Por - Publicado el 03-10-2013

1. Programas sociales: núcleo duro de la aprobación presidencial
La aprobación de Humala cae abruptamente de junio a julio con la repartija (después de subir en supuestamente por su retroceso en la compra de Repsol por Petroperú). En agosto y septiembre su aprobación sigue cayendo aunque desacelerándose la caída.

AprobacionRazones

Las razones de la aprobación, sin embargo, caen poco y, más aún, se recuperan. La principal razón de aprobación son de lejos los programas sociales para los pobres. La segunda es la mejora de la educación. Dos razones de las cuales se escucha muy poco en los medios oligárquicos. Por el contrario, se nota que hay una campaña de la derecha para recuperar el control de los programa sociales, un evidente y silencioso núcleo duro de la aprobación presidencial. De ahí el operativo fujimorista contra Juntos, Cunamás y Qali Warma.

2. Incumplimiento de promesas: núcleo duro de la desaprobación presidencial
La desaprobación, por su parte, se basa en el incumplimiento de sus promesas electorales y que es un mentiroso. La gente no está contenta con el desacato de sus promesas electorales. La seguna razón de desaprobación es la delincuencia, que despega como segunda razón a comienzos de año.

DesaprobacionRazones

Hoy por hoy, el principal jaque a Humala a nivel social no viene desde la derecha (con fuerza económica, política y mediática, pero no social), sino desde la izquierda. Es claro que la respuesta de Humala al descontento de las mayorías por su incumplimiento de promesas está en los programas sociales.

3. Caída de aprobación con viraje: recuperando el apoyo de los más pobres
La aprobación de Humala ha venido cayendo, principalmente entre los más ricos. Entre los más pobres la caída ha cesado. Más aún, en este proceso Humala ha recuperado su patrón de aprobación pro-pobre.

A comienzos de año, su patrón de aprobación era claramente pro-rico.

AprobacionHumalaNSE

Hoy el principal apoyo de Humala viene de los más pobres, al parecer por el efecto de los programas sociales, a pesar del descontento por su incumplimiento de promesas electorales.

4. Operativo apro-fujimorista por reconquistar ministerios sociales.
Ya controlan la política económica del país; sólo les falta controlar las políticas sociales, que sientan las bases de un apoyo político. Esta reciente embestida contra los programas sociales no se debería a que los programas sociales funcionan MAL, sino a que, contrariamente a lo que tratan de sembrar, funcionan BIEN: llegan a más gente que antes y con ello mantendrían la aprobación de Humala en las encuestas. Tumbándose este sustento, los fujimoristas, que se creen los dueños de los programas sociales, aumentarían las posibilidades políticas propias en futuras elecciones.

Los operadores políticos en acción son esterilizador Aguinaga, yanacochera Chacón, lengualarga Schaefer Cuculiza y ganacontratos Gago, con ayuda de los medios profujimoristas. Comenzaron con Cuna Más, siguieron con Juntos, y remataron con Qali Warma. Toda una campaña.

5. Evaluación de los programas sociales
Un programa, y más aún una política social, tiene que ser evaluada integralmente, en base a resultados. El interés político de la derecha está llevando a que se cree el estándar de que la evaluación de las políticas sociales se haga en base a denuncias de intoxicaciones o la falta de salubridad en algunos alimentos, denuncias que inmediatamente aparecen en sus medios. (Como se sabe, estos medios son expertos en ocultar lo que no les conviene. Con el antiguo PRONAA no había las denuncias que hoy se ven, pero no sabemos si porque ese programa era tan perfecto o porque simplemente no nos enterábamos de las intoxicaciones o de alimentos que no pasaban las pruebas de control de calidad en los lugares más remotos del país).

Sin embargo, contrariamente a lo que se viene sembrando en la opinión pública, si algo nos muestran los indicadores es que el programa de alimentación escolar llega a más gente (mayor cobertura) y que la asistencia escolar ha aumentado. Es decir hay una relación positiva entre mayor cobertura y mayor asistencia escolar.

CoberturaAsistencia
Fuente: INEI-ENAHO.

Faltaría verificar si además de esta relación positiva hay causalidad, es decir, si la asistencia escolar aumenta como resultado de la mayor cobertura de alimentación escolar.

6. Más programas sociales, menos conflictos sociales

En el último año, en contraste con su primer año de gobierno, el número de conflictos sociales muestra una ligera pero muy distinguible tendencia decreciente:

ConflictosAgosto2013

Tomado del Reporte de Conflictos Sociales de la Defensoría del Pueblo, Agosto 2013, aquí.

7. Cambio socio-político
Entonces, tenemos cuatro evidencias:

  1. aumenta la cobertura de los programas sociales y aumenta la asistencia escolar,
  2. hay una ligera caída en el número de conflictos sociales,
  3. los programas sociales sostienen la aprobación de Humala, y
  4. ahora el patrón de aprobación de Humala es claramente pro-pobre.

Este es un cambio silencioso, acaso similar al silencioso aumento de intención de voto por Humala en la primera vuelta del 2011. Lo que ocurre en la escena política para nada transmite lo que viene ocurriendo en los bastidores sociales.

Este conjunto de cambios no ocurrió sustancialmente en los gobiernos de Toledo o García, que no lograron que los alivios de la pobreza se convirtieran en apoyo político. La corrupción y los conflictos sociales les devoraron el apoyo potencial, cosa que Humala podría evitar. Su caída de aprobación parece haberse detenido, por lo que tiene ante sí una ventana de oportunidad para comenzar con tiempo una lenta redefinición política.1

  1. Ver otra vez La hipótesis de la derechización táctica de Humala []
Un comentario

Por - Publicado el 02-10-2013

1. “La sociedad de mercado más perfecta del Perú es Puno”
Temerarias e injustificadas afirmaciones de los publicistas neoliberales. Veinte años después de “El otro Sendero” de Hernando de Soto se sigue pensando en un capitalismo sin relaciones laborales asalariadas.

Este es un fragmento del video original que puede verse aquí.

Esfuerzo por identificar a la cultura andina con el neoliberalismo.

2. Trabajo asalariado y trabajo independiente en Puno
El censo de 2007 indica que en la región Puno la Población Económicamente Activa por categoría de ocupación es así (en porcentaje):

PEA asalariada: 27,1

compuesta de

Empleado: 14,9
Obrero: 11,1
Trabajador del hogar: 1,0

Trabajador independiente: 52,9
Empleador o patrono: 1,1
Trabajador Familiar no Remunerado 18,9

Fuente: INEI, aquí.

Dentro de la región Puno, la provincia con un mayor porcentaje de PEA asalariada es San Antonio de Putina con 56.3%. La provincia con un mayor porcentaje de trabajadores independientes es Chucuito con 66%. La provincia con un mayor porcentaje de trabajadores familiares no remunerados es Moho con 32.7%.

PEAPuno

Darle click a la imagen para ampliarla.

Estos porcentajes no son muy diferentes a los que exhiben otras regiones de baja salarización y un gran porcentaje de trabajadores independientes.

Entonces, ¿cómo así esta es “la sociedad de mercado más perfecta del Perú”?

3. Trabajo asalariado en el Perú
El desarrollo del capitalismo y de la economía de mercado se basa en la expansión de la población asalariada. Lo que define el desarrollo capitalista no es principalmente el mercado de bienes, sino el mercado de factores, de trabajo y de capital.

PEAasalariadaPeru

Darle click a la imagen para ampliarla.

Históricamente el capitalismo reduce el número de propietarios y aumenta el número de proletarios.

Sin embargo, vemos que algunos apologistas del neoliberalismo creen que es al revés, que el capitalismo aumenta el número de propietarios y reduce el número de proletarios. Creen que el desarrollo del capitalismo y de la economía de mercado va asociado a una menor proporción de población asalariada y a una mayor proporción de población independiente. Dentro de esta lógica, la economía de mercado más desarrollada estaría ya ni siquiera en Puno, sino en Huancavelica, y la menos desarrollada estaría en el Callao. Exactamente al revés.

4. Desarrollo capitalista y trabajo asalariado en el mundo
Mayor PIB per cápita está asociado con mayor proporción de los asalariados y menor proporción de los auto-empleados dentro de la fuerza laboral.

AutoempleoAsalariado

Darle click a la imagen para ampliarla.

Fuente de la imagen: aquí.

Estos datos son de países en desarrollo. Para países desarrollados (tomando como referencia los que están en la OECD) también se evidencia una asociación negativa entre PIB per cápita y auto-empleo: aquí o aquí.

Totalmente equivocado el discurso neoliberal que exalta a los “emprendedores” e “independientes” o se imagina una “sociedad de mercado perfecta” en base a la baja salarización de la fuerza laboral.

5. Desarrollo capitalista y trabajo asalariado en el Perú
Y en el Perú ocurre lo mismo que acabamos de ver en el mundo. El desarrollo capitalista está asociado con el trabajo asalariado, no con el trabajo independiente.

PEAwvsPBI

Darle click a la imagen para ampliarla.

En suma, la “sociedad de mercado más perfecta” en el Perú no está donde hay menos sino donde hay más trabajo asalariado.

2 Comentarios

Por - Publicado el 23-09-2013

A algunos les cuesta creer que la insurgencia de los ochentas tuvo apoyo popular, tan es así que el estado tardó más de una década para derrotarla. Que el fundo Allpachaka de la Universidad San Cristobal de Huamanga fue tomado y destruído por Sendero Luminoso con el apoyo de las comunidades campesinas circundantes. Que el entierro de la senderista Edith Lagos en la Plaza de Armas de Huamanga fue masivo. Que Juanjuí fue tomado dos veces por el MRTA con el apoyo y colaboración de la población. Que la masacre de Lucanamarca fue cometida por senderistas originarios de zonas vecinas, tan campesinos y pobres como sus victimados, en horrenda respuesta por la muerte de Olegario Curitomay, mando senderista originario de la zona, apedreado y quemado vivo por algunos lucanamarquinos, aquí. Es un tabú constatar que el pueblo, campesino y quechuahablante, pudiera optar por Sendero Luminoso, o el MRTA (y desde luego, por el estado entre otras formas a través de Comités de Autodefensa (CADs); aunque esta opción está mucho más difundida en los discursos predominantes).

El supuestamente inclusivo discurso de la CVR ve a los combatientes, insurgentes y contrainsurgentes, como aliens, como si la guerra no hubiera sido llevada a cabo por gente como uno. Cuando se habla de los indigenas, de los quechuahablantes, el discurso aparentemente aboga a favor de ellos, pero lo que en realidad ocurre es que el otro se vuelve doblemente otro, por combatiente y por indígena. En medio de una cruel guerra intra-peruana, con mucha gente manchada de sangre propia y ajena, no se sale de la apología de la víctima inmaculada y pura y de su contraparte, el perpetrador alien, lleno de fanatismo, ajeno socialmente a los victimados. No se acepta que el indígena quechuahablante (y el que hablaba otros idiomas nativos) también tomó las armas siguiendo el camino que le proponía Sendero o el MRTA y también siguiendo el camino que le proponía el estado. Se absolutiza el reclutamiento a la fuerza y se soslaya el enrolamiento voluntario en los bandos combatientes. No sea que constatar esta realidad lleve agua al molino político actual de los senderistas o emerretistas y éstos la usen para justificar sus letales acciones, o no sea que lleve agua al molino político actual de las fuerzas del orden o los grupos de derechas, y éstas la usen también para justificar sus letales acciones. Así, la finalidad política y no las evidencias acaban determinando la verdad.

Desde luego que tal discurso tiene una base cuantitativa, que es motivo de análisis en el presente post. El problema es que esta base es endeble y se basa en un mal análisis de las evidencias.

1. El discurso de la CVR
En el volumen 8, sección 2, en 2.2. Violencia y desigualdad racial étnica la CVR sustenta su tesis de un sesgo anti-quechuahablante de parte de los combatientes armados, insurgentes y contra-insurgentes.

La mayoría de muertos y desaparecidos reportados a la base de datos de la CVR (el 75% del total) tenían al quechua como lengua materna. Este porcentaje es tres veces mayor que el de las víctimas cuya lengua materna fue el castellano.96 Sin embargo, de acuerdo al último censo nacional realizado en 1993, sólo la quinta parte del total de peruanos habla el quechua y otros idiomas nativos. Esta diferencia revela el grado de concentración del impacto del conflicto sobre el sector quechua hablante del país. p. 130.

El gráfico en que la CVR ilustra estos datos es el siguiente:

QuechuaCVRCenso

Hay pues una desproporción idiomática entre la población total peruana y las víctimas del conflicto lo que sugiere una concentración del conflicto en los quechuahablantes.

Por otro lado, en base a testimonios recogidos sin una sistematización cuantitativa, se acentúa más la semejanza entre víctimas y victimarios:

Todos los actores del conflicto, aunque en grados variables, fueron perpetradores de la violencia concentrada en este sector social. La mayoría de víctimas de Sendero Luminoso, los agentes del Estado y los Comités de Autodefensa fueron quechua hablantes. La alta proporción correspondiente a los Comités de Autodefensa refleja un rasgo del conflicto que ha sido destacado en múltiples testimonios brindados a la CVR: muchas veces los víctimarios y sus victimas tenían el mismo origen social, compartían el mismo idioma e incluso el mismo lugar de residencia. En diversos lugares, el conflicto quebró esta proximidad. La violencia fue un enfrentamiento que alcanzó niveles fratricidas, como lo destacan diversos testimonios. p. 131.

