Por - Publicado el 07-10-2012
  1. El indulto en debate
  2. Guerra mediática: “tú liberaste más terroristas”. “No, tú liberaste más”.
  3. Panetta y Clinton en el Perú
  4. Protección militar de la economía extractiva: la guerra de los ductos

2 Comentarios

Por - Publicado el 30-09-2012
  1. Indulto en camino: mucho cálculo, poco principio
  2. Hillary y Panetta en el Perú: ¿hacia el “Plan Perú”?
  3. Dos cucos: el cuco senderista y el cuco fujimorista. Ambos refuerzan el continuismo económico y social.

5 Comentarios

Por - Publicado el 24-09-2012

En Gonzalistas vs gonzalistas comentaba lo siguiente:

Si vamos a hablar de “memoria”, la respuesta en la Universidad Católica [a Sendero Luminoso] no fue sólo ni fundamentalmente política, sino básicamente represiva y muy violenta. En esa universidad operaban grupos paramilitares, al parecer con el conocimiento y aprobación de las autoridades de esa época, entre las cuales se encontraba el Sr. Salomón Lerner Febres (integrante del consejo universitario, vicerector y luego rector). La CVR recogió testimonios muy claros en tal sentido, pero no investigó mucho más. Como que había un evidente conflicto de intereses, en una CVR dirigida por ex-autoridades de la PUCP. Estos grupos represivos fueron los que dinamitaron a los estudiantes de la Católica en San Bartolo y los que luego desaparecieron a Ernesto Castillo. La CVR se esforzó en determinar que estos jóvenes eran senderistas, con lo cual, según las peculiares definiciones de la CVR, dejaban de ser “víctimas”. Esto a diferencia de los estudiantes de la Cantuta para quienes se determinó que NO eran senderistas y, por lo tanto, sí eran víctimas.

*
Tampoco fue ningún secreto que había convenios entre la PUCP y la Marina, como que varios profesores y estudiantes de Sociales fueron a dar cursos a esa institución castrense y muchos marinos venían a Sociales a sentarse en las clases.

Efectivamente, la CVR hubiera podido investigar cómo así en la universidad operaban grupos represivos y cuál era la relación de éstos con las autoridades de la universidad. No parece haber habido mucho interés en investigar más al respecto. Es lo que ocurre cuando hay conflictos de intereses: no se investiga lo que pueda evidenciar la responsabilidad del investigador o gente cercana a éste en los hechos materia de la investigación.

La CVR tuvo un testimonio de un estudiante de la Universidad Católica que indica lo siguiente:

yo establecí 3 relaciones intensas y una un poco más lateral con los 4 muertos que hubieron en la Católica entre el año 89 y 91, ese fue el periodo. Yo parto de un criterio que hasta donde yo sé no es muy público, yo estoy segurísimo que sobre todo después de la muerte de los 2 primeros Abel y Lucho se desata una guerra interna dentro de la universidad. Yo no dudo que dentro de la universidad trabajaba alguna instancia de algún servicio de inteligencia, no se DINCOTE o un grupo paramilitar, pero que estaban ahí adentro estaban ahí adentro. La gran pregunta es ¿Por qué esa cosa no se hizo público? y ¿Por qué la universidad nunca quiso reconocer? que ha veces me hace pensar que es probable que la universidad sabía de estas cosas, la universidad en términos oficiales sabía, sospechaba o tenía indicios muy claro que no solo había gente de sendero trabajando y estaba por otro lado servicio de inteligencia, no se que podría ser no sé que instancia de las fuerzas de la represión.

Este testimonio forma parte del expediente del caso Abel Malpartida. Las buenas preguntas que se hace este testimoniante no fueron correspondidas con buenas respuestas por parte de la CVR.

Los agentes que operaban en la Universidad Católica obtenían información mediante detenciones y torturas:

Esto me lleva a pensar que había gente del servicio de inteligencia de la DINCOTE que conocía sino todo, una parte importante del trabajo que se hacía en la universidad a partir de estas torturas y detenciones y que ellos sabían lo que estaban sucediendo tal vez sabían que teníamos una gran periferia en la universidad que eso no era público, ni otros partidos de izquierda sabían la dimensión del trabajo den la universidad.

Y, al parecer, actuaron con brutalidad extrema con el fin de enviar un mensaje de terror a los estudiantes que podían simpatizar con Sendero Luminoso:

- (…) tú comenzaste diciendo que habían grupos infiltrados en la Católica, antes de esto ¿tú has visto cosas extrañas o de alguien que pudieran dudar?

– (…) ¿Por qué hacen esto las fuerzas paramilitares?, por qué por ejemplo en el grupo que participa Abel y Lucho ¿por qué no son asesinados con la misma saña con la que con ello? De repente solo fueron acribillados y muertos sus cuerpos los despedazan, pero por que presentarlo de esa manera no siendo mandos importantes y habiendo un mando importante y tal vez más simplemente aparecen con una bala ¿Por qué contra Abel y Lucho existe tanto salvajismo? Lo único que yo puedo entender es que es un mensaje bastante claro para la gente de la universidad.

Efectivamente, los casos de Abel Malpartida y Luis Álvarez salen en primera plana de los diarios de la época, particularmente en La República y en la Revista Sí. El mensaje es llevado por los medios de comunicación. Otros casos de asesinatos de estudiantes de otras universidades, estatales en su mayoría, no recibieron una atención similar. El ser de la Universidad Católica no protegería a ningún estudiante que pudiera tener simpatías radicales.

La CVR recoge este testimonio, pero no investiga más a los grupos represivos y paramiltares que operaban en la Católica. En cambio, la CVR sí utiliza este testimonio para presentar a Abel Malpartida y Luis Alvarez como senderistas:

Militantes del PCP-SL
Según un testigo3, consultado por la Comisión de la Verdad y Reconciliación, amigo de José Abel Malpartida Páez y Luis Alberto Alvarez Aguilar, los tres habían participado en las actividades de el PCP-SL en la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Ver 2.32. LAS EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES DEABEL MALPARTIDA Y LUIS ÁLVAREZ (1989)

Con un testigo armaron su discurso.

