Por - Publicado el 02-09-2012
  1. El gabinete del diálogo y del “no más muertos en conflictos sociales” sigue matando gente, esta vez en Monzón y Jauja.
  2. La derechización atenta contra la gobernabilidad.
  3. La oligarquía revanchista no entiende de pacto social.
  4. Equilibrios económicos y equilibrios políticos.
  5. Cajamarca sin estado de emergencia, ¿primer paso para que Conga sea inviable o para imponer Conga?
  6. La palabra caviar en debate: cortina de humo que distrae la represión a las protestas.
  7. La sobreeestimación de la cifras de la CVR.

6 Comentarios

Por - Publicado el 27-08-2012

Las estimaciones que hicieron Ball, Asher, Sulmont y Manrique (BASM) en 2003 para la CVR, calculando el número de muertes y desapariciones ocurridas en el Perú en la guerra insurgente-contrainsurgente de 1980 hasta 2000, eran hasta ahora el único recuento de víctimas de ese conflicto. Si bien hubo críticas a la metodología y a la aplicación que siguieron (ver aquí y aquí un recuento de estas discusiones), nadie hasta ahora había ofrecido una alternativa a lo que hicieron BASM. En el presente trabajo (verlo también aquí). intento contribuir a llenar este vacío, explicando a qué se debe la sobreestimación realizada por BASM.

Adoptando supuestos alternativos a BASM, obtengo una cifra de 28mil muertos y desaparecidos, causados en un 60% por el Estado (16500) y en un 40% (11000) por Sendero Luminoso. Hay también unas 500 víctimas a manos del MRTA y otros perpetradores (estos números están redondeados, en el documento de trabajo citado se dan los números originales con más detalle). Este cuadro contrasta con las cifras de la CVR calculadas por BASM de 69mil muertos y desaparecidos en que la responsabilidades son 40% para el Estado y 60% para Sendero Luminoso (sin contar “Otros perpetradores”).

Son las siguientes decisiones de BASM las que llevan a una sobrestimación de víctimas mortales a la vez que a una distorsión de la proporción de responsabilidades:

  1. Los datos recolectados por la CVR, ONGs de derechos humanos y la Defensoría del Pueblo están clasificados según perpetrador en el Estado (policías y militares, comités de autodefensa y paramilitares), Sendero Luminoso y “Otros”. Dentro de este tercer grupo una proporción muy pequeña corresponde al MRTA o a “otros perpetradores”; el grueso del grupo está constituído por perpetradores no identificados (el dato no está disponible o no se sabe quién fue el perpetrador). Es decir, dentro de este grupo están incluídos los mismos perpetradores: el Estado y Sendero Luminoso, pero sin precisión. BASM hacen estimaciones aparte para este grupo, con lo cual cuentan dos veces a víctimas que ya están incluídas en las estimaciones para el Estado o Sendero Luminoso.
  2. La siguiente decisión que toman BASM que incrementa fuertemente el número total de víctimas y revierte las responsabilidades es que realizan una “estimación residual”. Como los datos de Sendero Luminoso no permiten aplicar el método de “captura-recaptura”, pues no hay suficientes cruces entre las fuentes, BASM recurren a un procedimiento ingenioso, pero inusual. Suman los datos de Sendero a los del Estado (que sí tienen muchos cruces entre fuentes) y estiman esa suma. A ese resultado le restan luego lo que estiman para el Estado. Con eso la proyección para Sendero Luminoso se calcula como un residuo de dos estimaciones. Con este procedimiento sobreestiman poderosamente las víctimas de Sendero Luminoso (y de “Otros” que ya vimos en el primer punto que son incluídos como un grupo aparte).
  3. Finalmente, si los dos puntos anteriores se refieren a cómo implementaron el método de “captura-recaptura”, popular en la estimación de la fauna animal, este tercer punto se refiere al método que usaron, que, como se demuestra, tácitamente supone la independencia de las fuentes. Como alternativa propongo la estimación mediante un modelo de elección discreta. Este punto afecta básicamente a las estimaciones para el Estado: mientras de 11500 víctimas observadas BASM estiman 20500 yo estimo sólo 16500.

Se puede además descomponer la sobrestimación de cifras reportadas por BASM para la CVR según cada supuesto adoptado:

  1. Por incluir a “Otros” como un tercer grupo de perpetradores, la cifra total de víctimas pasa de 52000 a 69000.
  2. Por realizar una estimación residual para Sendero Luminoso y Otros perpetradores, la cifra total de víctimas pasa de de 32000 a 52000.
  3. Por aplicar un método de captura-recaptura (basado en una regresión de Poisson) en vez de una normal multivariada la cifra total de víctimas pasa de 28000 a 32000

Cuantitativamente, las dos primeras decisiones explican la mayor parte de la sobreestimación. Es decir, la sobrestimación se debe fundamentalmente a la mala aplicación del método, no al método en sí.

¿Por qué se produjeron estos errores?

El primer error puede haberse debido a que tal vez inicialmente BASM clasificaron a los comités de autodefensa y a los paramilitares en el tercer grupo de “Otros perpetradores”, junto con el MRTA, básicamente. En el Anexo 3 al informe de la CVR y la versión inglés de Ball explican que esa fue la clasificación que hicieron. En octubre de 2003, dos meses después de presentado el Informe Final, la CVR (no así BASM) publicó una fe de erratas señalando que los comités de autodefensa y paramilitares estuvieron siempre incluídos como parte del Estado. Con esta (re)clasificación en “Otros perpetradores” quedaban básicamente víctimas que no tenían identificadores de perpetrador y que deberían ser víctimas fundamentalmente del Estado o de Sendero Luminoso. Las víctimas del MRTA y de “otros” eran muy pocas.