Pero páginas después, otra vez a nivel cuantitativo, se reafirma con fuerza que los senderistas no eran semejantes a los victimados, no eran predominantemente indigenas, eran de “una élite mestiza provinciana” y no eran predominantemente quechuahablantes. La fuente de información para esta afirmación son datos recogidos en las cárceles del país:

En la composición social de los grupos alzados en armas, resulta minoritaria la proporción de quechua hablantes, de acuerdo a la información brindada a la CVR por los subversivos recluidos en las cárceles.

La caracterización según lengua materna de los senderistas y emerretistas presos es expuesta en este gráfico:

QuechuaSLMRTA

Es decir, estaríamos ante senderistas “mestizos” no quechuahablantes que matan a campesinos indígenas quechuahablantes. Victimario no quechuahablante contra víctima quechuahablante, en un conflicto en que mueren quechuahablantes en forma desproporcionada en relación a la composición idiomática del Perú.

A continuación se hace una salvedad final:

Los subversivos generalmente fueron jóvenes mestizos de origen provinciano, con altos niveles educativos y expectativas sociales incumplidas, que vieron frustradas sus expectativas de realización personal debido a la crisis económica del país y el freno de la modernización de la sociedad tradicional.

Esta afirmación se basa en el párrafo final de esta subsección, 2.2.4., en que se afirma:

La información presentada confirma claramente que ni Sendero Luminoso ni el MRTA tuvieron una militancia de origen predominantemente indígena. Pero esto no quiere decir que su composición social carezca de un perfil étnico y social preciso. El grueso de los militantes de ambas organizaciones pertenecieron a un sector social compuesto mayoritariamente por jóvenes mestizos, provincianos y con altos niveles educativos, recientemente descampesinizados y desindianizados.101 Se trata de jóvenes que ya no pertenecían más al mundo campesino e indígena de sus padres, pero que tampoco habían logrado insertarse plenamente en los ámbitos modernos de la sociedad urbana.

Sin embargo, esta afirmación final no tiene un sustento cuantitativo: variables que indiquen el orígen social y étnico de los presos por terrorismo, su “descampesinización” y su “desindianización”, o su inserción “en los ámbitos modernos de la sociedad urbana”. Esta afirmación se basa en el siguiente pie de página:

7 Resultan representantivos de esta corriente los siguientes trabajos: Favre (1984, 1989); Manrique (1985, 1986, 1989a y b, 1995, 1996); Stern (1999); Degregori (1985, 1989 y 1991); Degregori, Coronel y Del Pino (1996).

No es una afirmación basada en los números disponibles, aunque tal vez sí en algunos testimonios y fundamentalmente en la bibliografía aportada por Degregori, Favre, Stern y Manrique. Se aprecia que en el discurso de la CVR hay una diferencia entre los énfasis y enunciados que hace en base a los datos, distancia entre subversivos y campesinos, y los que hace en base a algunos testimonios recolectados y la bibliografía previa, cercanía entre subversivos y campesinos.

2. Los datos incompletos
La CVR publicó con su informe final, aunque no la puso en línea inmediatamennte, una base de datos en que se puede calcular la composición idiomática de víctimas mortales. También publicó un compendio estadístico, aquí, en el que se reportan cuadros y gráficos con la composición idiomática de las víctimas. En este segundo material se incluyeron más observaciones que las que se reportó en el primero.

Los dos cuadros resultantes pueden verse a continuación:

CVRdatosquechua

En el primer cuadro se ven 7423 quechuahablantes de 16383, es decir, un 45.31% de las víctimas son quechuahablantes. Hay 6036 víctimas mortales, el 36.84% de la muestra, para las cuales no se sabe qué idioma materno tenían. Si se las excluye del cálculo porcentual, tenemos que un 71.74% de las víctimas era quechuahablante. Sin embargo, atribuir a la población total de víctimas este porcentaje implica haber hecho un supuesto, y es que el 36.84% para el cual no hay información también contiene un 71.74% de víctimas quechuahablantes. Pero ¿qué pasa si el 36.84% para el cual no hay información no tiene esta misma composición? Es decir, ¿qué pasa si hay un sesgo muestral? El equipo estadístico de la CVR no ha sido precisamente cuidadoso en advertir al público sobre este asunto.

Lo mismo ocurre con el segundo cuadro en que se documentan 11376 víctimas quechuahablantes de 22507 víctimas totales, es decir, 50.54%. Hay 7330, un 32.57%, de víctimas para las que ignoramos su lengua materna. Excluyendo a éstas, resulta que un 74.96% de las víctimas son quechuahablantes, pero esta inferencia para todas las víctimas pasa por que no haya sesgo de selección en la muestra. Hacer esta inferencia hubiera requerido un análisis aparte, en que la CVR hubiera explicitado sus supuestos y cómo trató de evitar incurrir en un sesgo muestral.

Por ejemplo, bajo el supuesto de estar ante una muestra aleatoria por idioma, si se atribuye el porcentaje de casi 75% a las casi 22500 víctimas documentadas, ya estamos haciendo una estimación, y tenemos unas 16900 víctimas quechuahablantes.

3. El supuesto sesgo anti-quechuahablante
Como hemos visto, la CVR hizo una comparación cuantitativa, de la proporción total de quechuahablantes muertos documentados con la proporción total de quechuahablantes en el país en 1993. Esta comparación es imprecisa e invita a una conclusión errónea, cual es la de una guerra de un Perú castellano hablante a un Perú quechuahablante. Esta conclusión queda más clara cuando se complementa esta figura con la composición idiomática de los presos subversivos (no así con la composición idiomática de las fuerzas del orden).

Una comparación mas precisa es analizar la composición idiomática de las víctimas y de la población, no a nivel nacional, sino a nivel de, digamos provincias, que más sufrieron la guerra. Veamos:

PQuechuah

Se aprecia una composición idiomática muy similar, particularmente si se hace la comparación no con el censo de 1993, en que la población ya experimenta los estragos de la guerra, sino el del 1981. En la guerra mueren muchos quechuahablantes, porque ésta se lleva a cabo en zonas de gran densidad de población quechuahablante.

4. El sesgo de selección de sacar conclusiones en base a los senderistas encarcelados
Hacer inferencias sobre las características de los subversivos en base a los subversivos presos tiene el problema de tener un posible sesgo de selección. Los subversivos presos no son necesariamente una muestra aleatoria de todos los subversivos que operaron en el país. Muchos de los subversivos, presumiblemente la mayoría de ellos, fueron muertos en combates o en ejecuciones extrajudiciales o sobrevivientes, como el quechuahablante “Alipio”, aquí, o los hermanos Quispe Palomino. Y quienes murieron no necesariamente tienen las mismas características de los que están presos, en particular en cuando a etnicidad y lengua materna. Es muy probable que los subversivos muertos tengan características más parecidas a las de las víctimas reportadas por la CVR, es decir, que haya un mayor porcentaje de quechuahablantes en sus filas que entre los presos. Sin embargo, algo así no pasa de ser una conjetura. Tan conjetura como el supuesto no fundado en la evidencia de la CVR, que los subversivos presos son similares los subversivos muertos o sobrevivientes no presos, un supuesto que no es hecho explícito y advertido a los lectores.

En tal sentido, el siguiente gráfico ilustra lo que puede estar pasando con la inferencia hecha por la CVR:

QuechuaSenderistaspresos

El subconjunto de senderistas presos entrevistados por la CVR puede contener un menor porcentaje de quechuahablantes que el conjunto de senderistas.

5. El error de aplicar porcentajes de quechuahablantes a las extrapolaciones
Se ha tomado la cifra de un 75% de quechuahablantes como un dato duro, tan es así que se ha hecho ejercicios numéricos de aplicarlos a las 69,284 víctimas extrapoladas por la CVR: 75% x 69,284 = unos 50 mil quechuahablantes muertos. Se trata de una aplicación temeraria de la estadística, no sólo porque se trata de una cifra de víctimas mortales sobreestimada, sino porque no proviene de una estimación específica del número de quechuahablantes. No se puede simplemente multiplicar una cifra por la otra, pues los datos de diversas fuentes utilizadas por la CVR para su estimación no contienen la variable idioma, como ya hemos visto.

6. En conclusión, ¿qué nos enseñan los números?
Los números de la CVR tienen que ser tomados con pinzas, pues para muchas observaciones diversas variables importantes no están disponibles. Atribuir las características del subconjunto de la muestra en que hay información sobre idioma materno al otro subconjunto, para el cual falta esta variable, es un supuesto muy fuerte que compromete la validez de la inferencia para toda la población investigada.

En la guerra insurgente-contrainsurgente murió un alto porcentaje de quechuahablantes porque esta guerra se desarrolló principalmente en zonas quechuahablantes. Los datos muestran una composición idiomática de las víctimas muy cercana a la composición idiomática de las poblaciones donde estas víctimas murieron, si bien la composición total de las víctimas es muy diferente a la composición total del pais en cuanto a idioma materno. Esta evidencia es consistente con que se trató de una guerra insurgente-contrainsurgente campesina y de quechuahablantes, pero no de forma conclusiva. Hacen falta más datos.

Los datos de subversivos presos no corresponden a una muestra aleatoria del conjunto de subversivos y por lo tanto tendrían sesgo de selección. No es posible inferir las características del total de subversivos en base a la particular muestra disponible por la CVR. Sin embargo, los testimonios existentes más parecen indicar una mayor similitud en idioma materno entre los subversivos y la población campesina del teatro de operaciones de la guerra.

7. Un discurso alternativo
Alberto Flores Galindo en “Buscando un Inca” (El Comercio, Biblioteca Imprescindibles Peruanos, 2010) tiene una visión completamente diferente al discurso de la CVR, institución definitivamente influída por el pensamiento de Carlos Iván Degregori:1

“A diferencia de las guerrillas de 1965, en 1980 los combatientes no eran extraños al mundo rural porque hablaban quechua, habían nacido allí, tenían parientes en los pueblos, y por eso consiguieron levar a muchos campesinos”. p. 268

En el discurso floresgalindista no existe la ajenidad entre senderistas y campesinos: son la misma gente. No son mestizos “descampesinizados” o “desindianizados” que ven al campesino quechuahablante como un otro abusable, como afirma el discurso degregorista. En el discurso floresgalindista el acceso a la educación y la militancia subversiva no quita la procedencia campesina y quechuahablante, muy al estilo del “Rendón Willka” arguediano.

Y más aún, según Flores Galindo, con Sendero Luminoso “el marxismo se expresa en quechua como en los tiempos de Blanco y el sindicalismo agrario”, es decir, hay una cierta continuidad social y étnica entre la insurgencia senderista de los ochentas y la insurgencia de los años sesenta, como un cambio sustancial por su expansión por todo el país:

“Enfrentado a uno de los gobiernos más corruptos de nuestra historia republicana, con un aprismo que no superaba sus crisis y colocando en jaque a la izquierda, en 1982 Sendero Luminoso se encontraba en su mejor momento. El marxismo se expresa en quechua, como en loa tiempos de Blanco y el sindicalismo agrario, pero ahora se trataba de un movimiento guerrillero y, además, no confinado a un valle sino propalado por todo un país inmerso en una devastadora crisis económica”. p. 270

Flores Galindo usa palabras como “combatientes”, “movimiento guerrillero”, sin embargo, no condona la violencia senderista.

“La réplica de los ‘terrucos’ no se dirige, al parecer, contra las fuerzas armadas, parapetadas por lo general en sus guarniciones, sino contra aquellos que forzada o voluntariamente son colocados en la primera línea de fuego, y de esta manera la guerra de Sendero contra el Estado se convierte en una atroz guerra civil, en la que ae enfrentan unas comunidades contra otras”. p. 283

Y en “La guerra silenciosa” (en “Violencia y Campesinado”, aquí) es aún más contundente:

Sendero Luminoso es una organización guerrillera, que ha conseguido movilizar a contingentes campesinos y conformar milicias, pero que tambien emplea – a veces indiscriminadamente- el terror como instrumento político. Mencionamos líneas atras las ejecuciones de autoridades o los atentados contra locales partidarios. Estos atentados han proseguido sin que sus actores mediten siquiera en el costo de vidas no combatientes que implican. Entre las victirnas también han estado campesinos y anónimos militantes de izquierda. El terror es una forma descarnada de autoritarismo. Sustituir el convencirniento por el miedo, la voluntad de las masas por la imposicion vertical. La amenaza dictatorial no viene entonces solamente desde arriba, desde el Estado y sus fuerzas represivas; emerge paralelamente desde las bases de la sociedad. También en este terreno hace falta conjurar el peligro.

