Por - Publicado el 22-04-2014

Yoacuso

1. La historia ignorada
1a. El “día D” para recuperar Arica y Tarapacá
El mayor Jose Fernandez Salvatecci en su libro “Yo acuso” cuenta sobre las luchas por el poder dentro de la cúpula militar. Junto con el libro del capitán Eloy Villacrez “1975: Patriotas y Traidores” (ver extracto aquí) constituye un valioso testimonio sobre diversos hechos de la historia reciente del Perú.

En estos libros se cuenta cómo los militares peruanos ya tenian un “día D” para recuperar Arica y Tarapacá. El Perú tiene una abrumadora superioridad militar sobre Chile, por lo que la victoria es muy clara. Sin embargo, la CIA conspira para darle un golpe a Velasco. Los EEUU no aceptarían una expansión izquierdista de ese tipo en América del Sur y menos dejando caer a un gobierno derechista, impulsado por la CIA, como el de Pinochet. Los Estados Unidos habrían realizado un operativo en el Perú con complicidad de Morales Bermúdez.

1b. El golpe es contra Lima, no contra Santiago
Según Villacrez el general Rolando Gilardi detecta la maniobra e informa de la misma a Velasco, que al parecer no le da ninguna credibilidad. Morales Bermúdez so pretexto de no haber completado el sistema de defensa antiaérea, solicita la postergación del “día D”, el 6 de agosto de 1975, por 30 días. Sin embargo, Morales Bermúdez determina que “la acción militar no es contra Santiago sino contra Lima”. El 29 de agosto le da el golpe a Velasco, con el apoyo de los generales del entorno de este último.

1c. El plan “recuperación”: golpe contra Morales Bermúdez con insurrección en Villa El Salvador
Varios militares no ven con buenos ojos la supensión de la acción de recuperación de Arica y Tarapacá y les reclaman a sus superiores. El 24 abril de 1976 Villacrez le comunicar a Fernández Maldonado el malestar de la tropa: “comienza a sentirse un olor a traición”.

El punto de quiebre fue el 24 de abril de 1976, Día de la Ingeniería Militar, cuando los oficiales subalternos le pidieron al Comandante General del Ejército, Jorge Fernández Maldonado, que uno de ellos tuviera la oportunidad de dirigir algunas palabras al Gobierno con motivo de la celebración de esta fecha en el cuartel San Martín. “Olor a traición” Villacrez fue designado y en su discurso fue al grano: “Soy el capitán Eloy Villacrez, me dirijo a usted, señor presiente, de ingeniero a ingeniero para decirle que hay preocupación en los oficiales sobre el rumbo que se está imprimiendo a la revolución y la demora en llegar a Tarapacá, comienza a sentirse un olor a traición”. Como empujados por un resorte, un grupo de Generales y Coroneles se levantaron de sus asientos y le arrebataron el micrófono para impedirle que siga hablando.
Militares insurrectos lanzan primer intento de golpe de Estado contra los generales que traicionaron a Velasco

Para entonces ya existe una organización izquierdista de militares y civiles apodada “la orga” que intenta llevar a cabo un contragolpe contra Morales Bermúdez con la idea de restituir el gobierno velasquista. (Esta organización después sería continuada por el Partido Socialista Revolucionario (PSR) y sería una de las predecesoras del MRTA). Este intento se lleva a cabo el 20 de julio de 1976 y consiste en la toma de los cuarteles “La Polvora” y la “División Blindada”, capturar armamento y dárselo al pueblo, principalmente a sus partidarios en Villa El Salvador, donde tendría que realizarse una insurrección popular. Este intento fracasa, evidentemente porque los militares derechistas ya estaban enterados de los planes de los izquierdistas, infiltrados ellos. Cuando los militares izquierdistas entran a “La Pólvora” son cercados los militares derechistas Logran escapar. Los persiguen. Continúan con sus acciones para derrocar a Morales Bermúdez. Nunca se enteran quién los traiciona. Ver relatos más detallados sobre estos hechos aquí y aquí.

1d. El intento de asesinato de Morales Bermúdez
Sin embargo, los intentos por derrocar a Morales Bermúdez continúan, cual cuenta el capitán EP Eloy Villacrez en “Los intentos para derrocar al felón Morales Bermúdez”. Este capitán junto con el capitán A. Loayza se proponen acribillar a balazos a Morales Bermúdez, cuando éste dirigía a un acto oficial en la Escuela Militar de Chorrillos.