El segundo error se debe a que BASM quisieron realizar estimaciones con datos que no permitían hacer estimaciones. Forzaron la cosa. El método de captura-recaptura se basa en que una población está registrada en diferentes fuentes de información. Para las víctimas del Estado se cumplían bien los supuestos para que el método sea aplicable. Sin embargo, para Sendero Luminoso ocurría que prácticamente la CVR era la única fuente de información, pues había muy pocos casos reportados a las ONGs de DDHH y a la Defensoría del Pueblo. Esto ya se sabía. En abril de 2003 hubo un informe interno en que se señalaba que para Sendero Luminoso no se aplicaría el método de captura-recaptura, sino simulaciones en base a diversos escenarios. Sin embargo, cuando Patrick Ball visitó Lima e hizo las estimaciones, que debió ocurrir entre fines de mayo y comienzos de junio de 2003, se tomó otra decisión y se practicó una absurda estimación residual.

Si no hubiera sido por las dos primeras decisiones señaladas y BASM hubieran aplicado el método que aplicaron, pero bien, el resultado que habrían obtenido sería unas 32000 víctimas fatales y seguramente no se habrían producido todas las discusiones que se produjeron que definitivamente restaron credibilidad a otros aspectos del trabajo de la CVR.

El tercer asunto alude a que la correlación entre fuentes no está correctamente considerada en un método de captura-recaptura clásico, basado en una regresión de Poisson. Esta consideración afecta fundamentalmente a las estimaciones para el Estado, como ya he señalado arriba.

¿Por qué los datos muestran pocos cruces para Sendero Luminoso?

Las ONGs de DDHH y la Defensoría del Pueblo recogieron testimonios casi exclusivos de muertes y desapariciones por el Estado, no de Sendero Luminoso. Cuando llega la CVR, institución creada por el estado que acaba de ganar la guerra, los reportes que recibe inicialmente son principalmente de muertes perpetradas por Sendero Luminoso. Esto es muy comprensible: se trata de una institución que es percibida por la población como más receptiva a las denuncias de muertes de Sendero que del estado. Mucha gente no había denunciado las muertes de Sendero a las dos organizaciones anteriores. En cambio muchos familiares de víctimas del estado ya habían hecho sus denuncias a las dos organizciones anteriores: tenían menos incentivos para hacer una tercera denuncia que quienes nunca habían hecho alguna. La CVR se ve con muchas denuncias contra Sendero, especialmente, al comienzo de su recolección de datos, y cree que sus datos son los correctos, mientras que los datos de las otras organizaciones están sesgados (De hecho, se plantea internamente que los datos de la CVR deben ser los únicos oficiales sobre el conflicto, para darle credibilidad a su trabajo). Sin embargo, considerando todos los casos reportados siempre resulta que el estado es el principal perpetrador.1

Es difícil saber por qué los consultores de la CVR tomaron decisiones tan erradas. En el documento de investigación comento que Patrick Ball había trabajado en otras “comisiones de la verdad” en el mundo y había usado el mismo método de estimación (Lo cual es interesante: cuando se dice que el método de estimación es el usualmente aceptado porque se lo ha aplicado en otros países, no siempre se menciona que se lo ha aplicado por la misma persona, el mismo Patrick Ball, contratado como consultor en todos esos países). La primera estimación fue para la “comisión de la verdad” de Guatemala con un factor de expansión de 2.76 de casos totales sobre casos reportados. En Kosovo ese factor fue menor, de 2.35. En el Perú fue de 3.16. En Timor Este fue de 1.87. En dos estimaciones hechas en Colombia por el equipo de Patrick Ball, el factor se redujo a 1.68 y 1.27. Pareciera que el factor de expansión sigue una tendencia decreciente, pero lo más saltante es que el Perú rompe esta tendencia y es un caso atípico, pues tiene el factor de expansión más alto estimado por Patrick Ball.

Un consultor tiene diversas opciones para realizar un trabajo cuantitativo y desde luego que está guiado por criterios dados por los clientes. En el caso de la CVR algo que definitivamente ha sido un incentivo para que las expansiones sean tan atípicamente grandes es el anuncio hecho por varios comisionados antes de que el trabajo cuantitativo estuviera concluído, e incluso antes de que las bases de datos estuvieran siquiera terminadas, de que la cifra de 30mil víctimas estimada hasta entonces, en el 2002, se iba a duplicar y que Sendero Luminoso era el principal perpetrador, ver aquí y aquí. Desde luego que tales anuncios creaban incentivos para que los investigadores corroboraran esas anticipaciones. ¿Qué habría ocurrido con la credibilidad de los comisionados que anticiparon resultados, y por lo tanto con toda la CVR, si el trabajo cuantitativo arrojaba sólo 32mil víctimas mortales y que el estado era el principal perpetrador, como hubieran debido ser si se atenían a lo que los datos les permitía decir?

Varios comisionados y varios funcionarios de la CVR justificaron sus grandes expansiones diciendo que “querían llamar la atención sobre el drama sufrido por el Perú” y que mucha gente, pobre e indígena, se quedó sin dar su testimonio o sin que su testimonio fuera incluído en la base de datos. Según esta explicación las grandes expansiones habrían sido una forma de evitar que se refuerce la exclusión social del país en las cifras de la CVR.2 Sin embargo, es difícil inferir que debido a que había mucha gente que quería seguir dando su testimonio la cifra de víctimas totales se tendría que casi triplicar.

Finalmente señalaré, y lo digo también en el documento de trabajo, que lo ocurrido en el Perú con las estimaciones de BASM debe ser motivo de profunda reflexión para las futuras comisiones de la verdad en el mundo. Un mal trabajo cuantitativo crea malestar y desconfianza en un contexto de post-guerra en que la sociedad si algo quiere es entrar en una lógica de paz y de mayor confianza. Un mal trabajo cuantitativo le hace un flaco servicio a la verdad y un peor servicio a la reconciliación de un país. El trabajo cuantitativo de BASM ha sido un gran pasivo que no sólo la CVR ha tenido que cargar, sino todo el Perú.

Número de muertes y desapariciones en los datos, estimadas por BASM para la CVR y por mí usando una función de Gauss según estrato geográfico. Eje horizontal: Datos. Eje vertical: Datos, Estimaciones de BASM y mías usando una función de Gauss. Se aprecia que las estimaciones de la CVR representan una importante expansión sobre los datos, mientras que las que yo hago son menores.