El punto de vista de Alberto Flores Galindo ha sido algo olvidado en el Perú. Sin embargo, recientemente, ver aquí, la historiadora Cecilia Méndez, evidentemente más en línea con Flores, caracterizó a la guerra de 1980-2000 no de “conflicto armado interno” ni de “terrorismo”, sino de “guerra civil”, evocadora del proceso de guerras civiles y campesinas (y quechuahablantes) posteriores a la independencia del Perú.

Como comentario final, notemos que los números disponibles no dan para dirimir entre las tesis existentes. La CVR, en línea con el pensamiento de Degregori, comisionado y principal ideólogo de la misma, resaltó que había una gran disparidad étnica entre senderistas y campesinos (idea consistente con su tesis planteada en los ochentas de un Sendero Luminoso totalmente ajeno a la cultura andina). Sin embargo, como hemos visto, no hay un claro respaldo cuantitativo a tal afirmación. La hipótesis alternativa, más cercana a la forma de pensar de Flores Galindo, reconoce una gran cercanía social, étnica e idiomática entre senderistas y campesinos (idea consistente con su tesis de Sendero Luminoso cercano, aunque no equiparable, al mesianismo andino). Esperemos que las futuras investigaciones aporten en dilucidar la validez de las hipótesis todavía en competencia.

P.S. El quechua en la CVR
La CVR fue una organización estatal dirigida por comisionados predominantemente blancos no quechuahablantes afincados en Lima,

Comisionadosquechua

que en sus respectivas posiciones (dirigentes de partidos políticos, autoridades universitarias, militares o religiosas) fueron parte de la guerra. La CVR claro que habla a favor del quechuahablante, pero con ajenidad, a la manera en que Bartolomé De las Casas defendía a los “indios”, no como parte de un ñoqanchis nacional. Adviértase el “como peruana me enseñaron castellano” y el “respeto sobre otras culturas” en la respuesta dada a la siguiente pregunta:

En la CVR hubo personal quechuahablante, que fueron principalmente recolectores o transcriptores de datos que entrevistaron a familiares de las víctimas o traductores en las audiencias públicas, no los cuadros directivos de esta organización. Los cuadros medios fueron, al parecer, principalmente egresados o estudiantes de la Universidad Católica, universidad privada limeña, que tuvo al presidente de la CVR como rector.

**********************************

qatarisun

En 1984 Sendero Luminoso produjo y distribuyó unos 100 mil afiches-volantes impresos en tinta roja, con esta imagen con las palabras en quechua “¡¡Levantémonos todos!!”. Sendero Luminoso habló en quechua en su llamado a la insurgencia del campesinado. Según el historiador Alberto Flores Galindo “el marxismo se expresa en quechua como en los tiempos de Blanco y el sindicalismo agrario”.
Imagen tomada de aquí.

“Base de apoyo” senderista en la sierra peruana. ¿Quechuahablantes? ¿Están ahí contra su voluntad?
Imagen tomada de aquí.



Jóvenes campesinos senderistas, ¿quechuahablantes?
¿Dónde están ahora? ¿En las cárceles? ¿Fuera del país? ¿Forman parte de las estadísticas de muertos y desaparecidos? ¿Están en las extrapolaciones de la CVR? ¿Operan en el VRAEM? ¿A alguien le importa?
Imagen del 10 de octubre de 1984, tomada de aquí.

Ambas imágenes aparecieron antes en el presente espacio, en el post Waqanapaq.

Edith lagos set 10. 82

Plaza de Armas de Huamanga. Masivo entierro de la poeta senderista Edith Lagos, septiembre de 1982. Desde entonces su tumba ha sido dinamitada al menos tres veces por grupos paramilitares, aquí. Pero igual su tumba siempre tiene flores, aquí. Posiblemente, ella pertenezca al grupo de mestizos provincianos no quechuahablantes predominante entre los senderistas, según asegura el grupo de blancos limeños no quechuahablantes que dirigió la CVR.

  1. Ver La polémica Flores-Degregori (libios contra zorros) []
3 Comentarios

Por - Publicado el 11-09-2013

A 40 años del sacrificio de Salvador Allende,
quien tanto nos ha enseñado.

En el capitalismo puede haber competencia electoral. Hay alternancia en el gobierno, pero ésta es para quienes están dentro del sistema. Las opciones anti-sistema, en este caso anti-capitalistas, pueden competir por el gobierno. Lo que no pueden es ganarlo.1

¿Por qué el socialismo en vez de recurrir a un partido único y reprimir a sus opositores no hace algo parecido? Que los opositores tengan libertad, que compitan, pero que no socaven los fundamentos del sistema, protegidos por una constitución que dé estabilidad económica, social y política. ¿Por qué recurrir a arcaicos y vejatorios mecanismos de represión, incompatibles con el ideario emancipatorio y humanista del socialismo?2 Aquí residiría una de las principales diferencias entre el “socialismo real” o del siglo XX, y el neosocialismo o el “socialismo del siglo XXI”.

1. Del neoliberalismo al neosocialismo
Fue la chileno-cubana Martha Harnecker quien en diversos ensayos propuso la idea que los diversos gobiernos izquierdistas latinoamericanos representaban el “socialismo del siglo XXI”, ver aquí y aquí.3 Y más aún, que este tipo de régimen era el resultado del fracaso del neoliberalismo en la región. Efectivamente, en Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros países, los regímenes izquierdistas fueron el resultado de una movilización popular y electoral contra el desprestigiado neoliberalismo.

Y es claro que no se trata de opciones políticas que se contentan con gobernar temporalmente administrando el sistema, sino que buscan transformarlo. En tal sentido, son regímenes que continúan, más que las vías guerrilleras de Cuba o Nicaragua, los intentos izquierdistas pacíficos y electorales de Jacobo Arbenz en Guatemala y Salvador Allende en Chile: llegan al gobierno mediante elecciones y desde el gobierno hacen reformas que desempoderan, si existe la palabra, a la oligarquía y a la embajada de los EEUU, que gobiernan de facto, no importa qué gobernante de turno alterne en la casa presidencial. Son un reintento de “la vía chilena al socialismo” en condiciones históricas favorables a un cambio de régimen. El gran descontento con el neoliberalismo, producto de la catástrofe económica y social que trajo, creó una situación en que los de arriba ya no podían y los de abajo ya no querían. Así como años antes, con la caída del muro de Berlín, parecía que no había alternativa al neoliberalismo, esta vez en diversos países parecía que no había alternativa a opciones neosocialistas. Además, la concentración de los Estados Unidos en otras regiones del mundo daba margen para cambios en América Latina (aunque los Estados Unidos han intentado tumbarse a estos gobiernos a través de intervenciones asolapadas, en Venezuela, Bolivia y Ecuador, notablemente).

2. De Castañeda a Harnecker
El mexicano Jorge Castañeda en 2006, aquí, hizo la división entre dos izquierdas, una “buena” y pro-sistema, la pro-empresarial chilena, brasileña y uruguaya, y otra “mala” y anti-sistema, la populista venezolana, boliviana, ecuatoriana y argentina. Castañeda es un enterado investigador sobre las izquierdas latinoamericanas, como que alguna vez estuvo muy vinculado con ellas, pero luego al parecer se distanció de las mismas pero siempre teniéndolas como audiencia, predicándoles la necesidad de su asimilación al sistema, al estilo de la Concertación chilena, ver aquí.

Su libro “Utopía desarmada” es un manifiesto para que las izquierdas, en los ochentas muy influídas por la revolución nicaragüense y centroamericana en general, en los noventas dejen la idea de un cambio no sólo violento, sino de sistema y más bien se “modernicen” y representen el “ala izquierda” en la alternancia sistémica. Un socialismo que busque referesco en el neoliberalismo (una fórmula evocativa del programa de los mencheviques rusos). Y efectivamente, algunas izquierdas han seguido por ese camino.

Si la izquierda “buena” buscaba acercar al socialismo con el neoliberalismo, la izquierda “mala” iba por el camino contrario: se reafirmaba en el socialismo en rechazo al neoliberalismo.

Martha Harnecker fue una manualista marxista en los años setenta. De alguna manera su vida, vinculada a Chile y a Cuba, es una síntesis entre la experiencia socialista chilena de Allende y la revolución cubana de Castro (como que estuvo casada con el “ministro de la revolución” latinoamericana Manuel Piñeiro). Su elaboración teórica sobre el neosocialismo fue posterior al surgimiento del chavismo y al parecer tuvo un distanciamiento con ese régimen, pero sus reflexiones no dejan de ser pertinentes. Los neoliberales años noventa y el comienzo de los años cero acaban estrepitosamente en la mayoría de países latinoamericanos con la necesidad de algo más que simples cambios de administradores neoliberales (y en ese contexto el Perú es una notable excepción). Sin que pasen siquiera dos décadas desde la caída del Muro de Berlín, surgía así la “izquierda mala”, la que insistía en querer un cambio de sistema, ya no mediante “la violencia revolucionaria”, sino mediante los mecanismos del propio sistema. Si en los años 50 la revolución cubana rompía con los cubileteos políticos pactistas de las izquierdas previas, en esta década, las izquierdas neosocialistas centradas en movimientos sociales y en cuestionamientos directos al poder oligárquico y sus políticas rompía con las políticas violentistas o resignadas de las fatigadas izquierdas anteriores. Común denominador entre estas dos rupturas: la voluntad de poder y de cambio de sistema. El contexto había cambiado de tal manera que el abandono de la idea de una toma del poder por las armas no le quitaba el carácter revolucionario a esta izquierda o la volvía reformista, como había ocurrido décadas atrás.

3. Del socialismo real al neo-socialismo
Uno de los grandes problemas del socialismo real es la falta de libertad y la represión a quien no piense igual. Los grupos opositores están prohibidos, los centros de detención, tipo Gulag, están abarrotados de gente que no comparte la ideología del sistema. Por eso diversos sectores de izquierdas rechazaron al socialismo real, apostando a construir algo diferente de gobernar esos sectores. Esta posición izquierdista en buena cuenta es de principio, y surge de un aprendizaje en base al fracaso del socialismo anterior. En parte es un aprendizaje motivado porque gente de pensamiento socialista o izquierdista fue también reprimida por los socialismos reales.

El neosocialismo sería tolerante, permitiría la libertad de expresión y no reprimiría a la gente por pensar diferente. Por lo tanto no habría tampoco las masivas violaciones a los derechos humanos como las ocurridas en los socialismos reales. La tolerancia política y los derechos humanos serían rasgos fundamentales, que lo diferenciarían del socialismo anterior, en lo político y social. Pero claro, la teoría puede estar muy bien argumentada y bien escrita, pero la realidad puede ser muy diferente. Ocurrió antes y ocurre ahora. En la actualidad tendríamos también algo así como un “neosocialismo realmente existente”, hasta el momento mucho más tolerante que los regímenes del socialismo real.

4. Del poder del dinero al poder regulado
En el capitalismo la alternancia política no pone en cuestión al poder oligárquico porque éste siempre puede hacer valer su poder económico. Puede hacer lobby, financiar candidatos, jueces, alcaldes, etc, etc. La gente puede votar lo que quiera, pero finalmente la casa gana y se hace lo que ésta diga.

Hay dos políticas cruciales que pueden socavar este poder: que haya un límite para la acumulación de dinero y que haya un límite a que el poder económico se transforme en poder político. Ambas políticas requieren una activa intervención pública que compense el poder privado. Esta intervención formalmente la hace el estado, pero finalmente la realizan las mayorías sociales.

5. Del colectivismo oligárquico a la regulación democrática y al diseño de mecanismos
El socialismo real era totalitario no sólo en lo político, sino también en lo económico. Ese fue su gran talón de Aquiles. Un sistema económico en que se aniquilan los incentivos individuales no trae prosperidad. Pero por otro lado, un sistema económico basado en la pura individualidad, trae polarización y una gran desigualdad, y tampoco trae siempre prosperidad para todos. La idea de abolir totalmente la propiedad privada de los medios de producción no ha funcionado en la práctica. Pero esto no quiere decir los dueños puedan hacer lo que quieran. Tiene que haber una regulación democrática de la propiedad privada y un diseño de mecanismos institucionales compatibles con incentivos individuales que evite fracasos de mercado. Y esto tiene que hacerlo un estado que regule no para la minoría rica, sino para las grandes mayorías sociales.

Paradójicamente, en esta regulación es la propia experiencia de los países capitalistas más avanzados la que da el ejemplo. Y tiene sentido en la medida en que el capitalismo, contrariamente a lo que trasunta el discurso neoliberal, trae consigo una mayor concentración de la propiedad y con ella la necesidad de una mayor regulación. Y paradójicamente también, no parece ser la regulación un aspecto en que los países “chavistas” hayan demostrado mucho avance. Tal vez sea por la continua lucha por el poder con la oligarquía supérstite (un ambiente conflictivo no es el más propicio para la regulación), o tal vez sea que simplemente no son ideas que compartan esos regímenes. Sin embargo, no hay que ser muy zahorí para percatarse de la sensatez de un organización económica basada en la regulación y el diseño de mecanismos institucionales compatibles con incentivos individuales como parte de un programa neosocialista.