En ese mismo documento se señala:

La Comisión de la Verdad y Reconciliación, al analizar todas las versiones e información existente, considera que los ciudadanos José Abel Malpartida Páez y Luis Alberto Alvarez Aguilar, fueron ejecutados arbitrariamente mediante el empleo de explosivos. Si bien las citadas personas probablemente mantenían vínculos con el PCP-SL, tal circunstancia no autoriza ni justifica los hechos que les produjo la muerte.

¿Por qué se omite de la declaración del mismo testigo que señala a estas dos personas como senderistas que en la Universidad Católica había una “guerra interna” en la que participaban grupos represivos o paramilitares?

Las autoridades de la Universidad Católica no sólo estaban al tanto de la presencia represiva, sino que apoyaron la versión del estado peruano, de Fujimori, sobre los estudiantes asesinados. Alberto Varillas Montenegro se distinguió por afirmar que Ernesto Castillo no era estudiante de la Católica:

Ahí, también pasó de todo. Incluso Alberto Varillas Montenegro, llegó a decir que Ernesto no era de la Católica y, como era insostenible, terminó diciendo que era mal estudiante.
Perú 21.

Además, el rector Hugo Saravia escribió una carta sosteniendo que Castillo no era estudiante de la Universidad Católica, carta que fue usada por el estado peruano en la CIDH, pero que fue considerada irrelevante por la corte:

60. La afirmación del Perú en sus alegatos finales, apoyada con el documento expedido por la Universidad Católica de Lima, en el sentido de que el señor Castillo Páez había sido reprobado en las materias del segundo semestre de la carrera de Sociología que cursaba y que, por lo mismo, no tenía en ese momento la calidad de estudiante, es irrelevante para el presente caso.
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Castillo Páez Vs. Perú. Sentencia de 3 de noviembre de 1997

¿Estaba el Sr. Lerner Febres al tanto de todo esto? La CVR omite cualquier alusión al papel de las autoridades de la Católica en todos estos casos.

Es claro que el discurso de la CVR sobre Ernesto Castillo es diferente que sobre Malpartida: sólo determina una simpatía de aquél a un partido de la izquierda legal, no así a Sendero Luminoso:

Desde su ingreso a la universidad se identificó con los sectores estudiantiles de izquierda, acercándose inicialmente como simpatizante al Partido Unificado Mariateguista (PUM),36 integrante de la alianza electoral Izquierda Unida.
(…)
A pesar de los temores de amplios sectores estudiantiles que temían involucrarse en la defensa de una persona sobre la que existían sospechas de tener ideas radicales de izquierda, los gremios estudiantiles optaron por una posición de principio, exigiendo que cualquiera fuesen los cargos contra Castillo Páez, sus derechos fundamentales no debían ser violados y debía ser tratado con conformidad a la ley, pero de ninguna manera torturado o ejecutado.
(…)
la aparición de algunos mensajes de Sendero Luminoso atacando la campaña por la reaparición de Castillo Páez, como un supuesto uso político de los partidos de la izquierda legal, confundió y desanimó a la mayoría de los estudiantes de continuar participando.

3.6. LAS UNIVERSIDADES

El caso Castillo obtiene una sentencia favorable primero en la CIDH, y luego en el Perú, ver Una sentencia histórica de Carlos Rivera. El IDL, ONG que tuvo una fuerte influencia en el gobierno de Toledo, lleva el caso de Ernesto Castillo. Claramente, la CVR no afirma que Castillo era senderista, como sí lo hace de Malpartida y Álvarez.

El rol de la CVR en el caso Abel Malpartida fue nefasto. Dar a Malpartida por senderista tuvo como resultado que como tal ya no es una víctima de un asesinato y ni siquiera puede ser parte del Registro Único de Víctimas. Perdió la presunción de inocencia. Y desde luego que no se ha hecho justicia.

Los trámites de Martha para lograr que el nombre de Abel figure en el Registro Único de Víctimas (RUV) han sido infructuosos. Cuando Martha pidió que lo consideren una víctima del proceso de violencia política, la comisión del RUV tuvo reparos. Le dijeron que no lo podían incluir, pero no le explicaron por qué. Lo que habría generado este reparo es la información que aparece en el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación: un testigo encubierto sindica a Abel como militante de la célula de Sendero Luminoso en la Universidad Católica. El testimonio da cuenta de reuniones y coordinaciones entre Abel Malpartida, Luis Alberto Álvarez y otros chicos de esa casa de estudios. Incluso señala que la detención de los estudiantes se produjo después de un enfrentamiento con un patrullero.

Martha niega la versión de que su hijo haya pertenecido a la organización terrorista. Muestra la orden fiscal con la que liberaron a su hijo de la detención que sufrió el 1° de mayo de 1989, en una marcha por el Día del Trabajo. Allí se lee que se le da libertad, tras quince días de investigación, pues no se le había detenido con propaganda subversiva ni se logró comprobar que perteneciera a Sendero Luminoso. La Policía revisó su habitación en la casa de su madre y tampoco encontró pruebas en su contra. Martha dice: “Si era militante de Sendero que me lo prueben. Y si lo hubiese sido quizás merecía hasta pena de muerte, pero esto fue una ejecución extrajudicial. Acá no hay justicia”.
Herida abierta: El asesinato de Abel Malpartida

Su madre niega que haya sido militante senderista. Pero claro, la CVR ya lo perjudicó. ¿Qué habría sido del caso Castillo si la CVR le hubiera dado el mismo trato que les dio a los casos de Malpartida y Álvarez? O mejor, ¿qué habría sido de los casos Malpartida y Álvarez si la CVR les hubiera dado el mismo trato que le dio al caso de Castillo?