Los tiradores se apostaron aparentemente en una situación inmejorable, aproximadamente a 150 metros de distancia y le dispararon a matar. Pero, como lo dirían después “yerba mala nunca muere”, las balas rozaron a escasos centímetros de la cabeza de Morales Bermúdez, y como era de esperarse se desató sobre ellos una “cacería encarnizada” que terminó con el asalto de un comando de inteligencia al refugio de Loayza, donde lo asesinaron a balazos.

A pesar de este fracaso, este grupo político-militar continuaría operando y estaría muy activo en el paro nacional del 19 de julio de 1977.

2. Parte de la historia ignorada se redescubre en 2001, con la caída de Fujimori y Montesinos
Por supuesto que esta historia no es muy conocida en el país. Los libros de Eloy Villacrez y José Fernández Salvatecci no se han difundido mucho en el país, aunque sus textos sí son accesibles el público en general en la internet, como se aprecia por los enlaces aportados en el presente post.

Todo lo que sea denunciar a la CIA suele ser cubierto por un manto de silencio e ignorado, como si se tratara de una ficción, que pueda ser fácilmente deslegitimada. Pero la historia contada por estos dos militares no sólo es verosímil, sino más aún, que contiene información confidencial que fue confirmada por la propia CIA, cual fue que el capitán Vladimiro Montesinos trabajó para esta agencia estadounidense.

Tan tempranamente como en julio de 1978, Fernández Salvatecci publica su denuncia a Montesinos por traición a la patria: trabajar para la CIA revelándole secretos militares peruanos:

En Febrero de 1976, se dio parte que el “colaborador” del SIE Capitan Vladimiro Montesinos Torres, mantenia contacto con la Inteligencia norteamericana, a traves del Agregado Naval y con la CIA a traves del Agregado de Prensa. Asimismo matenia contactos con agencias noticiosas extranjeras y otros servicios de inteligencia, a quienes habia proporcionado documentación “Estrictamente Secreta”, “Estrictamente Confidencial”, “Secreta”, “Confidencial”, “Reservada”, etc., del más alto nivel de gobierno, incluyendo el listado completo del armamento de procedencia soviética, adquirido por el Perú.

El ejército no hace caso a estas denuncias por no hacer “un gran escándalo que dañaría la imagen del Ejército”.

EL COMERCIO - Reivindicacion (Medium)
Tendrían que pasar varios años y que Montesinos cometiera diversas tropelías contre el pueblo peruano para que finalmente estas denuncias alcanzaran mayor difusión. El mismo El Comercio publica una nota al respecto en 2001, en un contexto en que Fujimori ya había caído y los medios aceptan las denuncias contra Montesinos.

Fernández continuó investigando a Montesinos e incluso dio esa tarea a otros amigos oficiales velasquistas con quienes integraba un grupo clandestino para derrocar a los generales que encubrían un delito mayor de traición a la Patria.
Pero este intento fracasó el 20 de julio de 1976 y cual burla del destino Montesinos fue designado para investigarlos. Sin embargo, el 20 de setiembre de 1976 la agencia de noticias Latin American informó internacionalmente sobre un plan secreto de represión diseñado por el jefe del Servido de Inteligencia Nacional, Juan Schrot Carlín, ayudado por un tal Montesinos. Daba cuenta además de una carta escrita por Fernández Salvatecci y sus compañeros detenidos bajo el cargo de subversión, en la que acusaban a sus superiores de ser agentes de la CIA. Pedían además que se les hiciera un juicio marcial para exponer el Caso Montesinos. Finalmente, fueron destituidos por insubordinación.
José Fernández Salvatecci – Piden reivindicar al acusador de Montesinos (2001)

Ver también Vladimiro Montesinos: El pasado (Primera Parte) .

El Comercio lo pone así: “Vladimiro Montesinos no hubiera [sic] hecho tanto daño al Perú si las del mayor EP José Fernández Salvatecci hubieran sido tomadas en cuenta”.

Lamentablemente esta aceptación tarda demasiado y es limitada a algunos aspectos de la historia contada por estos dos militares.

¿Por qué?

Pues, muy posiblemente porque las revelaciones del mayor Fernández no se limitan a Montesinos, sino que abarcan a toda la red de la CIA en el Perú, que incluye a políticos, periodistas, militares, etc., varios de los cuales aún siguen activos en el quehacer político nacional. Es mejor ignorar y, si es posible, estigmatizar o ridiculizar a la persona que los pone en evidencia.