6. De la focalización a la universalidad social
Sin embargo, algo que sí hace el neosocialismo realmente existente, y en forma coincidente con el socialismo anterior, es otorgar educación, salud y condiciones de vida mínimas en forma universal, para toda la población, en forma garantizada. En Latinoamérica, parece ser que este es su rasgo distintivo que lo contrasta con la neoliberal y multilateral idea de gastos sociales focalizados. Las cifras macroeconómicas pueden acaso ser mejores para los países neoliberales o “del Pacífico”, pero las políticas sociales “chavistas” o “del Atlántico” son mucho más extensivas que las de los anteriores.

7. Inversión extractiva y el estado anti-imperialista de Haya de la Torre
Chevron en la Argentina, el Yasuni explotado en el Ecuador, el Tipnis en Bolivia: los países “chavistas” claro que reciben inversión extranjera; no la rechazan ni necesariamente la restringen por razones sociales o medioambientales. Acaso recurren a una mayor participación del estado en las decisiones de inversión y otorgan un rol más protagónico a sus empresas estatales extractivas.

En los años 20 y 30 Haya de la Torre planteó un estado anti-imperialista que reciba la inversión extranjera negociando con el imperialismo. En buena cuenta su idea venía de su familiaridad vivencial con lo que hacía entonces la Rusia Soviética de la NEP. Mariátegui llegó a Italia, pero no a Rusia (según él mismo, su mujer y su hijo se lo impidieron); por lo que no llegó a ver tal rasgo del socialismo realmente existente. Pues bien, una idea muy similar es la que se está aplicando en los neosocialismos de la región. Un capitalismo de estado en negociación con el capitalismo monopólico extractivo. En este punto, el neosocialismo realmente existente no se distancia mucho ni del socialismo anterior, ni del capitalismo. Comparte con ellos la lógica extractivista, y es uno de sus problemas a nivel social.

8. De combatir la opresión de clase a combatir todas las opresiones
Si hay algo que caracteriza a las izquierdas en la actualidad es su amplitud en la lucha contra la opresión de todo tipo. Ya no se piensa que basta con luchar contra la opresión de clase y que una vez resuelta ésta, las otras dimensiones opresivas de la humanidad se resuelvan por añadidura. La izquierda es por lo general la abanderada de la lucha contra la opresión de clase, de raza, étnica, de género, por orientación sexual, por discapacidad y de todo tipo en general.

Los neosocialismos realmente existentes tienen un desempeño muy desigual en estos temas. Por lo general, son muy sensibles a los temas de raza y étnicos, no tanto en género y orientación sexual. En Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua se han visto expresiones machistas y homofóbicas (estruendosamente aprovechadas y exageradas por las derechas de la región), (aunque las leyes promulgadas y los equipos de gobierno en esos países han tenido cierta influencia feminista). Sin embargo, la históricamente conservadora Argentina compatibilizó el populismo con una inusual apertura en temas sociales, notablemente la promulgación del matrimonio igualitario. En cualquier caso, esta sigue siendo una tarea pendiente.

9. Burocracias, tecnocracias y nomenklaturas
El neosocialismo realmente existente no está libre de los males del socialismo anterior, de ser finalmente una sociedad desigual en que una minoría privilegiada detente persistentemente el poder. En teoría, la posibilidad de alternancia dentro del sistema y la existencia de libertad y fiscalización democrática actuarían como antídoto frente a esos males. Sin embargo, como bien se sabe en el caso del capitalismo, el chocolateo social ocurre muy limitadamente. Es importante que exista mayor igualdad no sólo de ingresos, sino de capacidad de gobierno entre los integrantes de una sociedad. El principio democrático de división de poderes no sólo debe existir a nivel de instituciones, sino de personas y grupos sociales. Una sociedad en la cual un solo grupo particular es el único que tiene capacidad de gobierno es una sociedad anquilosada, que tendrá una alternancia limitada a algunos personajes. No es este un tema de fácil solución, pero cualquiera que esta sea tendrá que basarse en una fuerte formación y democratización del capital humano.

10. Identidad socialista
Concluyo el presente post con un paralelo final entre el neosocialismo y el neoliberalismo. Hemos visto que históricamente así como el neoliberalismo surgió como desafío al socialismo real, aquí, el neosocialismo surge como desafío al neoliberalismo. Y en forma similar, muy probablemente, así como a los neoliberales no les gusta el calificativo y prefieren autodenominarse “liberales”, a los neosocialistas tampoco les guste el suyo y prefieran autodenominarse “socialistas”. Ni modo.

________________

PS. ¿Y en el Perú?
A pesar de la fuerza histórica de las ideas socialistas en el Perú, con exponentes de la talla de Mariátegui, Arguedas y Flores Galindo, el poder del neoliberalismo no acaba de remitir. A partir del fujimorismo el Perú es el país modelo de alternancia neoliberal, con opciones electorales que se presentan como cuestionadoras del neoliberalismo, pero que perpetúan este régimen una vez llegando al poder. Con ello se sigue embalsando descontento social y consenso intelectual que buscan convertirse en acción política. Estamos ante un “neoliberalismo fatigado” como señalé anteriormente, aquí,

Desde luego que tiene recursos, pero no tiene ideas. Todavía vence, pero ya no convence. Propagandiza y difunde, y tiene muy bien aceitados pero desgastados voceros, pero todos dicen más de lo mismo y la gente no les cree. El agua popular no se mezcla con el aceite oligárquico.

Su caída en el Perú es cuestión de tiempo. A seguirle dando duro.

  1. Habrá un sistema de exclusión electoral como en diversos países, notablemente Alemania, o persecución y encarcelamiento de personas, como en los Estados Unidos del macartismo, o, finalmente, golpes de estado, como notablemente en España en los 30s, en Guatemala y en Irán en los 50s, o en Chile en los 70s. []
  2. Alguna vez un dirigente socialista español, Fernando de los Ríos, en una entrevista le preguntó a Lenin sobre la libertad en el socialismo recibiendo la respuesta “Libertad, ¿para qué?”. En la actualidad se podría voltear esta lógica y preguntarse: “Represión, ¿para qué?”. []
  3. La frase, sin embargo, fue acuñada antes por el alemán Heinz Dieterich Steffan en 1996, es decir, antes del gobierno de Chávez, al cual posterioremente asesoró. []
No hay comentarios

Por - Publicado el 02-09-2013

En posts anteriores he comentado sobre cómo los documentos internos de la CVR revelan la forma en que la CVR fue definiendo el procesamiento de los datos recogidos. Estos informes demuestran que la CVR muy tempranamente, cuando no había ni comenzado con el trabajo de extrapolación de cifras, definió el discurso que adoptaría finalmente y adelantaría resultados que no estaban listos aún. En particular, la idea de Sendero Luminoso como el principal victimario habría surgido en octubre de 2002 a partir de un informe confidencial, basado en datos exclusivamente recogidos por la CVR, sin incluir datos de la Defensoría del Pueblo ni de las ONGs de derechos humanos. Igualmente, estos documentos revelan que el equipo estadístico de esta comisión era muy conciente que el método de “sistemas múltiples” o de “captura-recaptura” era inaplicable para las víctimas de Sendero Luminoso y “otros” perpetradores. La razón era que en la mayoría de estratos geográficos del país la CVR era la única fuente de información, mientras que el método estadístico requiere de información traslapada entre diferentes fuentes. De ahí que se proponía hacer “simulaciones en base a escenarios hipotéticos”. Sin embargo, igual forzaron la aplicación de un método que era inaplicable.

Documento 1. Octubre de 2002.
Informe Confidencial al Taller de Comisionados. Octubre de 2002

Este documento muestra que el equipo técnico no sabía cómo usar la información de otras fuentes que no fueran la CVR. Demuestra también que no estaban al tanto del procedimiento estadístico de captura-recaptura posteriormente introducido por Patrick Ball, método que precisamente necesita usar diversas fuentes de información. Entonces la CVR iba por el camino contrario, de pretender declarar los datos de la CVR como “el referente OFICIAL del Estado; de lo contrario se le restaría peso y credibilidad al informe y sus recomendaciones”.

Oct2002a

Entonces, cuando sólo se contaba con unos 3200 casos en la base de datos (finalmente se documentarían unos 25000 casos), el equipo técnico adelant’o algunas hipótesis que, acabarían siendo anunciadas como resultados probables por algunos comisionados, ver aquí, y que sería lo central del mensaje de la CVR: Sendero Luminoso como principal victimario.

Oct2002b

Otro detalle interesante es la clasificación de victimarios: Estado, SL, MRTA, no determinado, paramilitares y rondas. Finalmente la CVR incluiría a “paramilitares” y “rondas” como parte del estado, Sendero seguiría solo y se crearía la categoría “Otros perpetradores” donde se incluiría al MRTA con los “no determinados”. El problema es que con esa clasificación en las extrapolaciones se incurriría en un doble conteo pues los “no derminados” bien podrían ser del Estado, Sendero, “paramilitares” o “rondas”. No son “otros perpetradores”.

Oct2002c

Documento 2. Abril de 2003.
Informe Trimestral. Area de Sistemas. Abril de 2003

Este documento sugiere que no estaba nada claro que la base de datos que la CVR estaba aún construyendo se ajustara a los supuestos requeridos para que el método de extrapolación de captura-recaptura fuera aplicable.

Abr2003

Documento 3. Mayo de 2003.
Plan de Procesamiento. Mayo de 2003

Este documento sugiere que la CVR iba a aplicar DOS métodos de estimación: para el estado, el método de captura-recaptura, o estimación de sistemas múltiples, y para Sendero, simulaciones en base a “escenarios hipotéticos”. La razón por la cual para Sendero se aplicaba un método diferente que para el estado es que no existen otras fuentes aparte de la CVR que documenten las muertes causadas por Sendero y por lo tando el método de captura-recaptura era inaplicable. La CVR lo sabía muy bien.

Como se sabe, finalmente el equipo dirigido por Patrick Ball acabó aplicando UN método, el de captura-recaptura, y también para las muertes de Sendero.

May2003a
May2003b

Tenemos entonces una mala apicación de la estadística a las muertes ocurridas en el Perú por la guerra insurgente-contrainsurgente, ver Las sobreestimaciones de la CVR, hechas a sabiendas de que el método usado no era aplicable sino a una parte de las muertes, con cifras anunciadas antes de terminar la construcción de la base de datos y comenzar el trabajo de análisis estadístico, ver La CVR: crónica de una cifra anunciada y La CVR: crónica de una cifra anunciada 2, evaluadas por un evaluador prestigioso, pero contratado como consultor por quien hizo la estimación, un conflicto de intereses, ver CVR: el consultor-evaluador.

Un comentario

Por - Publicado el 28-08-2013

Es claro que los exfuncionarios de la CVR no van a intentar una defensa estadística de sus sobreestimadas extrapolaciones. Su discurso más bien apunta a evitar hablar de las cifras calculadas por las CVR o tocar el tema de manera tangencial. Y si hay que decir algo, se advierte que el discurso ahora va por decir que “los números cambian con el tiempo” y que sus extrapolaciones quedan corroboradas por el Registro Único de Víctimas, a pesar de la diferente composición de este regirstro, pues incluye víctimas mortales y no mortales, pero excluye víctimas catalogadas como terroristas. Con ello más bien, sugieren, la CVR se habría quedado corta en sus extrapolaciones.

En un reciente evento sobre la CVR, ver aquí, quedan muy bien expresados estos criterios.

1. “Método científico defendible”
El ex director del ICTJ Juan Méndez, ver aquí, se refirió al “método científico defendible” que usó la CVR para extrapolar el número total de víctimas. A diez años, la palabra “defendible” no puede revelar una actitud más defensiva de parte de los auspiciadores de la CVR. Ya no se habla de “método impecable”, como se escuchó a los pocos días de publicadas las cifras.

2. “Los números cambian con el tiempo”
El historiador peruanista Steve Stern a continuación, aquí, señaló que lo que se necesita saber cambia con el tiempo, citando los casos de Chile y la Argentina. En esos casos se necesita saber la masividad de las muertes, pero posteriormente se necesita “saber más”, y ahí vienen las extrapolaciones que comenzó a realizar Patrick Ball la CVR de Guatemala. Las extrapolaciones en las CVR, todas realizadas por el mismo equipo de Patrick Ball, serían según él un avance en la historia de las CVR.

Pero Stern va más allá y señala que “los números también cambian con el tiempo”, cosa que según él ocurrió en la Argentina y Chile1 sugiriendo así que las cifras de 69mil víctimas en el Perú fueran a ser corroboradas con el tiempo, cosa que no ha ocurrido en estos diez años

Stern comparte la narrativa de la CVR para sustentar sus inverosímiles extrapolaciones: los 45mil peruanos “no documentados”, extrapolados, sin cuerpos, familiares o testigos, serían peruanos excluídos, discriminados, habitantes de zonas rurales, desapercibidos por el estado y el Perú oficial. Incluso se recurre a conceptos de José María Arguedas como el “ninguneo” para justificar esta idea. A lo que se tiene que llegar por una mala aplicación de la estadística..