Proporciones del Estado en los datos, estimados por BASM para la CVR y por mí usando una función de Gauss según estrato geográfico. (El total está sólo formado por el Estado y Sendero Luminoso). Eje horizontal: Datos. Eje vertical: Datos, Estimaciones de BASM y mías usando una función de Gauss. Las estimaciones de BASM representan una reducción sustancial de la proporción del estado en las muertes totales. Las que yo realizo tienden a representar una expansión (aunque nótese que de una magnitud menor que la reducción de BASM). Esto se debe a que mientras para el estado se realiza una estimación que expande la cifra sobre los casos reportados, para Sendero Luminoso no es posible una expansión similar en la mayoría de estratos geográficos, pues la CVR es prácticamente la única fuente de información disponible.

A. En octubre de 2003 la CVR publicó una “fe de erratas” rectificando la clasificación de perpetradores. El lector interesado la puede ver en el Anexo 3 al Informe Final de la CVR (con la fe de erratas) (ya citado arrba). Este documento no está en línea en la web del Informe Final de la CVR. Recientemente el sociólogo David Sulmont, ex CVR, publicó todos los materiales de la CVR; pueden verse aquí. El cuadro publicado en esa fe de erratas deja claro que BASM clasificaron a rondas y paramilitares como parte del estado y no de “otros perpetradores”. También deja claro que “otros perpetradores” son básicamente perpetradores no identificados que estarían incluídos entre los del Estado y Sendero Luminoso:

  1. Más aún, como BASM hacen una estimación estratificada, según estrato geográfico, excluyen muchas víctimas que no tienen identificador geográfico. Sin embargo, esta exclusión no es neutral según perpetrador. Excluyen como 2700 víctimas de las cuales unas 2000 son del Estado, lo cual claramente reduce la responsabilidad del mismo. []
  2. El asunto es que los testimonios no equivalen a la base de datos que usaron. Los testimonios eran recogidos, pero ocurría con frecuencia que había repetición de víctimas: la misma víctima podía figurar en diversos testimonios. Tuvieron que hacer un trabajo de depuración para transformar los testimonios en datos útiles a un trabajo cuantitativo. Pero para eso tuvieron que acabar con el recojo de testimonios y dar prioridad al trabajo de procesamiento de los mismos. []
32 Comentarios

Por - Publicado el 26-08-2012
  1. Cajamarca: ¿Conga suspendiida?
  2. Caza de brujas: macartismo Marca Perú.
  3. ¿Negacionismo?

4 Comentarios

Por - Publicado el 22-08-2012

El Fondo Monetario Internacional anticipa proyecciones del crecimiento de los países. En abril y septiembre u octubre salen sus reportes “Panorama Económico Mundial” en que hace estas proyecciones. Cabe la pregunta, ¿cuán cerca está el FMI en acertarle al crecimiento real de los países para los que hace prediccioines? En este post veremos con claridad que el FMI tiende a ser más acertado con los países de América Latina con los cuales fue más optimista y más desacertado con los países con los cuales fue más pesimista. Más aún, también se apreciará una tendencia a la subestimación ex post con los países “chavistas” (Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela), a la sobreestimación con los países “neoliberales” (Chile, Colombia, Perú y México) y neutralidad con los países más “centristas” (como Brasil y Uruguay). Los datos proceden del World Economic Outlook Reports. Se usan las proyecciones de abril para el año en curso y luego se las comparan con los reportes posteriores para ese año.

Los indicadores son el error de predicción para cada país ajustado por el error de predicción para América Latina. Se define error de predicción: tasa de crecimiento proyectado – tasa de crecimiento realizado. Luego se resta: error de predicción ajustado = error de predicción para el país X-error de predicción para América Latina. Con este ajuste se trata de controlar en algo el efecto del ciclo económico común a todos estos países.

Mostramos estos errores por año para países “chavistas”:


[Hacer click en las imágenes para ampliarlas.]

países “neoliberales”:

y países “centristas”:

Desde luego que hay variaciones importantes según país dentro de cada grupo. Mientras Venezuela y la Argentina tienden estar muy claramente del lado negativo, Ecuador tiende a estar del lado positivo, pero cayendo y Bolivia presenta una fluctuación relativamente simétrica y pequeña.

Para el siguiente grupo de países, se aprecia que Chile y México tienen sistemáticamente expectativas de crecimiento positivas de parte del FMI. Colombia y Perú tienden a estar más del lado del pesimismo, con el Perú mejorando en expecativas.

Para los países centristas se aprecia una fluctuación relativamente pequeña y simétrica.

Podemos también calcular el error de predicción ajustado promedio, que nos indica las expectativas del FMI hacia el país en un periodo de nueve años, y la suma del cuadrado de los errores de predicción ajustados promedio, que nos indica cuán acertado fue el FMI en su expectativa hacia ese país.

El primer índicador lo vemos a continuación:

Países como Venezuela, Argentina, Ecuador, Uruguay, Colombia y Perú tienen un crecimiento subestimado por el FMI: al final crecen más de lo que el FMI les pronostica. Países como Bolivia, Brasil, Chile y México tienen un crecimiento que es sobreestimado por el FMI: al final crecen menos de lo que el FMI espera de ellos.

Si vemos una medida de acierto en la predicción del FMI tenemos los siguiente:

El desacierto del FMI en la predicción del crecimiento puede ser alto se trate de una predicción sobreestimada o de una subestimada. Se aprecia que los desaciertos son mayores para Venezuela, Ecuador, Argentina, Uruguay y Bolivia y son menores para Perú, México, Brasil, Colombia y Chile.

Si graficamos los desaciertos versus los errores de predicción ajustados promedio, tenemos lo siguiente:

Una notoria relación en que las predicciones más desacertadas del FMI se hacen con los países para los cuales tienen expectativas negativas y cuyo crecimiento es sistemáticamente subestimado. Dicho de otra manera, las predicciones más acertadas del FMI ocurren con países para los cuales tienen expectativas positivas, cuyo crecimiento es sistemáticamente sobreestimado.

Esto es interesante, pues una institución que es neutral a las políticas que aplica cada país debería tener predicciones insesgadas. El FMI definitivamente no es una institución “neutral”. Aboga por ciertas políticas y hace proyecciones de crecimiento más favorables en los países que aceptan sus recomendaciones que, como vemos, después no se ven cumplidas. Por el contrario, con los países más distantes a sus recomendaciones las proyecciones no sólo son más pesimistas, sino también más desacertadas.

