Por - Publicado el 30-05-2007

Ayer me enteraba sobre los cambios ocurridos en OSIPTEL. No encuentro nada en la página web de OSIPTEL. Hoy varios medios lo han contado. Encuentro esta información en El Comercio:

Renuncian directores del Osiptel por decreto supremo de la PCM

Norma quita al consejo la facultad de nombrar al gerente general.
Incomodidad estaría presente en directorios de otros reguladores

Esto afecta a las cuatro reguladoras: (Osiptel, Osinergmin, Ositrán y Sunass). Ya no es el consejo directivo sino sólo el presidente ejecutivo. Una concentración de poder. ¿Por qué han hecho eso? ¿Es que las reguladoras no funcionaban bien y con esto funcionarán mejor? Suena a una medida contraproducente.

¿Cuál es la consecuencia de esta medida? Pues que los directores de Osiptel, José Távara, Raúl Pérez-Reyes y César Fuentes, renuncian y se queda Guillermo Thornberry, ex-candidato a alcalde de San Isidro por Unidad Nacional y presidente también de Osiptel durante el fujimorismo , quien inmediatamente despide a Jaime Cárdenas, y nombra a Alejandro Jiménez en su reemplazo.

¿Y qué dicen los directores salientes?

  • José Távara: “Para nosotros altera y debilita seriamente nuestro marco regulativo, porque concentra el poder de decisión en una persona, lo que va contra todos los principios de gobierno corporativo, reduce la transparencia y eleva los riesgos de corrupción. Es una decisión que compromete la predictibilidad, crea incertidumbre y envía una señal muy negativa a las inversiones de la industria”, agregó.”
  • César Fuentes: “Este DS genera incentivos perversos, toda vez que los incentivos a un mejor desempeño profesional y de promoción de las líneas de carrera en base a méritos se ven seriamente mellados, ya que las buenas relaciones con el presidente del consejo directivo probablemente primarán en la conducta de los funcionarios, en lugar de los méritos”.
  • Guillermo Thornberry:Si uno es presidente ejecutivo debe poder trabajar con personas de su confianza, de su entorno. En cualquier entidad pública es así, si no mire cómo es en la SBS, el BCR”, dijo Thornberry a El Comercio. En su visión, no se trata de “ningún cambio” sino de una “homogeneización“, pues en otros organismos reguladores ya tenía el presidente esas atribuciones. Sin embargo, en los entes consultados, salvo el Osinergmin, cuya norma fue variada por un tiempo, era el consejo directivo el encargado de nombrar al gerente general.

Mientras Távara y Fuentes hablan de gobierno corporativo e incentivos, Thornberry, dice que “en cualquier entidad pública es así”, solo que parece que así no es….

La República también nos cuenta algo:

Renuncian tres directivos del Osiptel
[Juan Francisco Rojas, experto en derecho de la regulación y competencia] Dijo que con la citada norma se deja de lado el mecanismo de renovación de directorios cada cinco años, lo que mantenía equilibrio y no permitía que los reguladores estén sujetos a los vaivenes del juego político. Además, dijo, las decisiones las tomaba el consejo en pleno y no una sola persona.

Sin embargo, el editorial más crítico ha sido el de Augusto Álvarez Rodrich:

Autonomía deteriorada
Pésimas señales en los organismos reguladores.

Seguramente por desconocimiento, el presidente Alan García y el premier Jorge del Castillo promulgaron el sábado un decreto supremo que afecta sustantivamente la estabilidad de los organismos reguladores de servicios públicos.

En lugar de avanzar hacia el necesario fortalecimiento de los reguladores, esto los debilita pues los hace más vulnerables frente al poder político. La autonomía indispensable que estas requieren corre ahora el riesgo de verse seriamente mellada.

La señal implícita en todo esto es el peligro de la inminente politización de entidades que deben tener un carácter técnico. En este sentido, es lamentable que los ministros Luis Carranza y Verónica Zavala, quienes ya estaban alertados del riesgo de esta norma, no hayan podido detenerla o -peor aún- se hayan hecho de la vista gorda.

Este decreto debería anularse cuanto antes, salvo que el gobierno pretenda debilitar a los organismos reguladores y, de este modo, proyectar señales lamentables en sectores económicos en donde se requiere estabilidad para promover la inversión privada.

Curioso punto de vista. Es muy crítico con el decreto pues definitivamente es contraproducente, pero fijémonos en el “seguramente por desconocimiento” cuando se refiere a García y Del Castillo y su dura crítica por hacerse de la vista gorda a Carranza y Zavala. ¿Un ejemplo de autocensura y cautela? ¿Cómo es posible que exculpe a “los dueños del circo”, como les llamaría la ministra Pinilla? Al parecer critica juerte (sic) al gobierno sólo a condición de meterse con los ministros y no con el presidente ni el premier. Justo lo que decía ayer en La falta de una prensa crítica al gobierno.

En mi opinión, las reguladoras han muerto. Todo se hará centralizadamente a nivel de gobierno y director. Punto. Por lo tanto, todos los puestos que hay ahí serán un apetitoso botín para el partido de gobierno y sus aliados. A copar se ha dicho…

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.