Si algo ha cambiado con el tiempo es que las extrapolaciones de la CVR se han caído. Por un lado, no se ha encontrado ninguna evidencia verosímil que las corrobore y, por el otro, se ha podido documentar claramente dónde está el error de aplicación estadística cometido por Patrick Ball y su equipo y, más aún, cómo los comisionados repetidamente adelantaron la cifra antes de comenzado el trabajo estadístico, cómo internamente de la CVR se sabía que el método traído por Ball era inaplicable a la totalidad de víctimas en el Perú

3. “No sabemos si no están de acuerdo porque se estimó poco o porque se estimo mucho”
Al respecto el sociólogo David Sulmont, co-autor de Ball en las extrapolaciones de la CVR, señala, aquí:

“Por lo general, salvo en el caso de las cifras, la gente está de acuerdo con las conclusiones de la CVR. Donde hay menores niveles de acuerdo es acerca de la estimación de las cifras, pero no se pregunto si pensaban que era más o menos. O sea que no sabemos si no están de acuerdo porque se estimó poco o porque se estimo mucho. En todo caso si es uno de los temas que ha causado más controversia en estos diez años”.

Qué manera de evitar discutir el rechazo de la opinión pública a las cifras. Sulmont podría haber reflexionado sobre este rechazo o decir algo así como “hay que explicar más las cifras a la opinión pública”. Nada de eso. Si el mensaje de la gente es muy claro en contra de las cifras de la CVR, Sulmont la baraja abriendo la muy remota posibilidad que la gente crea que la CVR “estimó poco”. Ni Apoyo.

Las encuestas sobre las cifras fueron hechas en 2007 por la Universidad Católica donde trabaja Sulmont. Él hubiera podido incluir la pregunta que dice que falta sobre si se estimó mucho o poco, si creía que era tan importante.

Todo indica pues que los ex-CVR insisten en la defensa a rajatabla de su principal pasivo. No hay autocrítica, más bien hay un manejo táctico del asunto.

4. Validando las extrapolaciones: fosas y RUV
Se ha recurrido a descubrimientos de fosas comunes o listas del registro único de víctimas para justificar las extrapolaciones, pero no ha funcionado. Lo que se viene descubriendo no cuadra con las extrapolaciones que hicieron.

Hace algunos años Salomón Lerner deslizó que el descubrimiento de fosas era la prueba que la CVR no exageró.

Lerner Febres: condena a Fujimori y fosas comunes reafirman a CVR
(…)
Manifestó que el reciente hallazgo de fosas en Virú, La Libertad, con los restos de los campesinos secuestrados y asesinados del Santa (Ancash), y la sentencia contra Fujimori, son la prueba de que no se exageró en el informe de la CVR.

Igualmente cuando se anunciaron las fosas de Putis se sugierió que éstas confirmarían que la extrapolación de la CVR era correcta:

PUTIS: LOS MUERTOS QUE FALTABAN

Las fosas que se vendrían descubriendo contendrían a “los muertos que faltaban, es decir, a las víctimas extrapoladas por la CVR. Se trataría de una evidencia corroboradora del supuesto acertado trabajo estadístico de la CVR.

Sin embargo, como señalo en este post ¿Confirma Putis las extrapolaciones de la CVR?, resulta que en los descubrimientos de fosas los victimarios son principalmente los agentes del estado, mientras que la CVR es muy clara en señalar que los victimarios son principalmente los senderistas. No cuadra. Estamos ante una apariencia de prueba; no cuesta mucho percatarse que no hay corroboración alguna.

5. Las cifras del RUV “superan largamente” a las cifras de la CVR
Según el RUV (no RUC), Registro Único de Víctimas, dirigido por la ex-comisionada CVR Sofía Macher, serían 182 mil víctimas, lo cual “supera largamente” las extrapoladas 70 mil de la CVR.

Se han registrado 182.350 víctimas de violencia política

“Huellas. Cifra supera la consignada en el Informe Final de la CVR. Defensoría encuentra defectos en las reparaciones.

El Registro Único de Víctimas (RUC) posee hasta el 2013 un universo de 182.350 víctimas individuales acreditadas, cifra que supera largamente las que emitiera hace 10 años el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que en el 2003 estimó una cifra cercana a las 70 mil víctimas.”

Lo que no se precisa es que, a diferencia de las extrapolaciones de la CVR, que incluye sólo , el RUV incluiría a TODAS las víctimas, incluyendo las NO MORTALES.

Más abajo, en la “letra pequeña” recién se aclara que se trata de unas 106mil víctimas directas, el resto son familiares, por lo tanto, no son cifras comparables a las extrapolaciones de la CVR hechas por Ball y coautores hace diez años.

“Cabe mencionar que de ese número de personas, el 59% (106.919) son víctimas directamente afectadas por la violencia interna, mientras el otro 41% (75.431) son familiares de las propias víctimas directas.”

Y de las 106mil queda claro que se trata de víctimas no necesariamente mortales ni necesariamente desaparecidas. En cambio las víctimas extrapoladas por la CVR son solamente muertes y despariciones. Igual se sice que aquellas “superan largamente” a éstas.

“Y de este universo, 103.115 son víctimas civiles, mientras el resto se divide entre efectivos policiales, miembros de las Fuerzas Armadas e integrantes de los Comités de Autodefensa.
Las modalidades de afectación van desde violaciones sexuales, desplazamientos, secuestros y reclutamiento forzoso entre otros.”

Si fuera cierto que la cifra de 106mil víctimas cuadrara con las extrapolaciones de la CVR, en la guerra insurgente-contrainsurgente habría habido al menos 70mil víctimas mortales y no más de 36mil víctimas NO MORTALES, lo cual es inverosímil.

El número de muertes rara vez supera al número de heridos o victimados en una guerra.

Así, pues, se insiste en dar gato por liebre y validar las sobreestimaciones de la CVR. Definitivamente los números no son lo fuerte de los comisionados y funcionarios de la CVR. Los manejan con una gran ligereza e irresponsabilidad, subestimando la inteligencia del gran público.

  1. Ni en Chile ni en la Argentina se hacen extrapolaciones estadísticas. El aumento de las cifras de víctimas ocurrido con el tiempo se basa en la mayor disponibilidad de evidencias, no en extrapolaciones. []
No hay comentarios

Por - Publicado el 18-08-2013

En el post Documentos internos de la CVR: números vs. personas exponía en base a documentos internos de la CVR cómo sus directivos optan por priorizar las extrapolaciones hechas por consultores internacionales por encima de los testimonios recolectados. El discurso de la CVR, tal como fue anunciado al público hace diez años, claramente se centró en lo cuantitativo por sobre lo cualitativo: quién mató más. La conclusión basada en extrapolaciones que Sendero mató más que el estado, fue blandida como defensa de parte de los comisionados ante los cuestionamientos del estamento militar y diversos políticos derechistas descontentos con que se señalen las violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas del orden. Como vimos en el post mencionado, ese mensaje central de la CVR fue pre-existente a que los consultores hicieran sus cálculos, y más aún, a que los datos ni siquiera acabaran, sino comenzaran a ser recolectados. Y peor aún, a sabiendas que el método de extrapolación de captura-recaptura era inaplicable para las víctimas se Sendero Luminoso y de “otros perpetradores”, como consta en un informe interno, los consultores igual lo aplicaron, recurriendo a un truco, cual fue practicar una estimación residual.

En el presente post trataré otro aspecto del trabajo de procesamiento de información por parte de la CVR cual es la llamada “calificación” de la información. La CVR no trabajó con datos reportados por los testigos tal como fueron expresados, sino que hizo un trabajo de “calificación” de esta información, para lo cual estableció diversos criterios. La CVR tenía como mandato “encontrar la verdad”, para lo cual entendió que su misión era investigar más allá de lo que los testigos podrían declarar. Podría ser que un testigo declarara que el perpetrador de la muerte de su familiar es X, pero que la CVR investigara y concluyera que el perpetrador no era X, sino Y. O que el testigo declarara no saber cuál fue el perpetrador, podría ser X ó Y, pero que la CVR determinara que el perpetrador era Y. En tal sentido la información que entró a la base de datos de la CVR no es información directa, primaria, tal como fue comunicada por los testigos, sino complementada y procesada por los funcionarios de la CVR, en base a sus propias investigaciones y conjeturas. Hubiera sido interesante que la CVR proporcionara información sobre cuál es el efecto de tal calificación en las figuras que surgen de los datos, es decir, reportar en la base de datos que el testigo dijo X, pero la CVR puso Y. El desconocimiento o las sospechas de los testigos también son informativas sobre las responsabilidades, y la magnitud del cambio de responsabilidades hecho por la CVR es también informativo sobre su “valor agregado” informativo.

Esta calificación ocurre incluso en casos de perfil muy alto, algunos de ellos presentados en las Audiencias Públicas de la CVR, donde se advierten las discrepancias entre los reportes de los testigos y la asignación de responsabilidades por parte de la CVR (En el post Los números de las audiencias públicas de la CVR vimos la gran discrepancia entre la composición de responsabilidades en las audiencias públicas y la composición de responsabilidades en las extrapolaciones de la CVR). A continuación presentaré un par de ejemplos ilustrativos sobre este asunto.

1. Fermín Azparrent
En las audiencias públicas se dice, aquí:

Víctimas: Señor Fermín Azparrent, Marcial Capelletti y Jorge Jauregui
Delito: Asesinato
Año: 1989; Gobierno del Partido Aprista Peruano
Perpetradores: Ejército Peruano o Sendero Luminoso.
Declarantes: Familiares de la víctimas
Institución: Sede Zonal de Ayacucho de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.
Resumen: El señor Azparrent era dirigente del PCP- Unidad y de Izquierda Unida en la ciudad de Huamanga, llegando a ser elegido Alcalde por dicha agrupación política. Permanentemente denunciaba las violaciones a los derechos humanos que cometían los militares y policias y los crímenes que cometía sendero luminoso. Fue asesinado en su domicilio y hasta el momento no se sabe si fueron elementos del PCP-SL o efectivos del Ejército Peruano.

El testimonio de Norma Azparrent Rivero, hija de la víctima, aquí, dice lo siguiente:

Yo sabía que mi padre ya estaba muerto, lo único que me interesaba era reconocelos, veles la cara y salí gritando, polpotianos, asesinos, terroristas, sí son ustedes, sí ustedes, genocidas miserables, sí, son los del ejército. No sabía cuál de ellos eran, porque por ambos lados venía la amenaza, por eso le… por eso le digo, y le pregunto al señor Abimael Guzmán Reynoso, si él fue el autor intelectual de la muerte de mi padre, que sepa asu… asumir su responsabilidad como tal, no pido ningún castigo extremo para él, no pido su ejecución, ni su muerte, ni mucho menos eso… Por qué no pido señor Guzmán, porque mi padre luchó por eso, por sus derechos de usted. Y, señores del ejército, si ustedes han sido los asesinos, tampoco pido crueldad para ustedes, simplemente que paguen. Si son responsables de tantas muertes acá, que paguen tal como han cometido los delitos que sean juzgados con todo el peso de la ley. Es todo lo que puedo decir en honor a la verdad, muchas gracias.

Sin embargo, en el Informe Final, la CVR dedica un capítulo especial al Sr. Azparrent, aquí, y se afirma:

La Comisión de la Verdad y Reconciliación ha determinado que el ciudadano Fermín Darío Azparrent Taipe, durante el ejercicio de su cargo de alcalde provincial de Huamanga (Ayacucho), fue víctima de diversas amenazas contra su vida cometidas por presuntos miembros del Partido Comunista del Perú- el PCP-SL (PCP-SL) y del Grupo Paramilitar “Rodrigo Franco”. La CVR ha concluido que el ciudadano Fermín Darío Azparrent Taipe fue asesinado por un comando de aniquilamiento del PCP-SL, el 19 de septiembre de 1989.

Las fuentes para esta conclusión son la policía y una entrevista a una senderista que purga prisión en Yanamayo, llamada Fernandina Lozano Vilca, “quien fue absuelta en el citado proceso penal, pero condenada en otras causas por delito de terrorismo en agravio del Estado”:

Esta persona, en el Establecimiento Penitenciario de Yanamayo, donde cumple una condena de 15 años de privación de libertad, refirió ante la Comisión de la Verdad y Reconciliación lo siguiente: “Fueron conducidos a la DINCOTE, … en ese interrogatorio Pilar (Cocchi Calle) relató y reconoció ser autora de la muerte de la esposa del Fiscal Guzmán Aparco, de la muerte del alcalde Fermín Darío Azparrent Taipe y del atentado a la DINCOTE de Ayacucho….”.

Es decir, la fuente de esta conclusión es el testimonio de una senderista, absuelta en un proceso judicial, pero condenada en otro, quien relata que otra senderista reconoció ser culpable de este asesinato en un interrogatorio policial. No sé qué pensará el lector o la lectora de este fuente, pero a mí no me parece nada fiable. Muchos senderistas se inculparon e inculparon injustamente a otras personas presionados por torturas o incentivados por promesas de libertad bajo la figura del “arrepentimiento”. Y desde luego que la policía como que es una de las fuerzas del orden tiene todos los incentivos el caso para que la acusación preferencial de este atentado sea contra los senderistas que contra los paramilitares apristas o alguien de las fuerzas del orden.