P.S. Sobre este tema es interesante este sugerente artículo The political economy of IMF forecasts de Axel Dreher, Silvia Marchesi y James Raymond Vreeland. Por ejemplo, los países que votan con los EEUU en la ONU reciben predicciones de inflación más bajas de parte del FMI a medida que se acercan las elecciones nacionales. Los países que tienen grandes préstamos del FMI también reciben predicciones de inflación más bajas, lo que sugiere, según los autores, que el FMI hace una “predicción defensiva”. Las predicciones son así estratégicas, pensando en las políticas del FMI y su validación. (En el documento de trabajo estos mismos autores fueron algo más duros, aquí). Este otro trabajo de Roy Batchelor muestra que las predicciones de la privada Consensus Economics son más acertadas que las del FMI y de la OECD.

2 Comentarios

Por - Publicado el 20-08-2012

En el último informe anual de la CEPAL, aquí, se publican varios cuadros sobre pobreza y desigualdad en diversos países de América Latina. Llama la atención que a partir del año 2004 en que el INEI cambia la metodología los datos peruanos no son comparables con los de otros países. La CEPAL lo advierte repetidamente en los cuadros respectivos:

e Las cifras desde 2004 en adelante no son estrictamente comparables con las anteriores, debido a cambios metodológicos efectuados por el INEI.

Con esto, si bien el Perú tiene buenísimos índices de reducción de la pobreza y desigualdad, resulta que éstos no permiten hacer una comparación internacional. Son sólo de uso local, lo cual desde luego que aumenta la desconfianza que ya se les tiene a estas cifras por su limitación a la pobreza monetaria, aquí, por el estancamiento de algunas regiones megaextractivas y la mayor reducción de la pobreza en zonas de minería artesanal, aquí, porque el INEI presentó números que revelan una cocina de datos, aquí, y por el cambio metodológico del INEI que prioriza bienes inferiores y retira de la medición diversos gastos familiares, aquí.

Teniendo en cuenta la advertencia de la CEPAL sobre la no comparabilidad de los datos peruanos a partir de 2004, podemos ver cómo estaría el Perú en relación a otros países en reducción de la pobreza y de la desigualdad.1

El Perú pasaría en algo así de una década de estar por encima del promedio regional en nivel de pobreza a estar por debajo del promedio.

Con esta reducción, el Perú habría experimentado la mayor reducción de la pobreza en la región, tan grande que, con Venezuela, estaría levantando el promedio regional en forma tal que la mayoría de los países de la región quedarían por debajo de este promedio.

En términos de desigualdad, el decil más pobre en el Perú habría dado un salto en recibir mayor ingreso:

En cambio el decil más rico habría recibido una tajada menor del ingreso:

Y la desigualdad medida por el coeficiente de Gini en el Perú habría bajado alguito:

Es la imagen que se tendría, si los datos elaborados por el INEI fueran confiables y comparables internacionalmente, pero no lo son.

Queda la pregunta: ¿qué nivel de pobreza habría en el Perú si los datos del INEI fueran estrictamente comparables a los de otros países?

  1. Los gráficos se basan en dos obervaciones para diversos países latinoamericanos. La primera es alrededor del 2000, pero no igual para todos los países; la segunda es alrededor del 2010, pero igualmente varía según país. Los lectores interesados pueden ver el documento disponible en el enlace aportado, en el capítulo sobre pobreza y desigualdad. []
5 Comentarios

Por - Publicado el 19-08-2012
  1. Familia Humala destruyéndose, familia Heredia prosperando.
  2. SUNAT de Ripley
  3. Prorrogan estado de emergencia, prorrogan conflicto en Cajamarca
  4. Tafur evocando sus épocas de Expreso, CCN y Borobio
  5. Manejo de imágenes: equiparan a Santos con Sendero y a Sendero con Al Qaeda
  6. Impunes asesinatos de sindicalistas: manipulación mediática
  7. Bambarén: yanacura de Yanacocha
  8. Pantallas del gobierno: “acuerdo nacional”, “consejo nacional del trabajo”, “mesas de diálogo”
  9. Montesinos desempolvado: ¿hacia una intervención militar directa de los EEUU?
  10. Wikileaks evidenció la intervención de los EEUU en el Perú
  11. El gobierno del Ecuador da becas integrales a sus estudiantes. ¿Y el Perú?
  12. Se debe transferir recursos de la exportación extractiva a la formaciónn de capital humano. No se está haciendo
  13. No cooptes, no des migajas. Crea ciudadanía, respeta derechos, crea capacidades

2 Comentarios

Por - Publicado el 16-08-2012

El nombramiento de la señora Tania Quispe como presidenta de la SUNAT llamó la atención de algunos medios de prensa, otrora opositores al gobierno de Ollanta Humala, por su relación de parentesco con la señora Nadine Heredia. Finalmente resultó ser un parentesco lejano. Sin embargo, el triunvirato de Nadine Heredia, Rosa Heredia (la apurada apoderada de Luz del Sur, comprada hace año y medio por Sempra Internacional-Sempra Chile) y Tania Quispe, con el ministro Castilla de opinador más, sí que es poderoso, una suerte de “gabinete de cocina” que hace y deshace, y pone y dispone, en el gobierno humalista.

Estos mismos medios de prensa han sido menos perspicaces para advertir el conflicto de intereses que representa la cercanía personal de la señora Quispe con el ciudadano chileno y Gerente de Control Financiero y Tributario de la empresa Ripley Oscar Liñan Morales, quien antes, al igual que la señora Quispe, trabajó para la empresa Deloitte. El asunto no es meramente sentimental o chismográfico, pues se ha dado, una vez más en el estado peruano, un esquema de “puertas giratorias”: personal de la SUNAT que se pasa a Ripley, asesorando a la empresa chilena en cómo “esquivar” el impuesto a las transacciones financieras (ITF). Y también ocurre que personal de Ripley (o de otras empresas cercanas) resulta entrando o volviendo a la SUNAT.1 Al final pareciera que el señor Liñan, que pasa tres semanas en Chile y una en el Perú, se hubiera sacado la lotería influyendo nada menos que en la institución tributaria peruana.

