlo así, pero no queda claro cómo inducirán a una institución independiente algo como eso desde el poder ejecutivo.
  3. Plan Quinquenal de Inversión en Infraestructura. Es claro que la inversión privada no tendrá incentivos para ir a los sectores de “producción no primaria”. No se especifica cómo se piensa “promover la inversión privada”. Sin embargo, se dice claramente que la inversión pública será importante y planificada. De esta manera se espera “liberar a la inversión nacional de la restricción de mercado”.
  4. “Liberar la restricción de financiamiento para la inversión nacional”. ¿Cómo? Hablando en claro, el estado emitirá bonos – o “instrumentos financieros” (punto 2.4.3). No hay mucho más.
  5. Renegociar el tratado de libre comercio. El congreso instalado en julio de 2006 lo debe autorizar. Bueno, posiblemente esta autorización ocurra si el congreso sigue existiendo….Lo curioso es que después de explicar lo pernicioso que es el TLC, sólo se dice que será el congreso quien decida y hasta se habla de referéndum. Si es tan malo, ¿por qué tanta consulta? ¿Tal vez por democracia?
  6. Nacionalización de las actividades estratégicas. Diversas actividades “serán puestas al servicio del desarrollo de la Nación y de los peruanos. En este sentido estricto decimos que serán nacionalizadas”. El regimen será pluralista: empresas privadas, públicas y mixtas. Sin embargo en el sector energético la actividad empresarial del estado quedará consagrada. Estatización anunciada.
  7. Creación de empleo. La medida que encabeza esta sección es “la promoción de la inversión pública con intensidad en mano de obra en los proyectos de vialidad y obras de ingeniería”. Las medidas siguientes, pues también confían a la inversión pública la creación de empleo. No suena a que vayan a crear mucho empleo por esa vía.
  8. Mejoramiento de ingresos. “Buscar el mejoramiento de las remuneraciones gradual” (sic). Fijar un salario mínimo más alto y aumentar las remuneraciones del estado. Bueno, si el problema es que los ingresos son bajos porque el gobierno los mantiene bajos, pues se podría mejorar los ingresos por decreto. Pareciera que esa es la lógica que siguen.

En fin, se podría comentar muchas cosas, pero me quedo aquí. Estamos hablando de un regreso a las soluciones voluntaristas decretadas desde el estado. Las políticas de García como la estatización de la banca se quedan cortas. El tema es que se trata de políticas que no han funcionado antes y no van a funcionar ahora. No me queda duda alguna. Si se aplica este programa (esperemos que no), la inversión y el crecimiento de la producción y las exportaciones se evaporan. A la que anuncien el primer plan quinquenal y la primera estatización, adios bonos peruanos, adios financiamiento externo, y emprendemos el camino de vuelta hacia el “valor deteriorado” de la época de García, quien tampoco trajo estabilidad macroeconómica, crecimiento ni reducción de la pobreza.
Es lamentable, pues el Perú está en un buen momento de crecimiento económico que podría seguir y mejorar. De lo que se trata es de mantener este crecimiento y ampliarlo a donde todavía no está llegando, a los sectores económicos y zonas más pobres. Ningún gobierno entrante debería arriesgarse a amortiguar este crecimiento. Lo que se necesita es añadir un esquema de redistribución a esta expansión. El plan del Sr. Humala no va por ese camino. Una vez que se apague el motor de la economía, no podrá hacer mucho por beneficiar a los sectores más pobres que serán los primeros en pasarle la factura…..

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.