2. Rodrigo Franco
lima_09Lo mismo ocurre con el caso de Rodrigo Franco, aquí:

Víctimas : Señor Rodrigo Franco Montes
Violación alegada : Asesinato
Presunto Autor : Se desconoce
Año : 1987

El testimonio de la señora Cecilia Martínez del Solar, aquí, cuenta detalladamente cómo los ministros apristas se negaron a apoyarla, cómo la amenazaron para que no siga investigando sobre la muerte de su esposo:

Traté de tocar las puertas de todas las autoridades, sobre todo de las autoridades apristas, para cuando fueran entrevistados o tuvieran que dar declaraciones sobre este comando no usaran el nombre de Rodrigo. Pero la mayoría de ellos no me escuchó. Visité a todos, a casi todos los ministros, visité a mucha gente de la prensa, incluso visité a gente de la comisión del congreso, que estaba realizando una investigación sobre el comando.
La única persona que no me recibió fue Agustín Mantilla, tres veces acudí a su oficina. La última pedí una cita. Porque las anteriores no había pedido cita. Y tampoco me recibió. No volví a insistir. Muchos crímenes se cometieron con ese nombre.

Y más aún, esta señora se entrevistó personalmente con el supuesto asesino de su esposo, encarcelado por terrorismo:

Yo he conversado con una de ellas, fui a visitarlo a Lurigancho y me contó su versión de los hechos ¿no? Y me dijo: no voy a entrar en detalles señora, pero cómo habrán sido las torturas que tuve que auto incriminarme y a pesar de esa auto incriminación, la Sala Suprema no lo condenó. Porque era tan burdo y tan mal hecho todo, que sólo lo castigaron por el delito de terrorismo en agravio del estado y le dieron dieciocho años. Están cumpliendo cerca de catorce años, actualmente.

Sin embargo, la CVR en un capítulo especialmente dedicado al asesinato de Rodrigo Franco, llega a la siguiente conclusión:

la Comisión de la Verdad y Reconciliación considera que la hipótesis de atribuir responsabilidad al PCP-SL por el asesinato de Rodrigo Franco resulta más consistente. En efecto, la inclusión de este hecho en el informe presentado a la Primera Sesión del Primer Congreso de Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso y los comentarios que sobre esta acción realiza Abimael Guzmán hacen verosímil esta información, por lo que resulta razonable suponer que los autores del asesinato de Rodrigo Franco fueron integrantes de Sendero Luminoso.

Lo hace tras evaluar la hipótesis que “El asesinato fue realizado por un grupo paramilitar, que luego habría adoptado el nombre de “Comando Rodrigo Franco””.

Es decir, el asesinato de Rodrigo Franco lo habría perpetrado el llamado “Comando Rodrigo Franco”.

Efectivamente, así reza parte del informe de la CVR:

El testigo reservado N°32 de la Comisión de la Verdad y Reconciliación señaló que “a Rodrigo Franco lo mató Agustín Mantilla, porque era un escollo para Alan García, era inteligente, carismático y no quería saber nada con la corrupción. Era una de las corrientes críticas dentro del Partido junto a Luis Alberto Sánchez…”.

Y más aún:

Asimismo, el Informante declaró que los móviles del asesinato de Rodrigo Franco Montes de Peralta, fueron las denuncias que estaba a punto de hacer públicas, lo cual posiblemente desestabilizaría al gobierno aprista: “Estuve en la reunión en donde dijeron que había sido un error haberlo matado porque iba a traer consecuencias políticas peores de las que se iban a mejorar, según …….., y la decisión que tomaron para que lo asesinaran al señor fue el que iba a denunciar varias cosas: una era la carne malograda que había traído (Remigio Morales Bermúdez de la Argentina”24
Por otra parte, el informante afirmó a la Comisión de la Verdad y Reconciliación que los civiles eran algunas de las personas reclutadas por Jesús Miguel “Chito” Ríos Sáenz, conocido por ellos como “Raúl Bonifaz”

La hipótesis de Sendero Luminoso como perpetrador tiene la siguiente fuente:

Así la Comisión de la Verdad y Reconciliación entrevistó a un miembro de Sendero Luminoso, quien declaró que cuando estuvo en prisión escuchó a tres integrantes de esa organización, atribuirse el asesinato de Rodrigo Franco Montes de Peralta28

Y el pie de página 28 dice lo siguiente:

28 Nilton Ciles Zavaleta Anchivilca, no quiso identificar a los subversivos, pues teme por su vida ya que se encuentra purgando condena en el mismo pabellón de los presos por terrorismo.

Es decir se trata de una acusación de un senderista a otros senderistas. Esta fuente es corroborada por documentos internos de Sendero Luminoso, contenidos en informes policiales, en particular el informe ICC 030-DIRCOTE-DIVIOPOL-GIPCCAT.

El Coronel PNP Benedicto Jiménez Baca, sostiene que esta información confirma el contenido del Parte Nº 2766-D5-SDIRCOTE de fecha 4 de noviembre de 1987, en que se atribuye la autoría del atentado contra Rodrigo Franco Montes de Peralta, a Sendero Luminoso, a través de Antonio Melquíades Ponce Hilario (…) Sin embargo, el Poder Judicial absolvió a Antonio Melquíades Ponce Hilario del asesinato de Rodrigo Franco y sólo fue condenado por delito de terrorismo.

Al parecer este condenado por terrorismo y absuelto por el asesinato de Rodrigo Franco sería la persona que se entrevistó con la Sra. Martínez del Solar, viuda de Franco.

Entre estas dos hipótesis la CVR adopta la de Sendero Luminoso como perpetrador. ¿Por qué? Por los documentos internos de Sendero Luminoso y por las declaraciones de Abimael Guzmán.

Efectivamente, en el post 2002-2003: Las entrevistas de la CVR a Abimael Guzmán y otros dirigentes senderistas comentaba sobre la entrevista que sostiene la viuda de Rodrigo Franco con Abimael Guzmán:

[Guzmán] Niega responsabilidad en los asesinatos de Moyano, Huillca y los sacerdotes de Ancash, pero la reafirma en el asesinato de Rodrigo Franco (ante la incredulidad de su viuda que antes de la CVR individualmente se entrevista con Guzmán en la base naval y le pregunta sobre el caso de su esposo).

Sin embargo, la opción preferencial de la CVR por la hipótesis de Sendero Luminoso no es nada concluyente. La obstculización de las investigaciones por las autoridades judiciales, las amenazas de gente de poder a la viuda y las torturas que declaró haber recibido el principal sospechoso condenado por terrorismo son muy sugerentes sobre quién pudo haber sido el perpetrador.

3. Hildebrando Pérez Huarancca
Otro caso de sustentación dudosa por parte de la CVR es cuando ésta afirma en un capítulo especial que el escritor Pérez Huarancca fue el responsable de la matanza de Lucanamarca.

Con relación al responsable de ejecutar esta decisión de Sendero Luminoso, los testimonios obtenidos sindican directamente a la persona de Hildebrando Pérez Huarancca como responsable del ataque del 3 de abril de 1983. Los testigos entrevistados por la Comisión de la Verdad y Reconciliación identifican con este nombre al líder senderista y lo describen de la siguiente manera: “… estaba uniformado de militar, llevaba dos pistolas, blanquiñoso, mestizo, de ojos vivos, pelo lacio, de 1.70 m de estatura aproximada, nariz aguileña, voz resonante como de mando militar, agarrado, no era gordo, era un profesor…”

Asimismo, estas mismas fuentes afirman que Hildebrando Pérez Huarancca fue la persona que organizó la masacre de Lucanamarca en las localidades de Totos y Espite y que el día de la masacre fue reconocido a pesar de llevar pasamontañas: “…el que dirigía todo en general era Hildebrando Pérez Huarancca… es de Vilcanchos, es profesor que ando por aquí, la gente conoce, es alto, flaco, mestizo, estaba con pasamontañas…”

Llama la atención el “fue reconocido a pesar de llevar pasamontañas”.

Al respecto el escritor Dante Castro señala aquí:

La CVR ha tomado declaraciones y testimonios a testigos de la atroz masacre de Lucanamarca. Pero algunos testimonios son tan inverosímiles como las pésimas novelas sobre violencia política que acaban de aparecer.
(…)
Como puede notar cualquier lector, se repite dos veces que el supuesto Hildebrando Pérez Huarancca, en Lucanamarca, durante la masacre, estaba con pasamontañas. Admiro realmente a los Superman andinos, quienes tienen supervisión y no les hace daño la kriptonita.
Uno describe su contextura física como “agarrado” y otro dice que era flaco. ¿En qué quedamos?
Con esta falta de solidez de los testimonios, HPH se habría salvado de sentencias usando a un simple abogado de oficio.
Dudo mucho que HPH sea el responsable de la muerte de niños, quienes aparentemente fueron asesinados por la turba o mesnada. En ese año ya se estilaba enfrentar masas contra masas, táctica que introdujeron los Sinchis (policía antisubversiva) y fue respondida de la misma forma por los senderistas.
(…)
Y ahí dejo el asunto… Sólo quería agregar mis dudas de que HPH dirigiera la masacre o genocidio de Lucanamarca. Los testigos se contradicen y sus argumentos son poco creíbles.

Y hay más casos, en que la “verdad” determinada por “la Comisión de la Verdad” se basa en evidencias endebles y contradictorias, particularmente en los casos en que no queda nada claro cuál fue la organización perpetradora o, quedando claro cuál fue la organización perpetradora, no queda claro quién fue el perpetrador individual directo. Se trata de “pruebas” insuficientes, algunas de ellas fácilmente desbaratables en un juicio justo. En un siguiente post veremos cómo esto se puede dar también en la recolección de información, la construcción de la base de datos y por lo tanto en las principales conclusiones de la CVR de corte cuantitativo.

A. Sobre este último caso ver el artículo de Mark R. Cox: Controversias sobre Hildebrando Pérez Huarancca en el Informe de la CVR:

“La cita en el segundo párrafo es del mismo testigo, pero en la entrevista él dice claramente que no estuvo en Lucanamarca el día de la masacre. La cita es lo que él había escuchado de otros. En un juicio contra un maestro acusado de pertenecer a Sendero Luminoso y de haber participado en la masacre, el único testimonio contra él es del mismo testigo y los jueces lo descartan. Es increíble que la CVR y el gobierno hayan acusado a Hildebrando Pérez Huarancca de encabezar la masacre basados solo en el testimonio de un hombre que ni se encontraba en Lucanamarca ese día.”

Un comentario

Por - Publicado el 16-08-2013

“Los Cuerpos de Paz abren una ventana al mundo a mucha gente. Yo pasé por esa ventana y me convertí en presidente de mi país.” Alejandro Toledo, aquí

1. Los “brigadistas” estadounidenses
Los Cuerpos de Paz, organización estatal dirigida por el Departamento de Estado, surgieron en el contexto de la Guerra Fría con el objetivo de ganar simpatías hacia los Estados Unidos en la población de los países más pobres. Era un instrumento para contrarrestar la influencia soviética y revolucionaria en el Tercer Mundo basada en el trabajo voluntario de jóvenes estadounidenses entusiastas por servir a su país. No era un programa para combatir la pobreza en el mundo, sino para combatir la influencia comunista entre los más pobres del mundo.

Kennedy planteó la idea de los Cuerpos de Paz en medio de su campaña electoral contra Nixon, quien no vio con simpatía la idea. Como otros republicanos, Nixon vio el programa como una via alternativa por la cual los jóvenes estadounidenses evitarían hacer el servicio militar. Finalmente la idea prendió entre los electores y los republicanos la apoyaron.

La idea de Kennedy era movilizar el idealismo juvenil estadounidense en combatir al comunismo en el mundo en forma similar a cómo Fidel Castro había movilizado a la juventud cubana, aquí, p.20., en la campaña de alfabetización. En forma similar a cómo miles de jóvenes brigadistas se movilizaron a los rincones más recónditos de Cuba a alfabetizar a la gente más pobre, los jóvenes estadounidenses se movilizarían a los lugares más remotos y pobres del planeta.

Pero claro, resultó que el surgimiento de estos Cuerpos coincidió con la invasión de Playa Girón o Bahía de Cochinos a cargo de la CIA. Con ello, Kennedy apareció como un continuador de las políticas intervencionistas estadounidenses, con intervenciones de la CIA como en Irán o Guatemala, y su creación de los Cuerpos de Paz fue vista como parte de esa misma política. Que lo era.

Diversas fuentes estadounidenses resaltan que no hay ninguna evidencia de vínculo alguno entre los Cuerpos de Paz y la CIA, cual es una acusación usual en muchos países. No obstante, en Bolivia los Cuerpos de Paz fueron pillados en una campaña de esterilización no consentida a las mujeres indígenas, cual ilustra la película de Jorge Sanjinés “Yawar Mallku”. Una investigación de las autoridades bolivianas confirmó lo que la película denunciaba y los Cuerpos de Paz fueron expulsados de ese país.