¿Y sobre qué podría ser esta influencia o conflicto de intereses?
Tres temitas para comenzar:

  1. ITF, que todos los bancos deben pagar.
  2. Las importaciones subvaluadas de China.
  3. El diferencial de tipo de cambio en importaciones, exportaciones y financiero.

Se ha sabido más sobre la ropa, como por ejemplo esto al comienzo del gobierno de Humala:

Sunat sospecha subvaluación en 56% de las prendas importadas
(…)
Son 920 las empresas que importan prendas de vestir desde China según la Sunat, de las cuales cinco (entre ellas Saga Falabella, Ripley, Supermercados Peruanos y TopiTop) son las que concentran el 50% del valor importado.

Eso fue hace un año y restringido a la ropa. Sin embargo, precisamente Ripley ha masificado el uso de tarjetas de credito. Junto con SAGA son los que mas tarjetas tienen. Cuestión de cuantificar cuánto deberían pagar estas empresas por el ITF. Lo que sí es claro es que hace un año Ripley estaba en la mira no sólo de la SUNAT sino también de la ASPEC, aquí.

Un año después la SUNAT se centra en centros comerciales, sí, pero de pequeños comerciantes, como Polvos Azules y Gamarra:

Sunat pone en la mira a 40 centros comerciales
(…)
“Después del éxito alcanzado en el centro comercial Polvos Azules, donde hemos ingresado para quedarnos y no sólo para cumplir un operativo aislado, tenemos que llevar estos resultados positivos a otros centros comerciales”, señaló la jefa de la Sunat, Tania Quispe.
Indicó que la Sunat se ha quedado en Polvos Azules, luego de haber ingresado en diciembre del año pasado, y ahora se cumple una labor de orientación.
“Hoy la Sunat se queda en los centros comerciales, a diferencia de antes cuando tras los operativos desaparecíamos de la zona; así, esperamos abarcar 40 centros comerciales en los siguientes meses”, dijo a RPP.
Quispe mencionó que la Sunat ya está incursionando en el emporio comercial de Gamarra cumpliendo una labor de orientación.

Estas incursiones causan mucho malestar y ya han generado la denuncia que la SUNAT no toca a las tiendas chilenas:

Incursión abusiva de la Sunat causa incendio en Polvos Azules. No tocan a tiendas chilenas

La policía lanzó bombas lacrimógenas al interior del centro comercial, según indicó la presidenta de Polvos Azules, Maribel Gutiérrez. Los comerciantes denunciaron la pérdida de dinero y el destrozo de su mercadería, que tiraron por todos lados, además del perjuicio que causaron al violentar las puertas metálicas. “No somos delincuentes, somos comerciantes”, manifestaron con amargura.

Denunciaron que además estos funcionarios se han llevado artefactos de uso personal que no están a la venta.
(…)
No tocan a tiendas chilenas: ¿coima?

En televisión hemos visto reportajes donde se muestra el cambio de etiquetas de mercadería importada de baja calidad de países asiáticos, las cuales suelen vender las tiendas chilenas como Ripley, además de las innumerables denuncias ante Indecopi de artefactos basura, que en realidad son usados , pero vendidos como nuevos por estas tiendas chilenas, pero sospechosamente la Sunat no interviene de madrugada rompiendo puertas e incendiando, como hace con comerciantes peruanos. ¿No se trata de coimas a los ineptos funcionarios de la Sunat?

Si estos funcionarios acuden con numerosos policías, ¿acaso no pueden intervenir de día, en presencia de los dueños de las mercaderías, para multar o incautar si de verdad se encuentran productos de procedencia ilegal?

A pesar de que este tipo de barbarie se perpetra una y otra vez, ningún congresista sale a defender a los comerciantes peruanos.

Se piensa que se trata de coimas a funcionarios ineptos, cuando la cosa está al más alto nivel.

Lo claro es que la cercanía con los grandes contrasta con el rigor con los pequeños. Habría que preguntarse cuán activa ha sido la SUNAT de la señora Quispe y de este gobierno que se llama “nacionalista” en ajustarle las clavijas a los grandes y cercanísimos como Ripley. El poder a veces envanece y hace creer que se está por encima del bien y el mal y que las reglas no rigen para quien temporalmente lo detenta.

No por último hay que señalar muy claramente que aquí hay un problema de seguridad nacional, particularmente en un contexto en que tenemos una diferencia limítrofe con el vecino del sur. No está bien para peruanos y peruanas que un ciudadano chileno tenga acceso a través de su pareja en un puesto clave como la SUNAT a informacion privilegiada: qué puertos son los que tienen mas flujo, quiénes importan o exportan, cuándo, dónde. Tania Quispe debe renunciar ya.

La SUNAT y Ripley: una instancia pública peruana y una empresa privada chilena con muchas conexiones en las alturas. En cambio a nivel de trabajadores en ambos casos hay descontento laboral.

Trabajadores de la SUNAT en huelga. Trabajadores de Ripley en huelga.
Imágenes tomadas de aquí y aquí.

  1. El sindicato de trabajadores de la SUNAT oportunamente advirtió sobre estas puerta giratorias entre la SUNAT y Ripley, verlo aquí o aquí. []
13 Comentarios

Por - Publicado el 15-08-2012

[En este post desarrollo lo que ya había comentado en este post de facebook.]

Los medios de prensa en el Perú no le dieron mucho calce a la noticia, que sí salió en otros medios latinoamericanos, como Página 12 de la Argentina:

La CIA vigiló a los curas tercermundistas

Según un documento desclasificado esta semana, a fines de los ’60 la CIA estaba obsesionada con la posibilidad de una alianza entre el comunismo y la Iglesia en la región. Para la agencia, el énfasis que ponían los curas tercermundistas en la justicia social era un peligro.

