Por - Publicado el 14-09-2008

Continuando con los posts de reflexión sobre el Perú pre-velasquista, es importante darse cuenta que la planificación económica en el Perú tiene un origen externo, americano en particular. Contrariamente a lo que parece que se cree, no fue Velasco Alvarado quien la trajo al Perú.

El asunto se remonta a la “Alianza para el Progreso”, creada por J.F. Kennedy como reacción a la revolución castrista en 1959. En 1961 la carta de Punta del Este recomienda la formulación de planes decenales, la modernización de la industria, la reforma agraria y otras medidas que serían prerrequisito para que los países de la región recibieran ayuda económica de los Estados Unidos. Pedro Beltrán asiste a esa reunión y a su regreso crea la Oficina Central de Estudios y Programas (OCEP) en el Ministerio de Hacienda. Esta oficina, que cuenta con participación de los técnicos del Banco Central de Reserva, tiene que efectuar un diagnóstico de la realidad económica y social y sobre todo un Plan Nacional de Desarrollo Ecónomico y Social 1962-71, pero no le asignan financiamiento. En 1962 Raúl Prebish, secretario general de la CEPAL, viene al Perú y se reúne con el general Pérez Godoy, jefe de la junta de gobierno, quien le solicita la preparación de la Ley Orgánica de Planificación. Ésta se hace en Santiago de Chile entre personal de la CEPAL dirigido por Prébisch, y militares peruanos. El 19 de octubre de 1962 se promulga el DL 14220 que da nacimiento al Sistema Nacional de Planificación (SNP) integrado por:

– el Consejo Nacional de Desarrollo Económico y Social (CNDES),
– el Instituto Nacional de Planificación (INP),
– Oficinas Sectoriales de Planificación (OSP) y
– Oficinas Regionales de Planificación (ORP).

La creación de este sistema no fue iniciativa del gobierno peruano. Más aún, el belaundista Manuel Ulloa señala la necesidad de la planificación económica, al igual que el aprista y fundador de la Facultad de Ingeniería Económica de la UNI, Luis Felipe de las Casas. Más aún, algunas medidas ilustrativas de la intervención estatal en la economía durante Belaúnde 1 son:

-la abolición de los estancos (fósforos, sal, tabaco y naipes) entre 1955 y 1967,
– la expropiación de la Caja de Depósitos y Consignaciones en 1963,
– la creación del Banco de la Nación como agente financiero del estado en 1966,
– la introducción de la declaración jurada de impuestos en 1964,
– la reorganización del sistema tributario y la creación del impuesto a la renta por el ministro Ulloa en 1968, y
– un considerable aumento del gasto público, en particular del gasto corriente (con la educación representando la cuarta parte del presupuesto a mediados de los sesentas).
(ver Políticas comerciales y cambiarias en el Perú de Jorge Rojas)

El SNP comienza a funcionar desde el primer gobierno de Belaúnde (y continúa funcionando en el segundo) hasta 1992 en que Fujimori lo desactiva.

Epílogo temporal: Hoy, dieciseis años después, la planificación económica vuelve al país con el CEPLAN, que cuenta con….el apoyo económico del BID (50 millones de dólares)….

Más al respecto aquí, aquí y aquí.

-

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. leopoldo dijo:

    Es importante comentar sobre la planificación y el presupuesto en el Perú porque es la única forma de saber donde se dirige las acciones de desarrollo del Estado para el futuro. Actualmente por falta de políticas definidas so bre la materia a nivel global los organismos competentes del sector público y privado no es posible definir objetivos y metas nacionales.

  2. JUAN ROMERO ZEÑA dijo:

    RT @rensilvio: 1962: Los orígenes americanos de la planificación económica en el Perú http://t.co/eSGM59jb

  3. MARITZA MONZON MARCOS dijo:

    La planificación es inportante y necesaria para el eficiente uso de recursos públicos, sin embargo aún en el nivel local, la ausencia de planificación permite el atraso y corrupción.

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.