Por - Publicado el 19-06-2017

En la reciente ruptura del Frente Amplio entre Tierra y Libertad y Nuevo Perú me ha llamado la atención cómo se han venido manejando los números para evaluar el peso político de cada sector. El historiador Nelson Manrique repetía este argumento:

Militantes de TyL alegan que sus votos lograron esta representación parlamentaria, lo cual es absurdo: su líder, Marco Arana obtuvo en Cajamarca –la región donde mayor respaldo tiene– 8,500 votos, muy por debajo de los candidatos de la agrupación de Gregorio Santos, cuyos 5 primeros candidatos obtuvieron 20 mil votos y más cada uno. Arana llegó a parlamentario imponiéndose por 53 votos de diferencia sobre otro militante de su propia organización, que aún sigue alegando que le robaron la elección en mesa. Mientras tanto, Verónica Mendoza obtuvo cerca de 3 millones de votos. Sobran comentarios.
Edición Impresa del 13 de Junio de 2017
Vientos de ruptura en la izquierda

Y terminaba su intervención con esta frase:

Admiro el coraje de Marisa, su honradez, su capacidad política y su coherencia personal. No está de más recordar que es la congresista más votada de la izquierda.

(Las negritas son mías).

Es decir, hacía una comparación de papas con camotes: comparaba una votación congresal en una región de 800 mil votos emitidos con una votación presidencial nacional con casi 19 millones de votos emitidos. Una comparación que no es válida para nada, a pesar de que para él “sobran comentarios”.

Y más aún, establecía a una congresista de la región más poblada del Perú como “la más votada de la izquierda”.

Pero el asunto no queda ahí. Luego leo un comunicado de Nuevo Perú – Cusco con esta frase:

Los congresistas del Movimiento Nuevo Perú, tuvieron el 70% de votos del Frente Amplio, por lo que representan a un sector importante de la población. No se puede ignorar que ello ha sido posible en gran medida por el liderazgo de Verónika Mendoza

Es decir, una vez más se hace una suma de votos que pasa por alto el mayor peso demográfico de Lima en el Perú. Fácilmente, un/a congresista por Lima con un bajo porcentaje de votación puede ser “la más votada de la izquierda” y el grupo que tenga más presencia en Lima puede ser el que tenga la mayor parte de los votos de una bancada, como efectivamente está ocurriendo.

Y lo que me preocupa de este criterio claramente centralista es que proviene de una base cusqueña.

Como los ánimos en este sector de la izquierda están caldeados, todo vale, pero cuidado, que los criterios centralistas quedarán sembrados ahí, cuando las broncas hayan pasado. Entonces ese mismo criterio, centralista, discriminador y excluyente será el que prevalezca.

A continuación tenemos a los congresistas de la bancada del Frente Amplio según grupo político, región y votación personal:

Congresistas1

En base a esta información establecemos primero la distribución de la votación regional de los congresistas electos del Frente Amplio y la juntamos con el porcentaje de votación del Frente Amplio en cada región:

Congresistas2

Obtenemos un primer gráfico en que se aprecia el 37% de votación limeña y el 19% de votación puneña del Frente Amplio, seguida de un 9% de votación arequipeña y un 9% de votación cusqueña:

Congresistas3

Ahora vemos las regiones de mayor a menor votación porcentual del Frente Amplio:

Congresistas4

El porcentaje de votación es mayor en Ayacucho, Apurímac, Huancavelica, Tacna, y Puno en quinto lugar. El porcentaje de votación cajamarquina es el más bajo con 8.15%, y el de Lima Metropolitana es el segundo más bajo con 9.65%.

Vemos pues que la votación en Lima para el Frente Amplio fue baja, ligeramente por encima de la votación de Cajamarca. Pero claro, como Lima tiene una mucho mayor población electoral, según las métricas absolutas que se usan en algunos discursos, se crea la apariencia de que tiene una votación mucho mayor.

Veamos ahora la votación según grupo político, Tierra y Libertad y Nuevo Perú.

Efectivamente los congresistas de Nuevo Perú suman una votación que representa el 70% de la votación del Frente Amplio:

Congresistas5

Esto es así porque tienen a tres congresistas de una región muy poblada como Lima, que representa el 53% de ese porcentaje. Y en general su voto está muy concentrado en Lima y Puno que en total es más del 75% del voto de Nuevo Perú.

Congresistas7

Tierra y Libertad no tiene congresistas por Lima y su sector tiene un patrón de votación más descentralizado en el país:

Congresistas6

¿Da para decir que una congresista por Lima es “la más votada de la izquierda” cuando Lima es la región más poblada y la votación porcentual de esa región es la segunda más baja entre las regiones de la bancada?

Al final el poder de Lima se convertiría en un poder político sobre otras regiones sólo porque Lima es una región más poblada. Un sector político pequeño pero basado en Lima puede dominar a otros sectores políticos relativamente grandes en sus regiones. Bajo la apariencia de una disputa política se ratificarían esquemas de dominación centralistas.

En conclusión, habría que tener cuidado con usar los números a la ligera, haciendo comparaciones que no proceden, votaciones presidenciales nacionales con votaciones congresales regionales, y en general comparaciones entre regiones de diferente población en que una persona sale más votada no porque sea necesariamente más popular, sino simplemente porque hay más votantes posibles. En el caso del Perú algunas comparaciones además de ser falaces tienen el efecto de reforzar los prejuicios centralistas, discriminadores y excluyentes. Cuidado con ellas.

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.