Por María Laura Carpineta

En los años de la Guerra Fría, cualquier cambio o posibilidad de cambio en América latina encendía alarmas en Estados Unidos. Uno de los documentos de la CIA desclasificados esta semana junto con las Joyas de la Familia demuestra que a finales de la década del sesenta, la Iglesia Católica empezaba a ser una preocupación para el Gran Hermano de la región. “La Iglesia comprometida y el cambio en América latina” detalla país por país cómo la institución católica, post Concilio II, comenzó a abogar más por la justicia social y las libertades. “Lo que durante mucho tiempo fue considerada una institución dedicada al mantenimiento del statu quo es ahora una fuerza que busca el cambio en una zona que ha demostrado poca capacidad para lidiar con la inestabilidad política y económica y con las tensiones que ya existen”, concluía entonces la CIA. Y luego advertía: “Su compromiso con la justicia social es probable que impida los programas económicos actuales y, por lo tanto, que contribuya a crear una mayor inestabilidad política y económica”.

Pero claro, los medios de otros países latinoamericanos comprensiblemente inciden en los detalles de sus propios países. Difícil ver en esos medios algo referido al Perú, pues esta es labor de los periodistas e intelectuales peruanos. Si éstos no hacen su labor, difícilmente la gente de otros países la hará. El tema no entrará al Peru, ni el Perú le entrará al tema. Sin una visión peruana sobre el asunto, seguiremos viviendo en un microclima informativo determinado por los medios oligárquicos locales (o un macroclima determinado por los medios progresistas latinoamericanos, pero sin un punto de vista peruano). Como para poner atención en esta situación.


El documennto referido, efectivamente fue desclasificado por la CIA y puede verse completo en este enlace: “THE COMMITTED CHURCH AND CHANGE IN LATIN AMERICA”. El analista de investigación fue el historiador latinoamericanista Joseph R. Barager, especializado sobre todo en la Argentina de Perón. Es común que estas agencias tengan o recurran a intelectuales especializados, que procesan la información recolectada por otro tipo de personal.

Barager divide a los sacerdotes en tres sectores: los reaccionarios, los no comprometidos y los comprometidos. A su vez, subdivide a estos últimos en los progresistas y los radicales. Ubica entre los progresistas a Juan Landázuri Ricketts, hombre conservador de origen oligárquico pero que influído por el Concilio Vaticano II apoya la reforma agraria de 1969: “en el Perú esto es una gran ruptura con el pasado”, dice el informe. Igualmente Landázuri comienza a dar amparo a curas “radicales”. Gracias a su intervención la situación del Perú había cambiado muy rápidamente y los curas post-conciliares pasaban a tener la primacía sobre los curas pre-conciliares.

cuando el arzobispo reaccionario de Trujillo, Carlos Maria Jurgens Byrne, expulsó a tres sacerdotes españoles por ser agitadores, y encontró una dura resistencia de otros sacerdores en su archidiócesis, no recibió ningún apoyo de parte del Cardenal Landázuri y pronto dio marcha atrás. En realidad cuando el Nuncio Papal intervino en el asunto atacando a varios sacerdotes peruanos que apoyaban a los rebeldes de Trujillo el Cardenal dejó muy claro que él, y no el representante diplomático del Vaticano, estaba a cargo de la Iglesia en el Perú. La controversia entre el Nuncio y los sacerdotes es ilustrativa de cuán rápido la situación peruana ha cambiado. Hace sólo pocos años el mismo Nuncio era uno de los primeros en comenzar el movimiento post-conciliar.

Además de los “progresistas” había los “radicales” que discrepaban de aquellos en sus tácticas. Los radicales eran partidarios de un cambio violento y admiradores del cura guerrillero colombiano Camilo Torres. Ese camino implicaba dejar la iglesia. Otros radicales eran partidarios de “quedarse en la iglesia y socavar la estructura de la sociedad atacando sus instituciones desde dentro”. Este sector tenía alguna fuerza principalmente en Brasil, por acción del cura Helder Camara. Estos sacerdotes de diversas procedencias estaban siendo ganados por el marxismo por su “desilusión por al forma cómo el capitalismo operaba en sus sociedades”. Otro punto sensible era la intervención extranjera en los asuntos económicos, políticos y culturales en sus países. Así, la nacionalización de la IPC por el gobierno de Velasco recibió el apoyo de todos los sectores de la iglesia peruana, incluyendo a misioneros estadounidenses en el Perú. En cambio, la reacción a favor de la reforma agraria de parte de los curas “no comprometidos” y reaccionarios, que tienen cercanos vínculos miembros de la oligarquía afectados por la reforma, fue menos entusiasta.

Ya hablando de casos especiales se menciona al Perú como un caso de rápido cambio de actitudes, encabezado por Landázuri, quien apoya el concepto de una iglesia austera, en línea con la idea de una “iglesia pobre”. A diferencia de otros países latinoamericanos, en el Perú no hubo grandes tensiones enre el gobierno y la iglesia. El gobierno era controlado por los grupos oligárquicos con los que se alineaba la iglesia. J. Lloyd Mecham califica al sistema de interdependencia entre estado e iglesia en el Perú como “uno de los más comprehensivos y absolutos en América Latina”:

Una iglesia y un gobierno reaccionarios con escasa preocupación por el bienestar de las analfabetas y empobrecidas masas indígenas y mestizas tenía pocas razones para romper sus tradicionales y armoniosas relaciones.

Ahora la cuestión era si el gobierno militar y la iglesia comprometida iban a tener coincidir en otras áreas como coincidieron en la nacionalización de la International Petroleum Company, la defensa de las 200 millas de mar territorial y la reforma agraria. En la iglesia comprometida se apreciaba cierta actitud contra los militares; ésta es particularmente fuerte entre los radicales, que propugnan la separación entre iglesia y estado. El panorama que avizora el documento es que los radicales pedirían más reformas y que la cooperación entre estado e iglesia facilitaría la realización de reformas básicas necesarias desde hacía mucho. Sin embargo, esta cooperación se debilitaría cuando la cuestión de prioridades, desarrollo económico vs. justicia social, pasara a primer plano, como ocurrió en el Brasil.