La CVR no sólo evitó decir algo sobre los agentes de las fuerza represivas en la Universidad Católica y les dio un trato desigual a la víctimas. También omitió la publicación de un informe específico sobre la Universidad Católica que hubiera podido formar parte del Informe Final. Un informe inédito, en el cual bien habría podido estar la sección sobre la desaparición forzada de Ernesto Castillo, que sale en un informe general sobre universidades. La CVR fue muy cuidadosa con el tema de “la guerra interna dentro de la Universidad Católica”, pues se trató de una guerra cuyos actores eran parte del equipo de la CVR. Un gran conflicto de intereses que se refleja en el informe que escribieron.


PRIMOS HERMANOS. Abel junto a Ernesto Castillo Páez y su abuela. Se criaron juntos y los asesinaron en similares condiciones. Así dice La República en un reportaje. Sin embargo, estos dos asesinatos siguieron rumbos diferentes. La CVR estableció que Ernesto fue simpatizante del PUM, mas no de SL y hubo justicia y reparación. En cambio a Abel la CVR lo presentó como un senderista y no hubo ni justicia ni reparación. Más aún: la CVR evitó incluir en el informe final los claros indicios que obtuvo sobre la presencia de grupos represivos en la Universidad Católica, que torturaron y asesinaron a estudiantes de la universidad.

19 Comentarios

Por - Publicado el 23-09-2012
  1. Más muertes en protestas sociales.
  2. El gobierno acusa el golpe por la patinada de Nadine Heredia.
  3. Las derechas pidiendo el indulto a Fujimori.
  4. Contraataque mediático a favor de la CVR.
  5. El gobierno y sus asesores

4 Comentarios

Por - Publicado el 21-09-2012

1. 1930s-1940s.
El APRA tiene una estrategia insurgente, con acciones terroristas y atentados personales. En los 50s cambia de orientación y se asimila al sistema. Renuncian a la lucha armada. No faltan quienes en las derechas desconfían de su asimilación y continúan vetándolos

2. 1960s.
El MIR y el ELN tienen una estrategia insurgente, con acciones terroristas y ejecuciones de personas. Alguna gente de estas insurgencias procede de la insurgencia anterior del APRA.
En los 70s cambian de orientación y se asimilan al sistema. Renuncian a la lucha armada. No faltan quienes en las derechas desconfían de su asimilación y continúan vetándolos.

3. 1980s-1990s.
Sendero Luminoso y el MRTA tienen una estrategia insurgente, con acciones terroristas, atentados y ejecuciones de personas. Alguna gente de estas insurgencias procede de la insurgencia anterior del MIR y el ELN.
En los 2000s cambian de orientación y buscan asimilarse al sistema. Renuncian a la lucha armada. No faltan quienes en las derechas desconfían de su asimilación y continúan vetándolos.

7 Comentarios

Por - Publicado el 18-09-2012

Pase de RS en Facebook, aquí.

A lo que se dedica el embajador peruano en Argentina:

Si a esto se dedica Lynch, ¿a qué se estará dedicando Mocha?

6 Comentarios

Por - Publicado el 17-09-2012

[Este post es una versión corregida y aumentada de mi post en Facebook, aquí, sobre el artículo de Steve Levitsky Los Caviares Desde Otro ángulo.]

Levitsky se distancia de la reacción caviar de negar el término como peyorativo (en el GCC hace algunos años el filósofo Gonzalo Gamio era muy insistente en esa posición). Levistky acepta el término pero le da otro contenido a partir de los derechos humanos y la institucionalidad democrática. Ahora hay “valores caviares”, liberalismo postmaterialista caviar, etc. OK, vayamos a este punto.

Según Inglehart, el porcentaje del electorado español, alemán, francés y norteamericano que es “postmaterialista” creció de 10% en 1970 a 25% en 2000. Este cambio fue producto del desarrollo socioeconómico. En todos los países del mundo, hay una fuerte relación entre la riqueza y la educación, por un lado, y las orientaciones postmaterialistas por el otro.

Vale, un 25% en países que más que triplican en PIB per cápita al Perú. (Concediendo que el enfoque de Levitsky sea atinado, pues en los EEUU la gente anda preocupada por el desempleo, sus ingresos, el acceso a la salud, la educación, etc. El 99% de la gente está harta del poder del 1% más rico. Si Obama, asesorado por Levitsky, se dedica a un discurso “postmaterialista” como hizo el torpe de Gore contra Bush, no la hace. Ahí sí Levitsky se consagra como “el Meléndez yanqui” con sus obvios disparates tipo “Castañeda es Arguedas”, “lo que no fue no será”, etc.)

¿Qué porcentaje del electorado peruano es “postmaterialista”? En Lima Villarán no ganó las elecciones con “postmaterialismo”: se presentó como alguien de izquierdas (además que “aprovechó” el chuponeo a Flores y fue beneficiada crucialmente por la campaña de Ivcher y Bayly) y como no había nadie más en ese espacio político, ganó en la periferia limeña, con el apoyo de cuadros izquierdistas “materialistas”, no en el risueño y “postmaterialista” centro donde residen los caviares.

En el Perú no hay espacio para un discurso exclusivamente “postmaterialista” (si lo hay en algún lugar del mundo). Pero tampoco es cierto que los caviares no sean materialistas. Lo son. Una cosa es lo que dicen, otra cosa es lo que hacen. Y no sólo los lobbistas tipo RM Palacios, A Alvarez R o Beatriz Merino, que Levitsky incluye dentro del grupo caviar, sino los ex izquierdistas como Rospigliosi, los Villarán, Basombrío, Bernales, Blondet, etc. Las casas en la playa en varios casos vinieron de sus trabajos para las grandes empresas o las financieras del tio Soros o del tio Sam. “De algo hay que vivir, muchachos” le diría un dirigente de una ONG a un grupo de jóvenes, alegrándose por la matanza de Accomarca, pues con ella haría un proyecto que le permitiría construir su casa en la playa. Y lo logró, aquí.

