Por - Publicado el 27-08-2015

Se convoca a una manifestación contra la ley universitaria Alayza-Sánchez. Ernesto Alayza Grundy era un dirigente del PPC y Luis Alberto Sánchez del APRA. Gobernaba Belaúnde de AP en alianza con el PPC. El APRA estaba en al oposición, pero en esta ley estaba con el gobierno.

Bien por la mañana, los estudiantes desbordan la represión. Al día siguiente saldría en primera plana de La República la foto de los estudiantes sacando a patadas a los policías de una tanqueta. La Plaza San Martín de Lima está llena y la consigna, reforzada por la multitud, es no quedarse allí. Había que llegar al ejecutivo. Que Belaúnde escuche.

Por las calles del centro de Lima la multitud avanza fácilmente hacia una aparentemente desguarnecida Plaza de Armas. Nos sentamos en la plaza y nos limitamos gritar consignas. Entonces un rochabús sale de nadie sabe dónde y la emprende contra nosotros, que salimos corriendo por las diferentes calles del centro.

Por el Pasaje Olaya, entonces mucho más despejado que ahora, avanza la carga policial. Los guardias de asalto van lentamente empuñando en la mano izquierda el casco a manera de escudo que recibe los impactos de las piedras lanzadas por los estudiantes y en la mano derecha empuñando el palo policial en alto y amenazante. En eso aceleran el paso y los estudiantes se repliegan corriendo.

Un grupo de guardias de asalto regresa de la carga y se las agarra con un joven que podría ser un estudiante que se había quedado solo en el repliegue. No se sabe de dónde salió, la cosa es que estaba solo y rodeado. Media docena de guardias de asalto lo tienen en el suelo y le tiran patadas en la cabeza y en las costillas. Después de la golpiza uno de los guardias lo arrastra de los pelos como dos metros por el suelo.

Por esos días, enero de 1984, había ocurrido una fuga de delincuentes del penal de Lurigancho. La policía los había perseguido y abaleado a todos. Finalmente, los policías arrastrarían de los pelos los cadáveres de los delincuentes y los amontonarían en plena vía pública. Todo esto sería transmitido por todos los canales de televisión de la época, particularmente por el noticiero nocturno de Canal 2 dirigido por Ricardo Müller. La escena parecía repetirse con el estudiante en Pasaje Olaya.

“¡No le peguen!” “¡Ya basta, carajo!” gritan ruidosamente los comensales de la cafetería D’Onofrio que se habían parado, salido a la calle y estaban presenciando la golpiza. Yo estoy entre un grupo de estudiantes en los costados del Pasaje, mezclado entre la gente que curiosea, sin ser advertido por la policía. A ninguno se nos ocurre hacer nada al respecto, acaso más que gritar con los comensales del café. Ninguno parecía que iba ser tan loco de salir a hacerle frente al guardia de asalto. Uno de los estudiantes a mi costado, un lentudo con cara de chancón, ya no puede más de indignación. Veo cómo su rostro se va enrojeciendo, cual el lentudo de “La sociedad de los poetas muertos” a punto de pararse en el pupitre.

De repente lo veo salir corriendo hacia el centro del pasaje. Le mete un tacle por la espalda al guardia de asalto que arrastra al desdichado estudiante. Sus lentes saltan por los aires. El ex-lentudo le agarra el palo al policía, pero no logra quitárselo. Asustado, lo deja y se va corriendo otra vez al costado del pasaje, mimetizándose otra vez con los comensales de la cafetería D’Onofrio.

Para suerte del temerario joven, el guardia también se había quedado solo. El estudiante que había sido golpeado y arrastrado de los pelos se para y se pierde. No lo detienen. Vuelven los guardias de la carga y se van todos otra vez a la Plaza de Armas. El lentudo vuelve por sus lentes caídos en el centro del pasaje, entre gritos de los comensajes “¡Ya no vuelvas, te van a agarrar!” Los estudiantes volvemos a concentrarnos en la Plaza San Martín, donde concluye esta manifestación.

Era un país en que las chispas de indignación podían convertirse en acción, incluso acción temeraria, en cualquier momento.

___
mitinpzasanmartin
Sobre las grandes manifestaciones estudiantiles de 1984 contra la ley Alayza-Sanchez ver aquí, aquí (fuente de la imagen) y aquí.

(Este post salió antes aquí).

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.