El documento concluye señalando el factor clave para el avance de las fuerzas “progresistas” en la iglesia: el criterio del Papa en la elección de los nuevos obispos. El tema era si Roma seguiría comprometida con el cambio o sería partidaria de enfoques más tradicionales. En América Latina la iglesisa progresista la tenía difícil por la reticencia de los sectores más tradicionales. Un factor importante era que los ímpetus de cambio en la región venía sobre todo de sacerdotes de América del Norte y Europa Occidental. Estos sacerdotes era más jóvenes y más propensos a romper con la tradición que sus predecesores locales. Sin embargo, en los Estados Unidos había un número decreciente de seminaristas y un número creciente de sacerdotes que abandonaban sus votos. En España también habría un cambio, pues los sacerdotes jóvenes y comprometidos dejarían de ir a América Latina y serían retenidos en España en una España post-franquista. La iglesia progresista se vería obligada a recurrir a laicos y a presionar por cambios en las regulaciones en la iglesia.

Desde luego que el documento dice mucho más cosas, pero dejo al lector interesado la tarea de echarle una miradita. Por ahora queda ahí.

P.S. Este documento desclasificado es de hace 43 años. Cabe la pregunta, ¿cuáles son los términos del monitoreo actual que hace la CIA a la iglesia peruana? ¿Está la Compañía satisfecha con Cipriani? Tal vez en algunas décadas los nombres de Garatea, Cabrejos, Bambarén, Arana y otros aparezcan en algún informe desclasificado.

1962: Inauguración del Concilio Vaticano II. Su mensaje de cambio llegó a tierras latinoamericanas en parte a través de la Conferencia de Medellín en 1968. Las posiciones progresistas del clero latinoamericano preocuparon a la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. La iglesia peruana fue una de las que más rápido había cambiado de posiciones reaccionarias a posiciones progresistas. Imagen tomada de aquí. Hacerle click para ampliarla.

Y de yapa va una cancioncita del cantautor francés George Brassens, dedicada a los curas del Concilio Vaticano II, particularmente a los más conservadores, a quienes ironiza. (Más explicaciones sobre esta canción, aquí).

Brassens no era precisamente un hombre de iglesia. Más bien decía: “la messe nous enmerde”.

5 Comentarios

Por - Publicado el 14-08-2012

Por Jorge Rendón Vásquez

A comienzos de 1540, cuando Francisco Pizarro retornaba del Altiplano al Cusco, encargó a su lugarteniente, Garcí Manuel de Carbajal, que fundará una ciudad española en el poblado de Arequipa, y él siguió viaje hacia aquélla ciudad. Arequipa existía ya desde varios siglos antes. En 1200, se asevera, fue objeto de una primera fundación oficial por el inca Maita Cápac, quien se prendó de su hermoso paisaje, dominado por tres imponentes volcanes coronados de nieves eternas bajo un esplendoroso cielo azul. A sus súbditos que decidieron quedarse allí les dijo: Are quepay, expresión en runasimi, la lengua del Tahuantinsuyo, que se traduce como ¡Sí, quedaos!, de donde viene el nombre de esta ciudad. Los historiadores arequipeños no han llegado aún a determinar el día de esa fundación.

Garcí Manuel de Carbajal volvió a fundar Arequipa el 15 de agosto de 1540, donde se erigió luego el barrio de San Lázaro, posiblemente en la placita de Campo Redondo.

Pizarro no decidió esta fundación porque los arequipeños, que ya existían, indios todos ellos, se lo pidieran, sino en atención a las súplicas de un grupo de españoles radicados en el valle de Camaná, de clima entonces malsano y colmado de nubes de mosquitos. Además, él estaba interesado en fundar el mayor número posible de ciudades para cumplir con la orden del Consejo de Indias y del Rey de Castilla y, por propia conveniencia, para probar con tales actos posesorios que estaba ocupando el vasto territorio del Tahuantinsuyo y alejar a otros conquistadores y mercenarios que podían disputárselo. Esas fundaciones sólo se acreditaban con las actas labradas por los escribanos reales que acompañaban a los conquistadores como sus sombras. La fundación de Arequipa tuvo también su acta, pomposa como todos los documentos notariales exigidos por los abogados a cargo del Consejo de Indias, que a la sazón, funcionaba en Toledo.

Si se tratara de establecer cuál de estas dos fundaciones es prioritaria, tendría que elegirse la de Maita Cápac, por ser la primera y por haber sido obra de un inca, de alcurnia semejante a la del rey de Castilla, en tanto que Francisco Pizarro era sólo un contratista habilitado para conquistar el Perú, y Garcí Manuel de Carbajal, uno de sus jefes de segundo orden. Pero se ha impuesto como fundación oficial la segunda, porque los conquistadores se enseñorearon sobre la civilización de los incas —y de qué modo— y porque Arequipa fue desde ese momento una ciudad de españoles peninsulares y nacidos en América, obedientes a la corona española que, por esta razón, le dio el título de muy noble y leal y de fidelísima.

Según el censo de 1790, Arequipa contaba con 37,241 habitantes, distribuidos en las castas siguientes: españoles peninsulares y criollos, 22,207; mestizos, 4,980; indios, 5,929; y negros, mulatos y zambos, casi todos esclavos, 4,125.

A Arequipa se le llama la Blanca Ciudad, según algunos, por el color blanco del sillar empleado como material de construcción de las casas; y, según otros, por la casta blanca que ha detentado el poder económico y político desde la fundación española y ha impuesto su tradición cultural, hipótesis que parecería cierta.

Esta tradición de férrea altanería feudal en la mayor parte de familias blancas de la ciudad se desborda como desembozado racismo, tiesura y alergia a la ternura, como ya lo habían visto Flora Tristán en el siglo diecinueve y Alberto Hidalgo en la primera mitad del veinte. Está siendo quebrantada, sin embargo, por la afluencia de indios y mestizos. Una primera oleada migratoria de este carácter provino de las provincias andinas del departamento, en la primera mitad del siglo veinte; una segunda llegó de los departamentos de Puno, Cusco, Moquegua y Ayacucho, y continúa. En Arequipa, por lo tanto, ha dejado de prevalecer la raza blanca. Hoy la mayor parte de su población es india y mestiza, vive sobre todo en las urbanizaciones nuevas que rodean el antiguo cercado, edificadas en los cerros eriazos y en terrenos que fueron antes chacras, y se reparte en todos los niveles de las ocupaciones urbanas. Siguiendo una tendencia de alcance nacional, en las profesiones liberales predominan los mestizos. El núcleo de población blanca, enraizado desde la conquista española en la propiedad de la tierra agrícola y pecuaria, en los valles de Arequipa y en Puno y Cusco, fue desplazado de ella por la Reforma Agraria de 1969. Hoy se mantiene atrincherado en el dominio de las grandes empresas y en fundos de mediana extensión que ha logrado conservar, reforzado por uniones matrimoniales con una pequeña inmigración blanca masculina, llegada del extranjero para buscarse la vida trabajando.