Levitsky no quiere ver que los caviares sólo admiten del debate con las derechas. Para los caviares salvo el caviar todo es ilusión. No admiten debates con las izquierdas a las que alguna vez pertenecieron. Las ignoran y desmerecen porque es el espacio político que buscan canibalizar (excepto cuando están en plan de criminalización). Sin izquierdas populares y “materialistas”, en la mente caviar, la única opción que tienen los electores “materialistas” es apoyar a los caviares, así éstos no los representen. Después los caviares dirán, a la Alva Hart, que “no sabían” que había un país más allá de sus narices.

En suma, la contradicción principal en el Perú a nivel político está muy lejos de estar entre caviares y anticaviares. Eso es un lío interno de un segmento privilegiado, por el cual no pasa la gran mayoría del pueblo peruano. Después de caído el fujimorismo, caviares y anticaviares se han sucedido en el gobierno, sin ningún cambio real para los de abajo. Que sean un Rafael Rey y una Mercedes Cabanillas, por un lado, o un Fernando Rospigliosi y un Wilfredo Pedraza, por el otro, quienes ordenen, justifiquen y permitan que se dispare al pueblo en conflictos sociales es irrelevante. Son las mismas políticas con la misma impunidad. La gente quiere un cambio en el modelo económico y de gobierno: derechos laborales, respeto a la libertad sindical, que el estado se ponga del lado de sus electores y le haga el pare a los compradores de voluntades de las megaempresas, inversión real (no cosmética) en educación, salud, etc. Los caviares ya han demostrado que no están por ese cambio.

P.S.1. Al respecto la politóloga Fabiola Bazo me comenta:

Buen argumento, sin embargo el surgimiento de valores postmaterialistas es claro entre los jovenes. Lo cual es muy bueno y acorde a los tiempos globalizados. No veo un conflicto entre derechos laborales y medio ambiente, igualdad de derechos para mujeres, gays, vegetarianos, antitoros, etc. Si nos quedamos en el discurso materialista no se podra avanzar la causa progre.

Y le respondo.
No hay conflicto entre causas; es cuestión de énfasis. Si se diagnostica absolutizando el énfasis en lo postmaterial en desmedro de lo material, nos equivocaremos. Los vecinos de Miraflores que defienden a los gatos del cura, los vecinos de Jesús María que defienden el Campo de Marte de los empresarios gastronómicos, los de San Borja que hicieron vigilias contra la privatización del Pentagonito por García, o la gente de “estimado Roque” merecen todo el apoyo de todo el pueblo peruano. Por otro lado, para los campesinos peruanos defender su medio ambiente de las megaextractivas no es postmaterialista ni es de ahora.

Creo que Levitsky se ha esforzado mucho en elevar lo que era una chapa a concepto político. Usando sus términos, de cardenal de las ciencias políticas, son cojudeces.

P.S. 2.Más reacciones en contra de SL:

Las/los que luchamos por nuestros derechos somos gente que también vive el día a día de la sobrevivencia económica, yo me preocupo por lo que va a comer mi hija y yo diariamente y si realmente vale la pena entregar mi tiempo, mi vida y mi f
uturo a una labor (directora del MHOL) que no me da ni lo mínimo para sobrevivir. Para muchas de nosotras (activistas, lesbianas, estudiantes universitarios, trabajadoras sexuales, viviendo con VIH o TBC, en cuartos de hotel sobrealquilados, en guettos y con la policía y la muerte encima a diario) el camino no es sencillo, ni fácil, ni parejo, creer que los valores “caviares” tienen poco que ver con los propios intereses materiales, como el trabajo o mejores salarios es colocarse desde un punto de vista que no ha vivido las condiciones materiales de la exclusión, es enunciarse desde una posición de clase que niega, invisibliza y desecha otras formas de actuar en el mundo y otras formas de construir una sociedad más justa y democrática.
Vero Ferrari en Facebook.

A. El primer estudio sobre el postmaterialismo (o caviarismo) en el Perú fue hecho por Sulmont y Romero en 2000, verlo en este enlace.

Los valores materialistas y postmaterialistas son los siguientes:

Pero claro, habría que desagregar un poco al mundo según grupos de paísescon para hacer una comparación adecuada con el Perú:

Sulmont y Romero hacen la comparación de la importancia del “postmaterialismo” según edad:

educación:

y según clase social subjetiva:

No es sorprendente que el “postmaterialismo” sea más importante para los más jóvenes, más educados y más ricos. Tampoco es sorprendente que la importancia del “postmaterialismo” sea relativamente baja en el Perú en comparación con otros paises. Quien quiera ganar una elección o representar al grueso de la ciudadanía no irá muy lejos limitándose a valores “postmaterialistas”. Si el panorama es así, el fujimorismo tiene todo servido para comerse vivos a los caviares.

8 Comentarios

Por - Publicado el 16-09-2012
  1. Cada “operación impecable” fracasada es un paso más hacia una intervención mlitar directa de los Estados Unidos en el Perú.
  2. Lerner contraataca a ex comisionados de la CVR. Dos posiciones dentro de la CVR: dogmatismo vs autocrítica. Dos agendas diferentes.
  3. Ni el registro único de víctimas ni las nuevas fosas descubiertas confirman las estimacoines de la CVR.
  4. Las izquierdas se alistan para el 2016. Humalismo desgastado y fujimorismo favorito.
  5. Más de lobbismo:
    • Martha Meier contra Pedro Salinas: sacada de clientes al sol.
    • Empresa Fitch vinculada a FOZ, del Banco de Crédito, destacando eficiencia de bancos peruanos.
    • Reunión entre operadores de Alan García y de Juan Luis Cipriani. ¿Clero coimero?
    • Exposición y venta de carros TOYOTA en Mistura en el intangible Campo de Marte, aquí.