Carlos Malpica en su libro “El mito de la ayuda exterior”, p. 235-6, dedica un sub-capítulo a la relación de los Cuerpos de Paz con la CIA y la expulsión de éstos de varios países:

En 1961 se organizan los Cuerpos de Paz, siendo su primre jefe Sargent Shriver Jr., cuñado del presidente Kennedy

“Shriver, millonario que hizo su fortuna especulando con tierras en Chicago, era tamién conocido como amigo, confidente y colaborador del antiguo jefe de la Central Intelligence Agency, Allen Dulles. Ambos han trabajado juntos, tanto en la Office of Strategic Services, la Agencia de Espionaje de los Estados Unidos, como en la C.I.A”.

“El récord de Shriver hace mofa de la supuesta instrucción de Kennedy a Shriver en el sentido de mantener a la C.I.A. fuera de ls Cuerpos de Paz”

“Desde su creación en 1961, los miembros del Cuerpo de Paz han sido desenmascarados y expulsados de muchos países africanos, del Medio Oriente y Asiáticos, por actos de subversión o daños. Indonesia, Tanzania, Filipinas y aún países pro occidentales como Turquía e Irán se han quejado de sus actividades” [Malpica cita a K. N. Krumah “Neocolonialismo, última etapa del imperialismo”.]

A continuación Malpica cita revelaciones de la revista Ramparts, ver aquí en castellano, y también aquí, otro artículo de Ramparts aquí y este artículo de Philip Agee, sobre las relaciones entre la CIA y la NSA (National Student Association), asociación a la que pertenecen “casi todos los Cuerpos de Paz” según Malpica. La CIA había estado financiando durante quince años a una organización estudiantil estadounidense que hasta fungía de “izquierdista”. Esta fue una revelación importante en su momento que alertó a los estadounidenses sobre cómo el espionaje gubernamental había penetrado en las instituciones de una sociedad civil, que se asumía como libre.

2. Perú (y el mundo): del Proyecto Vicos a los Cuerpos de Paz
Gerard T. Rice en “The Bold Experiment: Jfk’s Peace Corps” los llama “Misionarios del americanismo”. Efectivamente, estos “Cuerpos” continúan una tradición estadounidenses de misiones, extensionistas y voluntarios del más diverso tipo en países pobres: misioneros religiosos, asociaciones de jóvenes, iniciativas de promoción e investgación privadas, de empresas, fundaciones y universidades, y muchas otras. La diferencia es que estos “misioneros” son organizados por el gobierno estadounidense en una escala mucho mayor.

Antes del surgimiento de los Cuerpos de Paz ya había una presencia estadounidense de trabajo de base (grassroots) en el Perú, notablemente en el experimento mundial que fue el Proyecto Vicos, que vimos en 1950s-1960s, Vicos: la intervención antropológica. Los Estados Unidos veían al Perú, por la opresión de la gran población indígena a manos de la oligarquía, como un país donde podría triunfar el comunismo.1. Los Cuerpos de Paz, en su ámbito de operación, intentan llevar a más lugares del Perú los principios experimentados en Vicos.

En tal sentido Vicos es una experiencia piloto que prepara el terreno, tanto en el mundo como en el Perú, para lo que después son los Cuerpos de Paz. Más aún, la Universidad de Cornell, que conduce el Proyecto Vicos, celebra un convenio con los Cuerpos de Paz, con diversas etapas llamadas Peru I, Peru II y Peru III, por el cual esta Universidad capacita a los voluntarios estadounidenses. Básicamente les comparte la experiencia obtenida en Vicos de “enseñar a los indios autoayuda”, pero esta vez como parte del Plan Nacional de Integración de la Población Aborigen (PNIPA). Los Cuerpos de Paz como el Proyecto Vicos se concentran en “integrar” a la población indígena peruana, enseñándole técnicas y valores “modernos”. Y estos proyectos sirven de modelo para organizar a los Cuerpos de Paz en toda América Latina.2

Emblemáticamente, fueron Allan R. Holmberg, el jefe del proyecto Vicos, y, Paul L. Doughty, su sucesor al mando del mismo, quienes realizaron la evaluación de los Cuerpos de Paz en el Perú. Algo que bajo los estándares actuales sería un claro conflicto de intereses. Por supuesto que la evaluación que hacen es muy positiva en términos de beneficiar a las comunidades indígenas de los Andes, donde se concentra su trabajo. Sin embargo, hay otras opiniones al respecto. En su tesis doctoral Glenn Francis Sheffield, aquí, contrariamente a lo afirmado por los académicos de la Universidad de Cornell, sostiene que la mayoría de voluntarios no logró contribuir sustancialmente a las comunidades donde fueron enviados ni a incrementar la “comprensión mutua entre los pueblos del Perú y de los Estados Unidos” y ratifica que los Cuerpos de Paz trabajaron por cumplir los objetivos de la política estadounidense en el Perú. Sheffield cita reportes internos de los Cuerpos de Paz en que éstos deben trabajar en zonas “políticamente sensibles”, que eran las zonas rurales del Perú, tratando de ayudar a “estabilizar al Perú”, más que en Lima. En sus reportes mencionan explícitamente que Fidel Castro en Cuba surgió de la remota provincia de Oriente de ese país. Otro reporte señala que los Cuerpos de Paz deben trabajar preferentemente en las universidades pues si no se hace algo pronto el ascenso de la presente [en los sesentas] generación universitaria al poder significará “otra Cuba”. (Kennedy a insistencia de su vice-presidente estableció a los Cuerpos de Paz como una agencia independiente dentro del Departamento de Estado, que reportara directamente al este Departamento sin pasar por la “claramente politizada USAID”, según refiere Sheffield. Sin embargo, los Cuerpos de Paz igual tenían que coordinar con USAID y USIS como la misión diplomática de los EEUU.).

Los Cuerpos de Paz eran muy concientes de su misión contra-insurgente y que en el Perú había condiciones para que prenda un levantamiento campesino. Antes de ser enviados a sus países de destino los jóvenes voluntarios eran preparados ideológicamente por académicos notables en “asuntos mundiales, americanismo y comunismo” (ver recorte de la Universidad de Cornell, abajo). Y se nota que estaban en competencia explícita con quienes podían constituir una fuerz insurgente. (Y no se equivocaron, como que por esos años se venían gestando guerrillas en diversas zonas del Perú, que reventaron en junio de 1965).

Además de contrarrestar al comunismo en el Perú los Cuerpos de Paz tenían la misión de ayudar a consolidar al régimen de Belaúnde y de hacerlo bajo los cánones que eran considerados como “modernizadores” para el Perú. Sheffield menciona que la sede de los Cuerpos de Paz en Washington persistentemente rechazó capacitar a los voluntarios que llegaban al Perú en el idioma quechua. El gobierno de los Estados Unidos veía al quechua como uno de los obstáculos para la integración de la población indígena a la sociedad de habla hispana que representaba la “modernidad”. A pesar de que el quechua era esencial en los programas rurales, no se iba a usar. Esta fue precisamente la ideología del proyecto Vicos: convertir al “indio” en un “mestizo” integrado al mercado nacional de habla castellana. Nada de quechua. Y eso fue lo que hicieron los Cuerpos de Paz.

Paradójicamente, como vimos en el post correspondiente, los Cuerpos de Paz fueron expulsados por los comuneros de Vicos. Y los diversos “evaluadores” estadounidenses le echaron la culpa de esa expulsión a Aída Milla, esposa de Mario Vásquez, con un discurso de tufillo machista. El sentimiento antiimperialista en el Peru contra la intervención de los Estados Unidos (los abusos de la IPC, la Cerro de Pasco, el irrespeto a las 200 millas, el veto de EEUU a la compra de aviones supersónicos por el Perú, etc.) había llegado a tal grado que se hacía sentir en la misma Comunidad de Vicos.

Malpica en el libro ya citado, p. 236, se pronuncia específicamente sobre los Cuerpos de Paz en el Perú:

En el Perú, los jóvenes del Cuerpo de Paz, en su mayoría totalmente ignorantes de nuestros problemas, se han limitado a visitar las provincias, aprender el idioma, espiar y más de uno a hacer negocios. Sus contadas incursiones como profesores universitarios terminaron siempre ruidosamente: fueron expulsados por lso alumnos. Si bien la calidad académica de la mayoría de los catedráticos universitarios peruanos no es del más alto nivel, resultaba demasiado humillante el hecho de que jóvenes semi-ignorantes por ser ciudadanos de la potencia dominante del continente, pretendiesen dictar cátedras en idiomas que no dominan y sobre temas que conocen superficialmente. Nuestro subdesarrollo no llega a tanto.

Consideramos encomiable la actitude de los jóvenes peruanos: si a los ciudadanos del país se les exige título para ser catedráticos, igual requisito deben tener los norteamericanos.

3. Monitoreando a los Cuerpos de Paz
Los objetivos de los Cuerpos de Paz según su fundador Sargent Shriver, aquí, y su mandato congresal, eran tres: proveer a países del Tercer Mundo de mano de obra calificada (enfermeros, trabajadores sociales, tejedores, carpinteros, etc.), “ayudar a la gente del Tercer Mundo a entender mejor a los estadounidenses” y ayudar a los estadounidenses a entender mejor a la gente del Tercer Mundo. Las evaluaciones “oficiales” sobre los Cuerpos de Paz arrojan resultados muy positivos de su presencia en el Perú. Pero claro, se trata de evaluaciones no independientes, hechas por los propios directivos del Proyecto Peru-Cornell que capacitaron a los Cuerpos de Paz.

Estas páginas tomadas del reporte de la Universidad de Cornell son muy ilustrativas de los criterios que usaban para evaluar el cumplimiento de sus objetivos.

Se construyen puntajes de “estructura social” antes y después de los Cuerpos de Paz. Se calcula el aumento. El aumento es atribuído a la acción de los Cuerpos de Paz.

Todo objetivo político necesita visibilidad. Los Cuerpos de Paz salían a todo dar en los medios de prensa de la época. La evaluación de Homberg et al. llevaba la cuenta literalmente al milímetro sobre el impacto publicitario de esta organización (tal como en la actualidad USAID lleva la cuenta sobre sus campañas mediáticas en el Perú).

Cada voluntario era micromonitoreado en el cumplimiento de su misión en el Perú. No sólo valían las horas de trabajo, sino las horas dedicadas a la interacción social con “los indios” peruanos. Todo que hiciera Ashley o Alfred quedaba registrado y era parte de la medición

Según esta página del Mincetur, los Cuerpos de Paz influyeron sustancialmente en los tejedores peruanos:

En 1965, llegaron al Perú voluntarios del Cuerpo de Paz enviados dentro del Programa “Alianza para el Progreso” del Gobierno de los Estados Unidos. Algunos llegaron a Ayacucho y trabajaron con los tejedores del Barrio Santa Ana enseñándoles nuevos diseños a partir de los que se hacían en las frazadas.

Desde esa época estas piezas tuvieron un decorado diferente y en vez de los diseños pequeños que se repetían muchas veces en las mantas y ponchos ayacuchanos, se empezó a utilizar un sólo elemento central, como el sol, mariposas, flores, etc. Durante algunos años la producción de tejidos ayacuchanos se limitó a estos diseños.

Sería un efecto duradero de los Cuerpos de Paz. Algo similar habría ocurrido con los tejedores de Juliaca.

4. Expulsión y regreso al Perú
En noviembre de 1975, el gobierno peruano les pide a los Estados Unidos que retiren a los Cuerpos de Paz del Perú. Richard J. Walter en “Peru and the United States, 1960-1975: How Their Ambassadors Managed Foreign Relations in a Turbulent Era” cuenta que el Senador demócrata por Idaho Frank Church comentó al respecto: “Cómo no han podido encontrar a la CIA y expulsarla, en su lugar el gobierno militar se las agarra con los Cuerpos de Paz”. El gobierno velasquista en realidad estaba al tanto de una intervención de los Estados Unidos en el Perú y veía a los Cuerpos de Paz como parte de la misma. No era tampoco inusual que expulsen a los Cuerpos de Paz: en 1985 Rice cuenta que de los 88 países donde operaban los Cuerpos de Paz, éstos fueron expulsados de 40. Posteriormente sólo lograron reingresar a once de éstos.

ToledoCuerposdePazPor 27 años los Cuerpos de Paz no tienen presencia en el Perú hasta que en el 2002 Alejandro Toledo, un hombre que pudo estudiar en los Estados Unidos gracias al apoyo de los Cuerpos de Paz a quienes conoce en Chimbote, los invita a trabajar en el Perú a través de un convenio con el gobierno de Bush, ver For Peru’s Toledo, return of Peace Corps is personal y President Toledo of Peru Attributes Ascension to Impact of Peace Corps, o Cuerpo de Paz de EEUU vuelve a Perú tras 27 años.