A continuación se cuenta sobre la investigación que hace el mayor Fernández Salvatecci sobre las actividades de la CIA en el Perú, tomado de este Fragmento de “Yo acuso” de José Fernández Salvatecci. Y este otro más.

3. Inteligencia peruana contra inteligencia estadounidense
Durante el gobierno velasquista hay varias tendencias políticas entre los militares, entre ellas una tendencia izquierdista que caído Velasco intenta recuperar el poder. Le advierte a Velasco de la conspiración contra él como le advierte a Jorge Fernández Maldonado de las actividades de la CIA en el Perú. Ninguno de los dos le hace caso. Ambos caen y son derrotados por Morales Bermúdez y el sector derechista de los militares y civiles. En este proceso realizan una labor de seguimiento a los agentes y colaboradores locales de la CIA en el Perú.

Nuestra tipica dependencia cultural y el complejo de inferioridad de la burguesía nativa, ha creado una imagen de que todo lo extranjero es superior a lo nacional. Hemos llegado a sobrevalorar los Servicios de Inteligencia Imperialistas atribuyéndoles la máxima sapiencia, ilimitada eficiencia y otras cualidades similares. Durante el Proceso Revolucionario los Oficiales Jóvenes en el Perú nos dimos cuenta que no había tal. Ellos aciertan, se equivocan y yerran como el común de ios mortales. Lo que pasaba era que para detectar sus actividades había que burlar el deseo de los Comandos, quienes a través de las “citas cumbres” de “Alianzas contra la subversión” comprometen al país a espaldas de sus pueblos y de sus mismos gobiernos, quienes nunca llegan a enterarse de lo allí tratado.

Los agentes peruanos se enfrentan a un oponente muy bien establecido, con muchos más recursos y entrenamiento. Aún así constatan que este oponente no es infalible y que pueden derrotarlo.

Y algo encuentran:

En el Perú fuimos detectando enlaces de grupos políticos, editoriales, empresariales y de algunos miembros de la Fuerza Armada. Nos preocupó la llegada del agente Rood Harrinson, quien viajó al Perú a ocupar un puesto en la Embajada norteamericana, simultáneamente con un chileno que, como agregado de prensa en el Consulado de su país, con quien había trabajado en ChHe desde antes del derrocamiento del Presidente Salvador Allende y ahora pasaban, juntos, a Lima. Con ellos constatamos enlaces con marinos y periodistas.

Debido a los acontecimientos de Julio de 1976 (…) no pudimos dar con el paradero del agente de la CIA “MARQUEVISH”, quien venía de consolidar el trabajo del derrocamiento de Allende en Chile, y de colaborar en la imposición de Videla en Argentina, y entre mayo y junio había llegado a Lima con propósitos no muy santos por supuesto. Al parecer este agente se encargó arreglar las cosas en nuestra Patría con la complicidad de los que con traiciones y la ayuda norteamericana se han hecho del Poder.

4. “Inteligencia revolucionaria”
Este seguimiento comienza cuando a Fernández Salvatecci le asignan la misión de intervenir como fuerza represiva para controlar la subversión, cuando ésta escapara al control de las Fuerzas Auxiliares (cuerpos policiales):

Entonces, habia que orientar el esfuerzo de búsqueda de información hacia aquella que le permitiera al Comando, conocer el grado de subversión en que se encontraba e1 país, así como definir cuáles eran las organizaciones que en el interior del país realizaban acciones subversivas o eran potencialmente subversivas, precisando con qué fuerzas, empleando qué método en los campos político, económico, sociológico y militar, por qué realizaban esos actos subversivos, qué ayuda recibían, cuándo tenían planeado tomar el poder, en fin toda aquella información necesaria para conocer al enemigo en todas sus facetas así como sus actividades y logros.

Llega a las siguientes conclusiones:

1.”El peligro comunista en el Perú, nuestra Patria, estaba inflado porque así le interesaba presentarlo al imperialismo norteamericano y a la oligarquía. Que si fuera cierto el poder que se le atribuía, hace mucho tiempo que hubiera capturado el Estado.” El pueblo apoyaba a los comunistas, porque éstos defendían sus intereses, pero no sabía nada del comunismo.

Los estudiantes universitarios eran muy dogmáticos, pero no conocían la realidad del país.