2 Comentarios

Por - Publicado el 13-09-2012

En la Argentina protestan por la intervención militar estadounidense. En el Perú el mismo presidente la recibe con agrado, la prensa igual, los partidos políticos no dicen nada y las ONGs de derechos humanos tampoco.

En efecto, en la Argentina se denuncia que militares estadounidenses impartan cursos en ese país:

Argentina: Repudian curso militar dictado por estadounidenses (+Audio)
En declaraciones ofrecidas a La Radio del Sur, la periodista e investigadora argentina, Stella Calloni denunció el curso de “capacitación” que dictan esta semana, tres expertos estadounidenses en seguridad nacional en el Ministerio de Defensa de la República Argentina.

“Nosotros sabemos que el programa de formación de educación militar internacional (IMET) esta dirigidos a nuestros países, en las cuales tres expertos estadounidenses en Seguridad Nacional, Guerra no Convencional y Operaciones de Información, están capacitando al Ministerio de Defensa eso nos sorprendió mucho, ya que hace poco hubo una especie de acción fuerte de organizaciones civiles, políticas, sociales de derechos humanos que actuaron en el campo de refuerzos por tratar de inaugurar un centro del Comando Sur y no lo permitieron. Nosotros sabemos que hay invasiones humanitarias”, expresó.

Calloni explicó que en el curso participan dos profesores, el Brigadier Mayor (R) Richard Goetze, un veterano de los bombardeos sobre Vietnam, y el profesor de Asuntos de Seguridad Nacional en la Escuela Naval de Posgrado, Thomas C. Bruneau, “ellos que han participado en las guerras de Afganistán e Irak”.
(…)

La entrevista a la periodista Stella Calloni puede escucharse aquí, audio.

La denuncia inicial salió primero en Página 12, por el periodista Horacio Verbitsky:

Welcome back, boys
Desde mañana tres expertos estadounidenses en Seguridad Nacional, Guerra No Convencional y Operaciones de Información capacitarán al personal del Ministerio de Defensa como parte de un programa para países en que el entrenamiento militar provoca mucha susceptibilidad. Los instructores postulan el uso de las Fuerzas Armadas en el control de disturbios, las operaciones antidrogas y antiterroristas. Un nuevo avance sobre la separación entre Seguridad Interior y Defensa Nacional.
Por Horacio Verbitsky
(…)

Y la movilización no se ha dejado esperar. La organizaciones de la sociedad civil argentina expresan su repudio a la presencia militar estadounidense:

Expresamos nuestro repudio a la presencia de “expertos militares” estadounidenses en nuestro país

Desde la Secretaría de Derechos Humanos de CTERA expresamos nuestro enérgico repudio a la presencia de los expertos militares de elite de que dictarán cursos en nuestro país. En el marco del programa International Military Education and Training (IMET) los militares Brigadier Mayor (R) Richard Goetze, Thomas C. Bruneau y la Coronel de Fuerza Aérea Anne McGee darán un curso a funcionarios y asesores del Ministerio de Defensa de la Nación.
(…)
Se trata de criminales de guerra de Vietnam, Afghanistan e Irak que brindarán un “curso” sobre “relaciones civiles-militares, el liderazgo estratégico y la transición hacia un planeamiento por capacidades”. El propio ministerio aclaró que este programa se está reanudando tras la suspensión el año pasado y se espera que en este año y el próximo funcionarios y militares argentinos viajen a los Estados Unidos a recibir esta “capacitación”.

Sostenemos que estas agencias de seguridad y defensa norteamericana son las mismas que entrenaron y adoctrinaron a los militares que en el siglo pasado, junto a civiles, implementaron el terrorismo de estado en nuestro país. Las operaciones del ejército imperialista norteamericano están asociadas por el autoritarismo y el terrorismo de estado. Sin ir muy lejos podemos recordar el Plan Cóndor, a través del cual incidieron violentamente en la vida política de Nuestra América, impulsando golpes de Estado.

Y sí, la biografía de Goetze puede verse aquí.

Pero todas esas denuncias serán pues en la Argentina. Allá protestarán. En el Perú los EEUU dan esos mismos cursos, esa misma intervención disfrazada de “ayuda humanitaria”, de “ayuda en caso de desastres naturales” en particular para la lucha antinarcótica…. y nadie denuncia. Ni la prensa, ni las ONGS, financiadas masivamente por agencias gubernamentales estadounidenses incluyendo a las de derechos humanos.1

El mismo Goetze que está en programa para la Argentina ya estuvo en el Perú, dando las mismas capacitaciones y sin ninguna protesta:

DRMI Joins DIRI Team to Peru

DRMI faculty Associate Professor Natalie Webb and Senior Lecturer Don Bonsper joined with Dr. Lis Wright (IDARM) and MGen (Ret.) Richard Goetze, USAF to conduct a three-day workshop 7-9 November in Lima, Peru as part of the Defense Institution Reform Initiative (DIRI). DRMI’s contribution was in the area of performance budgeting. The DRMI faculty worked with a group of Peruvians from the three military services, joint command, and various offices from the ministry of defense to try and connect defense spending with clearly defined goals and objectives. Dr. Wright provided valuable assistance to help Peru establish a centralized agency for the acquisition of common items and major weapons systems for the military services and joint command. General Goetze served as the team leader and had off-line meetings with host country and embassy officials in support of the US-Peru bi-lateral relationship. The team departed having left a clear roadmap for the way forward and expects to return in March of next year to continue this important effort.