Como un efecto del cambio de la composición social de Arequipa, se va creando una cultura popular y mestiza con valores distintos de los cultivados antaño por el núcleo de población blanca.

La tradición levantisca, libertaria o revolucionaria, presta a eclosionar según la ideología y el talante de sus protagonistas y el alcance y la imprudencia de la provocación, viene del siglo diecinueve y se ha ido afirmando en el pasado. La revuelta de junio de 1950 contra el general golpista Odría, que había decidido hacerse presidente constitucional de la República en elecciones en las que anuló a las listas contendoras, vigorizó esta tradición. No fue ese, sin embargo, un movimiento de signo e intenciones unívocas. Estalló como una huelga de los estudiantes del Colegio de la Independencia, organizada por grupos clandestinos de estudiantes comunistas, católicos y apristas. La represión policial, que causó la muerte de varios estudiantes y trabajadores, indignó al pueblo, constituido en su mayoría por los habitantes de los vecindarios pobres y de las barriadas populares. A esta huelga se sumaron los estudiantes universitarios de las mismas tendencias políticas; y la Federación Departamental de Trabajadores, de orientación comunista, que declaró la huelga general indefinida. La resistencia armada subsiguiente fue asumida por militantes apristas, comunistas y pobladores sin partido. Los dirigentes de la pequeña minoría blanca, que se habían organizado en el movimiento político adversario de Odría, descalificado para las elecciones, se sumaron con cierta reticencia a la acción popular, mostrándose en algunos mítines con estudiado cálculo, pero no hay evidencias de que ellos o sus huestes hayan tomado las armas o participado levantando las barricadas, aunque osaran luego mostrarse como los artífices de este movimiento popular.

Arequipa y su paisaje son indiscutiblemente hermosos. Sus chacras, orladas de sauces, molles y álamos, sobrevivientes de la voracidad urbanística, su cielo de un azul tan denso que se eleva hasta las alturas de la ensoñación, sus antiguas casas solariegas de sillar donde vivían en otros tiempos los encomenderos, su río de murmullos misteriosos siguen adornándola de cierta nostalgia bucólica e inspirando a sus poetas y acuarelistas que se renuevan sin cesar. La música popular de Arequipa le debe mucho a Benigno Ballón Farfán, incluido el primer himno de Arequipa. (“Canto a tu gloria, Arequipa lírica y audaz … ”). De su zarzuela Ccala, calzón sin forro (Ccala es la denominación popular del blanco), una de las pocas compuestas en el Perú, es la tonada “La Benita”: “Hoy es el gran día, día de mi hermana, y hay que festejarlo con todita el alma”, verso que he tomado en préstamo para el título de este comento.

Pasé mi infancia y mi juventud en Arequipa, en la Calle Nueva, abierta en el siglo diecisiete con ese nombre por ser entonces novísima. Para los vástagos de las familias de ese vecindario de obreros, artesanos, empleados, maestros, policías y pequeños comerciantes, que alquilaban las habitaciones abovedadas de las vestustas casas, nuestro centro de operaciones era la misma calle que nos albergaba con afecto. Mi primer libro de cuentos, “La Calle Nueva”, contiene relatos inspirados en las andanzas de personajes que vivieron en esa calle y en la calle San Camilo, que la cruza y va a dar al Mercado, el complemento inevitable de nuestro habitat.

Esos primeros veinte años de mi vida recibieron la impronta de las costumbres, la tradición, la cultura y el dejo arequipeños que me marcaron para siempre. De vez en cuando retorno a ese lar primigenio y sus pensiles, y me fundo en seguida con la gente, el ambiente y el paisaje, como si nunca me hubiera apartado de ellos, aunque algunos arequipeños, de nacimiento y por residencia, se asombren de mi ostencible alegría y de mi rumbo iconoclasta.

Hay, pues, un sentimiento de apego a esta ciudad que podría llamarse arequipeñidad, como en otras latitudes y longitudes florecen sentimientos locales similares. El poeta César A. Rodríguez, huraño y exasperado —me imagino— por alguna gestión ante el gobierno central que no avanzaba, escribió en el silencio de su oficina de Director de la Biblioteca pública, un poema desafiante en el que decía: “Aquí, respirando ancestro, se forjó mi loco empeño: /yo no he nacido peruano; yo he nacido arequipeño.” (Canto a Arequipa, 1924),  Une boutade, dirían los franceses. Y de allí se pasó con facilidad a locuritas como las del “pasaporte arequipeño” y las monedas de plástico dorado, grabadas con la expresión “Characato de Oro”. El inspirado comerciante que dio a luz semejantes criaturas creyó haberlas concebido estrujando su magín para dar en la yema del gusto de los regionalistas a ultranza, vacíos de reflexión. Un gran geógrafo peruano, que tenía por qué saberlo, me dijo que ideas como esas se gestaban en alguna oficina de “inteligencia” del vecino país del sur y se deslizaban como bromas y chistes sobre los arequipeños, en apariencia inocentes, destinados a instilar en la conciencia colectiva de este departamento una insinuación separatista.

(15/8/2012)

2 Comentarios

Por - Publicado el 12-08-2012
  1. Conga: no es el “gabinete del diálogo”, sino el de la prórroga del estado de emergencia.
  2. Huelga de maestros criminalizada
  3. Contra los paros, disparos.
  4. Asesinatos de sindicalistas en el Perú. ¿Tema de “seguridad ciudadana”?
  5. Embargos: sinsentido y arbitrariedad en cobranza de reparaciones.
  6. “Estatismo” vs “neoliberalismo” deportivo.

4 Comentarios

Página 9 de 245« Primera...7891011...Última »