La ingenuidad honesta de estos grupos, particularmente de aquellos que se hacían merecedores de ser llamados de extrema-izquierda, hacía muy fácil que la infiltración de CIA los hiciera reaccionar de acuerdo a sus intereses.

2. “el único que podía llevar a cabo acciones subversivas, con capacidad de éxito, era el imperialismo norteamericano, a traves de la CIA” y de diversas organizaciones”; “era necesario conocerlo a fondo; era necesario, entonces, buscar informaciones sobre las actividades de la CIA, la oligarquía, la derecha, los sectores fascistas, los grupos y sectas religiosas que invadían el país procedentes de los EE.UU. de N. A.; también acerca de las actividades de los que manipulaban los medios de comunicación, de los empresarios, de los partidos políticos de derecha, particularmente el APRA”.

3. “Existía un peligro subversivo peligroso y con capacidad de éxito en un sector de la Fuerza Armada, capitaneado por comandos de la Marina y secundado por algunos generales del Ejército dispuestos a traicionar lo prometido al pueblo por nuestra Institución”.

5. La ficha de Luigi Einaudi
Fernández Salvatecci pide que le traigan la ficha del agente de la CIA Luigi Einaudi:

Al reunirme con mis subalternos (capitanes). les pedí que me presentaran los legajos de Información e Inteligencia sobre las actividades de la CIA norteamericana en el país, y ellos se miraron sorprendidos, diciéndome que no existía nada al respecto. Solicité informes sobre la organización de extrema izquierda denominada Vanguardia Revolucionaria y me llevaron varios legajos. Pedí la ficha de Luiggi Einaudi, agente de la CIA, vinculado con Jefes de la Fuerza Armada desde 1965, año de las guerrillas en el Perú, encargado de estudiar al Ejército peruano al que llegó a conocer mejor que cualquier otra persona y de gran influencia sobre muchos generales, particularmente Artola y los egresados del Centro de Altos Estudios Militares (CAEM). En la ficha de Einaudi se informaba de su colaboración (con el General Artola) en la lucha antiguerrillera y de sus conferencias en el CAEM; sólo faltaba una recomendación para que lo condecoraran. Solicité la ficha de Letts Colmenares, como era líder de Vanguardia Revolucionaria tenía una extensa lista de informaciones donde era descrito como algo peor y más peligroso que el mismo diablo con que se nos asustaba en los años de la infancia.

El Sr. Luigi Einaudi llegaría a ser embajador de los Estados Unidos ante la OEA, posición desde la cual declararía en noviembre de 1992 que el régimen de Fujimori ya no era una dictadura. Como vimos en posts anteriores es un intelectual orgánico a la inteligencia de su país, vinculado a Vladimiro Montesinos como a algunos intelectuales, notablemente a Julio Cotler. Ver 1970s: los padrinos intelectuales de Montesinos, La doblez de la política exterior americana hacia Fujimori

6. El informe sobre la red de la CIA en el Perú
En junio de 1976 Fernández Salvatecci presenta su informe sobre las actividades de la red vinculada a la CIA en el Perú.

En esa mafia figuraban, entre otros, como componentes y/o aliados las siguientes personas:

– Manuel Ulloa, ex Ministro de Hacienda de Belaunde, delincuente profugo de la justicia peruana por estar involucrado en el caso de la International Petroleum Company; representante y gerente de empresas ligadas al imperio de Rockefeller: con clara vocacion de testaferro y ambiciones presidenciales. Este delincuente, indultado por el gobierno de Morales Bermudez, capitaneaba las operaciones de sus complices, con la finalidad de desprestigiar al Peru, presentándolo como “comunista”, para lo cual contaba con la colaboracion de la SIP y un indeseable apellidado Ravines ( Eudocio), a quien se le habia quitado la nacionalidad por actividades antiperuanas.

– Alberto Ulloa Elías, hermano del anterior, enlace en el Perú, quien aparte de su trabajo organizativo mantenía contactos con personas que no pertenecían a la agrupación, pero con finalidades similares.

– La red de Belaúnde y Acción Popular. Cabe hacer notar cómo el Arquitecto Fernando Belaúnde Terry -presidente depuesto por la Fuerza Armada, por su ineptitud, política entreguista y debilidad de carácter- era instrumentado por Manuel Ulloa Elías, a quien le bastaba una llamada telefónica para hacerle cambiar de opinión.

– La red de Bedoya y el Partido Popular Cristiano (PPC), ala disidente de la Democracia Cristiana.