Y si no es en el Perú mismo, los militares peruanos van a El Salvador a ser capacitados. Incluso alguno va a dar esos mismos cursos, ver aquí:

Conferencistas:
Dr. Richard GOETZE (EEUU)
Grl. Div. Walter LEDESMA (PERU)
Dr. Norman BAILEY (EEUU)
Col. Manuel SUPERVIELLE (EEUU)

En el Perú los Estados Unidos tienen varias escuelas, llamadas NAS (Narcotics Affairs Sections de la Embajada de los Estados Unidos):

Escuelas Pre Policiales financiadas por NAS en en Huamanga (Ayacucho), Mazamari (Junín), Tingo María (Huánuco) y Santa Lucía (San Martín).
Imagen tomada de aquí, Embajada de los EEUU. Aquí más fotos en su página Facebook. El asunto salió también en Wikileaks, ver por ejemplo aquí.

Y más aún, el mismo Humala que alguna vez fue “nacionalista” bendijo la intervención de los Estados Unidos:


Foto tomada de aquí, Embajada de los Estados Unidos.

En junio de 2012, sin que trascienda mucho en los medios, el congresista Javier Diez Canseco declaró a un medio extranjero que hay un “Plan Perú” en preparación (escuchar aquí, min 10:45). Hace dos semanas al congreso peruano llegaron “especialistas” de Colombia para hablar de las “bondades” del Plan Colombia. Fue en la Comisión de Defensa, aquí.

Esto lo comenté la semana pasada aquí.

Humala ayer salió del armario y dio un mensaje claro al país:

1. Los peruanos no pueden reconstruir el Sur sin el apoyo de los Estados Unidos.
2. Los “programas sociales” son parte de la política de un intervención ya no sólo política, sino militar de los Estados Unidos en el Perú.
3. Humala ayer aprobó oficialmente esta intervención. La embajadora ya había hecho diversos toures al interior del Perú, acompañada por funcionarios públicos peruanos (como Carmen Masías de DEVIDA), pero esta vez lo hizo con el mismísimo presidente.

Los Estados Unidos están creando un corredor que va de la costa a la sierra y selva del Perú, de Ica a Huancavelica y más adentro aún. Los militares de ese país entran con apoyo social, construyendo edificios, pero ese es sólo un primer paso para una intervención mayor.


Imagen tomada de aquí, Embajada de los Estados Unidos.

Efectivamente, están estableciendo posiciones para una intervención directa en el Perú. ¿Está la sociedad civil peruana totalmente cooptada por los financiamientos de los Estados Unidos o nos queda todavía algo que se le parezca a una sociedad civil activa y patriota que rechace esta intervención, como ocurre en la Argentina?

A. Más revelaciones sobre los instructores miilitares estadounidenses en la Argentina. Ese mismo instructor militar de EEUU ya dio cursos en el Perú sin que nadie lo denunciara:

Argentina: uno de los “instructores” US fue agregado mlitar bajo la dictadura

La fuente es el periodista Horacio Verbitsky de Página 12:

Mentiras y guardaespaldas
El veterano de Vietnam que dictó el curso fue agregado militar aquí en el apogeo del terrorismo de Estado, dato que Puricelli borró de su biografía. También hizo escuchas telefónicas en Colombia y entrenó al ex presidente Uribe. En Guantánamo no se violan los derechos humanos porque los presos aumentan de peso y los abusos en Abu Ghraib fueron obra de unos pocos jóvenes soldados. Cómo usar a los medios para engañar a la población. Una PCI de la Armada en Inteligencia. Saín pidió la renuncia de Puricelli.

Por Horacio Verbitsky

Pasa con este militar como con el “senderólogo” David Scott Palmer, que pasó piola
en el Perú, de profe en la UNSCH en Ayacucho y luego de asesor de la CVR. Hasta que los argentinos lo destaparon como instructor en la School of the Americas, la escuela de torturas y de dictadores latinoamericanos: De Ayacucho a la Escuela de las Américas.

  1. En la colada está la CNDDHH, cuya secretaria general también es directiva local de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia, red de ONGs que trabajan para la agenda de los EEUU en la región. También está APRODEH y el IDL, ONGs financiadas por la NED. []
12 Comentarios

Por - Publicado el 10-09-2012

1. La intervención intelectual
Hace algunos años la embajada estadounidense en Bolivia trató de utilizar a becarios Fulbright como informantes, aquí, LD, que les dieran cuenta de las actividades de los funcionarios cubanos en ese país. El asunto fue un escándalo, pues los jóvenes becarios de la Fundación Fulbright no tienen oficialmente esa delicada misión, que pone en riesgo su seguridad. No es la primera vez que se evidencia que el gobierno de los Estados Unidos usa a las ciencias sociales como una cobertura para labores de inteligencia.

2. El mito de la ayuda exterior
Carlos Malpica finaliza su libro “El mito de la ayuda exterior” de 1967 con dos capítulos, uno llamado “Donaciones y ‘Ayuda Técnica'”, Capítulo XXV, y otro llamado “‘Ayuda técnica’ y espionaje”, Capítulo XXVI. Allí expone que la mitad de la “ayuda” de los Estados Unidos al Perú era de tipo militar, mientras la otra mitad era “ayuda técnica” para el desarrollo, principalmente en la agricultura:

La mayoría de estos programas parecen tener alguna conexión, directa o indirecta con los planes de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (C.I.A.) y del ejército yanqui. No creo que sea casual la preferencia por estudiar aspectos relacionados con la agricultura: estadísticas agrarias, niveles alimenticios, migraciones y movimientos campesinos, etc., sabiendo que las guerras revolucionarias de Sudamérica se dan en el campo. p. 224.

Malpica lo indica muy claramente también en el último capítulo de su libro que se inicia así:

Las encuestas realizadas por sociólogos y economistas norteamericanos, por los miembros del Cuerpo de Paz o por profesores peruanos por encargo de universidades estadounidenses, generalmente están orientadas a conseguir información con fines de espionaje.

Efectivamente, si uno se fija en las investigaciones hechas en el Perú con auspicio de los Estados Unidos, advertirá inmediatamente el interés por la comunidad campesina y por las actitudes de los campesinos ante una posible insurgencia. Y esta benevolente curiosidad estadounidense ocurría no sólo en el Perú.