Eran nuevos tiempos. Bajo Toledo el Perú vuelve a estar alineado con los EEUU como antes de Velasco. Así lo reconoce el embajador estadounidense en un Wikicable, aquí. Y por otra parte, después de los atentados del 11 de septiembre de 2011, en los Estados Unidos recupera importancia la idea que la gente del mundo tenga una mejor imagen de los Estados Unidos. Los Cuerpos de Paz siguen teniendo como objetivo precisamente que la gente con la que trabajan mejore su imagen de los estadounidenses. Esos son sus objetivos explícitos como que los cuantifican permanentemente., ver aquí, aquí y aquí. Su dedicación es a que la gente pobre mejore su higiene (se lave las manos antes de comer), aprenda a usar cocinas y letrinas mejoradas, etc. Pero, como en los sesentas, lo más probable es que su principal efecto no sea en el desarrollo del Perú, sino en mejorar la imagen de su país en el Perú.

Más de 3,170 voluntarios de los Cuerpos de Paz han estado en el Perú desde que el programa comenzó en 1962. En la actualidad hay 271 voluntarios en el Perú, aquí. Una lista de Voluntarios de los Cuerpos de Paz en el Perú puede verse aquí.

Es una cantidad importante de personas en un largo periodo. Estos voluntarios estadounidenses cubrieron una buena parte del Perú más pobre en una intensidad que difícilmente ha sido igualdada por alguna institución nacional que movilice a jóvenes peruanos. Alguna influencia tuvo (y tiene) en cambiar la forma de pensar de la población peruana más pobre, combatiendo su desafección por el sistema y que se plantee alternativas a éste. Se trata de una intervención masiva de la gente de otro país en el Perú, que bien podría movilizar a los jóvenes peruanos más tecnificados, obviamente en cumplimiento de los objetivos nacionales peruanos. Por supuesto que gobiernos como el de Belaúnde o el de Toledo, basados en el apoyo de los Estados Unidos y la permisividad con sus grandes empresas, tuvieron una opción preferencial por los Cuerpos de Paz, que, para variar, hace algunos años se vieron involucrados en Bolivia en intentos de espionaje y desestabilización por parte de la embajada de los Estados Unidos en ese país.

PS1. La actividad de los jóvenes voluntarios no está libre de riesgos, como ocurrió con estas jóvenes que trabajaron en el Perú, aquí y aquí.


Los Cuerpos de Paz tuvieron su origen en la campaña electoral que enfrentó a Kennedy y Nixon. Kennedy pidió a un grupo de estudiantes de la Universidad de Michigan poner sus esfuerzos para servir en las zonas más pobres del mundo. Este discurso fue el comienzo del programa. Nixon primero lo criticó duramente como una forma de evadir el servicio militar, pero finalmente, ante el apoyo de los jóvenes, tuvo que aceptarlo como una buena idea. Kennedy ganó las elecciones y llevó a la práctica el programa


“América Latina. Continente en búsqueda de estabilidad” reza este mapita publicado en el Reporte anual de actividades de los Cuerpos de Paz en el mundo de 1963. Ciertamente la palabra “estabilidad” tenía un contenido político muy claro en la época de la Guerra Fría
El Perú fue un importante lugar de trabajo para los Cuerpos de Paz, una especie de hub regional de adiestramiento e incidencia de esta organización gubernamental estadounidense. Para 1963 los Cuerpos de Paz ya se estaban trabajando masivamente a las comunidades indígenas peruanas, en proceso de levantamiento contra la propiedad feudal terrateniente. Por esos años en el Perú se venía gestando la insurgencia del MIR y el ELN y los Cuerpos de Paz eran muy concientes de su misión contra-insurgente, como revelan sus documentos internos.

PeruCornellPeacecorps
El Perú fue uno de los países que más recibió y capacitó a los Cuerpos de Paz. La experiencia del Proyecto Vicos fue un almácigo que sirvió para generalizar la presencia de enviados estadounidenses en el Perú y en casi todos los países del mundo.

Película “Yawar Mallku” trata sobre la presencia de los Cuerpos de Paz en Bolivia y cómo esterilizaban a las mujeres indígenas con engaños.

La denuncia de la película “Yawar Mallku” provocó una investigación de las autoridades bolivianas, que acabaron expulsando a los “Cuerpos de Paz”:

SON 127 LOS MIEMBROS DEL CUERPO DE PAZ QUE DEBEN SALIR DEL PAIS

Las fuerzas populares anunciaron que vigilarán la salida de los integrantes del Cuerpo de Paz que hasta ahora ejercieron sus ilegales funciones en el pais. De este modo se pretende controlar la completa expulsion del organismo imperialista, garantizando el estricto umplimeinto de las ledida dispuesta por el gobierno del General Juan José Torres.
Jornada: Diario del Pueblo, La Paz; Martes 25 de Mayo de 1971, aquí.

Los “Cuerpos de Paz” en Chucuito, Puno.

Los “Cuerpos de Paz” en Pisac, Cusco.

David Scott Palmer, en el Perú conocido senderólogo que participó de actividades de la CVR peruana. Fue parte del grupo original de los Cuerpo de Paz en el Perú, aquí, en Ayacucho en particular, como vimos en De Ayacucho a la Escuela de las Américas y luego fue un entusiasta docente de la “School of the Americas” (SOA), que forma a los militares que dan golpes de estado y violan los derechos humanos en América Latina.

PCLagoCoshuro
Los Cuerpos de Paz regresaron al Perú por acción de Alejandro Toledo, él mismo una criatura de los Cuerpos de Paz. Las actividades de estos voluntarios en el presente son similares a las que hacían en los sesentas.
Cuerpos de Paz en Lago Coshuro, Junin, enero 2012. Imagen tomada de aquí.

OpinionsofAmericans
Impacto de los Cuerpos de Paz en el Perú, aquí. Una constante en los Cuerpos de Paz es tratar de mejorar la imagen de los Estados Unidos en el mundo.

PCespiar

Ver noticia completa aquí. Supuestamente los Cuerpos de Paz no realizan ninguna labor de espionaje, como pende la sospecha en muchos países. Sin embargo, hace unos años un funcionario de la embajada de los Estados Unidos en Bolivia fue pillado con las manos en la masa pidiéndole a los Cuerpos de Paz que espiara a los cubanos y venezolanos en ese país. Por esa época, la embajada de los EEUU realizó un obvio y torpe operativo de desestabilización a Evo Morales, que fue cortado por lo sano con la expulsión del embajador de los EEUU, Philip Goldberg. Con esta evidencia quedó claro que el gobierno de los Estados Unidos sigue usando a los Cuerpos de Paz como organización de fachada para espiar y desestabilizar a los países que siguen rumbos no afines a los Estados Unidos.

Y claro:

EU admite que se pidió a becarios espiar en Bolivia
(…)
Vincent Coooper, un funcionario de la misión diplomática de ese país, pidió a becarios de los Cuerpos de Paz (Peace Corps, que reclutan a jóvenes estadunidenses y funcionan con reconocimiento del Departamento de Estado) y del programa de becas Fulbright, espiar a los cooperantes venezolanos y cubanos, según la denuncia hecha por Alex Shaick, uno de los becarios.

  1. Una analista de inteligencia americano apuntó en un informe de mayo de 1963 titulado “Political Prospects of Peru” que “a menos que las fuerzas de la moderación sean capaces de traer un cambio ordenado, el liderazgo radical tendrá probablemente la oportunidad de poner a prueba sus métodos”, ver 1962: el golpe que la embajada americana trató de impedir y no pudo []
  2. Los Cuerpos de Paz en el Perú son organizados por Frank Marciewicz y Jack Hood Vaugh, quienes posteriormente organizan el trabajo masivo de los Cuerpos de Paz en América Latina. []
No hay comentarios

Por - Publicado el 14-08-2013

No es el “mercado libre” el que espontáneamente explicaría el ligero aumento de salarios de los últimos años (aún muy por debajo del crecimiento económico), sino la creciente organización y movilización de los trabajadores peruanos.

En la última década aumenta el número de organizaciones sindicales, particularmente con el gobierno de Alan García, a más del doble…..

Registrossindicales

…. y correspondientemente aumentan las huelgas de estas organizaciones, reflejándose en un mayor número de horas hombre perdidas, también a más del doble:

Huelgas9712

…. lo que resulta en una ligera tendencia al alza de salarios, que revierte en algo su tendencia al estancamiento de las últimas dos décadas.

SalariosCepal

Fuentes:
Dos primeros gráficos MINTRA, aquí.

Tercer gráfico, elaboración propia en base a datos de la CEPAL, aquí.

Un comentario

Por - Publicado el 13-08-2013

Los audios del juez César San Martín con Pedro Cateriano y Juan Jiménez Mayor ratifican lo que ya venía ocurriendo en la CVR, cuyos directivos estuvieron también en componendas y cediendo a presiones gubernamentales para evitar esclarecer la verdad sobre ejecuciones extrajudiciales. En el año 2002 la CVR prefirió vetar (“prescindir de su trabajo”) a José Pablo Baraybar del EPAF, que acabó renunciando a la CVR.

“El Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) renunció ayer a seguir colaborando con la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) según denunció su representante José Pablo Baraybar, porque fueron vetados por la Fiscal de la Nación, Nelly Calderón Navarro. Sin embargo la Fiscalía de la Nación y la referida Comisión negaron la existencia de estas presiones.

El EPAF es uno de los dos equipos forenses en virtud de cuyas conclusiones la Fiscalía denunció a 19 comandos Chavín de Huántar de ejecuciones extrajudiciales en el rescate de los rehenes. José Pablo Baraybar, en declaraciones a la prensa extranjera, indicó que en los últimos días recibieron ‘una serie de presiones y amenazas’ por el trabajo realizado en el caso Chavín de Huántar. ‘Se nos trata de descalificar como peritos y eso afecta un juicio, como lo sabe cualquier abogado’, precisó.

El antropólogo mostró una carta de la doctora Calderón, en la que ésta le pide al presidente de la Comisión de la Verdad, Salomón Lerner, que ‘contemple la posibilidad de no proponer a dichos peritos en futuras exhumaciones’”.”

Salomón Lerner es presionado por la fiscalía para que excluya al EPAF. ¿Y qué hace Lerner? Pues excluye al EPAF. No es capaz de plantarse y rechazar la presión defendiendo a una organización que estaba haciendo un buen trabajo forense.

Los detalles sobre estas presiones que dieron pie a la salida del EPAF de la CVR los narró Ricardo Alvarado en este post: Otra polémica de la CVR: las investigaciones forenses. Sin embargo, recientemente se hizo público el siguiente documento interno de la CVR (ver abajo) dirigido por su Secretario Ejecutivo Javier Ciurlizza a diversos funcionarios de la CVR (¿”unificando criterios”?). Se corrobora que los funcionarios de esa dependencia estatal cedieron a las presiones políticas y “prescindieron del trabajo” del EPAF, aunque siempre negando que se tratara de un veto con argumentos como este:

“la CVR tiene la potestad de designar los peritos para cada ocasión y no tiene la obligación de designar a ninguno en especial: mal se puede vetar a una persona a quien se es libre de elegir o no elegir”.

Un juego de palabras que implica que sólo se puede vetar a alguien cuando NO se es libre de elegirlo. Un sinsentido.

Los peritos del EPAF son excluídos, con la CVR recurriendo a excusas varias y, por supuesto, negando que fueron vetados (“lo más prudente es que no se trabaje con Baraybar”, “es importante que [los del EPAF] comprendan que su dinámica de grupo debe supeditarse ahora a la dinámica mayor de la CVR” dice Carlos Iván Degregori en clave de “centralismo democrático”).

Los audios de reciente publicación entre funcionarios del ejecutivo con un par de jueces revelan pues una continuidad en la forma sesgada en que se ha manejado la justicia y la verdad en el país. Coincidentemente, tanto Wilfredo Pedraza como Juan Jiménez Mayor trabajaron para la CVR. Y más coincidentemente entuavía, un ex comisionado de la CVR, Enrique Bernales, salió defendiendo la componenda de San Martín-Cateriano-Jiménez Mayor con argumentos aparentemente legales:

Corte no tomaría audio como prueba de injerencia política

El constitucionalista Enrique Bernales sustentó su posición en que el audio se grabó sin el consentimiento de los participantes. “No sería una prueba porque sería atentar contra los propios estatutos de la Corte”, opinó.

En este sentido, el abogado recomendó a los representantes de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh) que desistan en su idea de enviar estas pruebas a la instancia internacional a fin de que se revise el caso. “En ninguna parte del mundo este tipo de acción se considera de carácter probatorio en instancia judicial. Un organismo que vela por los derechos humanos como la CIDH no puede admitir una prueba que afecta la violación a la intimidad, a un derecho humano”, advirtió.

Jiménez Mayor trabajó en la CVR precisamente contratado por el ex-comisionado Bernales (como ya señalamos aquí). Un conflictazo de intereses que desde luego pone en cuestión que la opinión del ex-comisionado sea meramente jurídica. Más bien muestra a un ex-comisionado de la CVR más interesado en defender a su protegido que a la verdad.

CVREPAF by avecritica

No hay comentarios

Página 6 de 248« Primera...45678...Última »