3. Proyecto Camelot en Chile, Proyecto Simpatico en Colombia y Proyectos Task y Colony en el Perú
En los años sesentas en la región latinoamericana los Estados Unidos montaron el Proyecto Camelot en Chile, el Proyecto Simpatico en Colombia y los Proyectos Task y Colony en el Perú. Eran operaciones de investigación encubiertas, supuestamente con fines científico-sociales, que en realidad eran parte de la estrategia contrainsurgente estadounidense en la región.

Los estadounidenses estaban muy al tanto de las potencialidades insurgentes de los países latinoamericanos. Ellos veían ya en 1962 en el Perú, aquí, que las horribles desigualdades “proveían una de las mejores ilustraciones de un ‘potencial para la revolución social’ en América Latina”. Así que impulsaban reformas sociales en el marco de la Alianza para el Progreso, entre ellas, la introducción de la planificación económica, aquí. Y más aún, estaban al tanto de las potencialidades insurgentes de fuente directa, pues tenían al MIR infiltrado desde 1963. Sabían lo que se venía en el Perú, y en otros países. Robert F Kennedy así lo expresó en 1966 en el congreso estadounidense, aquí. Como parte de este esfuerzo reformador y contrainsurgente, los estadounidenses impulsaron la investigación científico-social orientada a evaluar el efecto de los proyectos de desarrollo en zonas rurales y las actitudes sociales y políticas de los campesinos, en particular su posible apoyo a una insurgencia.

4. Los Estados Unidos interesados en el Perú, interesados en Chile
En 1965, sin permiso de Chile, los Estados Unidos desarrollan en ese país el Proyecto Camelot, una operación de espionaje social y político. Mediante cuestionarios muy precisos aplicados a todos los estratos sociales, en todo Chile, se establecía el grado de desarrollo político y las tendencias sociales de los chilenos. Los Estados Unidos sabrían que Salvador Allende podría resultar ganador de las elecciones. Sabían también cuál era la actitud de los militares chilenos “en caso de que el comunismo llegue al poder”.

5. El noruego dice no
Este tipo de investigación social no pudo mantenerse en secreto por mucho tiempo. Lo hicieron todo mal y el asunto les reventó en Chile. El profesor noruego Johan Galtung fue invitado a formar parte del proyecto por la Special Operations Research Office (SORO), afiliada a la American University. Era un proyecto de naturaleza militar:

El éxito en tareas como equipar y entrenar a las fuerzas indígenas para una misión de seguridad interna, acción cívica, guerra psicológica u otras acciones de contrainsurgencia depende de un cuidadoso entendimiento de la estructura social indígena, de la precisión con que pueden anticiparse cambios en la cultura indígena, particularmente violentos, y los efectos de varios cursos de acción disponibles a los militares y a otras agencias del gobierno sobre el proceso indígena de cambio.
Tomado de aquí.

Este profesor noruego compartió casi inmediatamente esta información con sus colegas chilenos. Cuando un profesor asistente chileno de la Universidad de Pittsburgh, Hugo Nutini, invitó a los investigadores chilenos a participar de este proyecto, éstos le expresaron sus dudas y lo confrontaron. Nutini respondió que no estaba al tanto del carácter militar del proyecto, pero no pudo negarlo por mucho tiempo. Finalmente el asunto reventó como un escándalo en los medios chilenos y de toda América Latina. La clase política chilena casi unánimemente condenó la injerencia de los Estados Unidos en su país. En el senado chileno declararon a Nutini como espía en contra de su país e incluso el gobierno de Frei le prohibió volver a Chile. La Cámara de Diputados de Chile aprobó por unanimidad una moción condenando al Proyecto Camelot como “un intento en contra de la dignidad, soberanía e independencia de estados y pueblos y contra el derecho de éstos a la autodeterminación”.

Eso era en los años sesenta en Chile en que derechas e izquierdas unánimemente condenaban la injerencia de los Estados Unidos en su país, encubierta bajo un proyecto de investigación.

6. Johan Galtung: “esos izquierdistas se creen más vivos que los gringos”
Si bien el rechazo político en Chile fue casi unánime, Johan Galtung fue perceptivo de la actitud los científicos sociales latinoamericanos con quienes conversó sobre el Proyecto Camelot:

En mi experiencia, escribía el sociólogo noruego, el punto débil en cuanto a la penetración de este tipo de esfuerzo proviniendo de Estados Unidos, está al lado izquierdo del espectro político aquí en América Latina. La razón por la que así me lo parece es la siguiente:

primero, tienen menos dinero y por eso lo necesitan más. Hay que decir que yo he visto el deseo de dólares en los ojos en relación con el Proyecto Camelot en más personas de la izquierda que del centro (la derecha no entra aquí porque no se interesan por nada de asuntos sociales).

Segundo, estos mismos izquierdistas se autodesignan como más listos que los gringos. Por eso he escuchado varias veces la idea de entrar en el Proyecto Camelot, usar la plata y todo el dinero que los gringos ofrecen, y sabotear el proyecto por dentro. Esta idea, sumamente ingenua, proviene de cierto tipo de “racismo” que se encuentra entre estos mismos izquierdistas: la idea de que ‘nosotros somos superiores, que los gringos son técnicamente listos, pero no saben nada sobre la política y sobre cosas humanas en general, y por eso son fáciles de engañar’.

Tercero, mi impresión general es que muchas veces quien menos interesa es la persona, tal vez por razones que tienen que ver con su educación y formación, y les precocupan poco las incongruencias entre la ideología que verbalizan por un lado y la conducta que tienen por otro.
En: Gregorio Selser, Espionaje en América Latina, Dixit, Buenos Aires, 1974.

Galtung oportunamente señaló con todas sus letras una conducta que se sigue repitiendo medio siglo más tarde. Efectivamente, intelectuales y promotores de orientación izquierdista se creen muy vivos, más vivos que sus financistas estadounidenses. Creen que pueden utilizar a los estadounidenses para sus fines cuando son aquellos los utilizados por los estadounidenses para los suyos.

7. Los estadounidenses aprendieron
Los estadounidenses tomarían nota de su rotundo fracaso y durante casi medio siglo harían las cosas de forma mucho más sutil. El fracaso de Camelot ha sido y es estudiado intensamente como un ejemplo de cómo los Estados Unidos no deben proceder (ver abajo diversas referencias bibliográficas). En el futuro tendrían mucho más cuidado. Una de las evaluaciones que se hicieron es que los latinoamericanos tienen más resquemores a trabajar con el Departamento de Defensa y sus dependencias, mientras que tienen menos problemas para trabajar con las dependencias del Departamento de Estado. El hecho que el Proyecto Camelot fuera del Departamento de Defensa y fuera tan abiertamente militar en su diseño contribuyó a que los científicos sociales latinoamericanos lo acabaran rechazando.

En el caso del Perú, si uno se fija, por ejemplo, en los investigadores peruanistas estadounidenses constatará rápidamente que más de uno está vinculado a la comunidad de inteligencia estadounidense. Al respecto ver De Ayacucho a la Escuela de las Américas y 1970s: los padrinos intelectuales de Montesinos. La puntada siempre fue con hilo. Esta aparente sutileza se rompe de vez en cuando con fracasos como el de Bolivia con la Fulbright, en que se volvió a evidenciar públicamente la relación entre academia estadounidense y labores de inteligencia.

8. La banalidad de la agenda estadounidense
En la actualidad diversos personajes de izquierda ya ni se cuestionan formar parte de proyectos financiados por el gobierno de los Estados Unidos para cumplir sus objetivos en el Perú (“sus” objetivos no son desde luego los objetivos de los izquierdistas, sino del gobierno de los Estados Unidos). ONGs de Derechos Humanos, ONGs que trabajan sector justicia, sector educación, descentralización, sector salud, el congreso, partidos políticos, contrainsurgencia, erradicación de la coca, amazonía, derechos indígenas, género. No hay sector en que no se dé esta intervención. Se da por sentado que está bien. No se la cuestiona. Alguna vez no sólo en Chile, sino también en Bolivia, donde los Cuerpos de Paz esterlizaban a campesinas indígenas, y en el Perú esta intervención atentaba contra la dignidad y soberanía nacionales (el Perú expulsó a los Cuerpos de Paz en 1974).

Por dar un ejemplo, tenemos que hasta una ONG de aura izquierdista y hasta radical como APRODEH lleva ya dos años siendo financiada por la National Endowment for Democracy (NED) para “prevenir, mitigar y resolver conflictos sociales”. En 2010 en el Sur del Perú, aquí, y en 2011 en Apurimac y Ayacucho, aquí. ¿Aquí quién usa a quién? ¿APRODEH a la NED o la NED a APRODEH?

9. La necesidad de autonomía
En ¿Quién determina la agenda intelectual en el Perú? quedaba claro que la agenda intelectual en el país venía financiada, impulsada y en buena cuenta determinada de afuera, por más esfuerzos de autonomía que los investigadores pudieran realizar. Claro, esto crea fatalismo y resignación a simplemente jugar un papel subordinado no sólo en la investigación científico-social, sino en el diseño de una agenda nacional. Si las políticas vienen siempre de afuera, es muy difícil que respondan a los intereses de los diversos sectores de la comunidad nacional. Será la política de erradicación de drogas de los Estados Unidos en el Perú, a su conveniencia, no a la conveniencia de los peruanos. La política de esterilizaciones forzadas impulsada por USAID desde luego que será la política de lo que se diseñe en Washington, no en Lima, no en Cusco, no en Cajamarca. Lo mismo ocurre con todas las otras políticas supuestamente hechas en nombre de la democracia, sólo que es una democracia que no emerge del pueblo, sino del gobierno de otro país. ¿Cuánto tiempo más puede durar el Perú con una clase “no gubernamental” completamente cooptada y sin vocación de autonomía?

P.S. Algunas lecturas
Además de Wikipedia, aquí, algunos documentos y análisis relacionados al proyecto Camelot pueden verse en


En los Estados Unidos se presenta el fracaso del Proyecto Camelot como un lío entre el Departamento de Estado (DOS) y el Departamento de Defensa (DOD). Estas dos dependencias públicas estadounidenses, efectivamente, tienen una historia de contradicciones y desencuentros. A veces, los halcones son los militares del DOD y las palomas son los civiles del DOS, como suele ocurrir en América Latina. Otras veces, como ocurrió hace algunos años en Irak, los civiles del DOS son los halcones, los neocon de Bush, mientras los militares del DOD, que en el campo de batalla comprendieron la necesidad de una solución política en Irak, son las palomas. Dos visiones de política que supuestamente sirven al mismo interés estadounidense.


Johan Galtung, del Instituto de Investigación para la Paz. Fue contactado por los estadounidenses para hacer una investigación de ciencias sociales para usos militares en América Latina. Se percató de la intervención que tal investigación representaba y alertó a sus colegas chilenos, quienes la denunciaron. Johan Galtung es un hombre de convicciones fuertes y no se anda con chiquitas. Es un pacifista y es considerado el padre de los “Peace Studies” (estudios de la paz). En su más reciente libro de 2010, “La caída del imperio estadounidense” predice que esta caída será en 2020, verlo aquí, Democracy Now!. Galtung se jacta de haber predicho en 1980 que el imperio soviético caería en diez años y que esta predicción se cumpliera. Ya veremos qué tal le va con su predicción para los Estados Unidos. Imagen tomada de aquí.

7 Comentarios

Página 9 de 246« Primera...7891011...Última »