– La red del APRA, materializada a través de sus principales jerarcas como Towsend, Sánchez, Haya de la Torre y Prialé.

– La red de los medios de comunicación, donde figuraban:

* Zileri, de la revista “Caretas”.
* Escardó, de la revista “Gente”.
* Frías Torrico, de “Equis – X”, revista financiada por judíos.
* Personal de la agencia Latín, de nacionalidad argentina.
* El cura Bolo y el General Artola.
* La Oficina Central de Informaciones (OCI), a través de la red de radio.
* Cisneros Vizquerra, del diario ‘La Prensa”, enlace entre esta organización, su hermano el Ministro del Interior, los apristas. etc. Este sujeto se constituyó en pieza fundamental por sus desvelos por ser “importante”, organizando reuniones entre elementos contrarrevolucionarios, las mismas que se realizaban en su despacho o lugares alternos dentro de las horas de “toque de queda”, valiéndose de salvoconductos proporcionados para el efecto, por el Ministro del Interior. Inclusive algunas de estas reuniones se hicieron en la residencia del máximo líder aprista, el anciano Víctor Raúl Haya de la Torre con la asistencia del General Cisneros Vizquerra.

– Francisco Miró Quesada, ex-ideólogo de Acción Popular, aunque no pertenecía a la red, toma contactocon ella, particularmente por identificarse con los objetivos que había aceptado anteriormente en Buenos AIres, en reunión con Manuel Ulloa Elías. Mantenía amistad e influencia sobre Morales Bermúdez.

– Alberto la Hoz, cuñado del General Falconí, Jefe de la Casa Militar de Palacio. Cumplía el papel de confidente de la red y el gobierno a través de Falconí, con quien vivía en la misma casa.

– El General Guillermo Arbulú, Presidente del Comando Conjunto y uno de los organizadores de complots. Sin pertenecer a la red mantenía coitacto estrecho con ésta.

– El general Bobbio Centurión, esperanza de la derecha, sin pertenecer a la organzación era muy buscado por ésta y sus preparaciones subyersivas eran vistas con simpatía

– El Capitán de Navío Sánchez, enlace de la organización entre Acción Popular y la Marina.

– El Contralmirante Garbajal, a quien se denominaba como “libertador” y se le motivaba para participar en golpes contrarrevolucionarios. Su afán de figuración era hábilmente explotado.

– Otros generales y coroneles, con quienes se reunían en diversos sitios, para ganarlos a la causa de “salvar” al país del peligro comunista.

– El Capitán de Navío D’Izcue, enlace con la CIA norteamericana. Oficiaba como sub jefe del Servicio de Intellgencia de la Marina.

– Miembros de las embajadas norteamericana, argentina y chilena. .

– Manuel D’Ornellas, jefe de la red en la Argentina, con quien el Ministro del Interior, Cisneros Vizquerra, mantenía enlace, y quien, en comunicación telefónica en febrero de 1976, le propone indultarlo del todo y que trabaje con él en la dirección de una revista dentro del proyecto de “unión, paz y concordia”.

– El Capitán Vladimiro Montesinos, quien se unía a ellos a través de los periodistas que accionaban los medios de comunicación; trabajaba directamente al servicio de Inteligencia de la embajada norteamericana con el conocimiento del General Juan Sánchez, el Coronel Edgar Kester y otros. Su misión era la de proporcionar información sobre la izquierda y extrema izquierda en el país, así como de los sectores radicales del Ejército; para el efecto se valía de una cubierta de izquierdista.

Estos elementos entre otros muchos, figuraban en ese cuadro como miembros de la organización Ulloa; había, también, gente independiente que. trabajaba en la misma trinchera como Baella Tuesta. Existían otros enlaces y gente de menor nivel, como aquellos elementos que en forma casi diaria, a partir de las 18:00 ó 19:00 horas, hasta las 23:00 o 24:00 horas, se reunían en la Avenida 2 de Mayo No 771, Dpto. NQ 9, Edificio “Puertas de Oro” con teléfono No 407323; a estas reuniones asistían oficiales del Ejército, marinos, y Chirinos Soto, Chirinos Lizares, Salazar Larraín, etc., con la finalidad de intercambiar informaciones sobre la situación política. También figuraban reuniones conspirativas de Frías Torrico, Escardó y otros.

Esta es la red civil (los lectores interesados pueden ver la red militar en el enlace aportado). Involucra a diversos personajes de la vida pública que seguirán activos años después, hasta el presente. Nunca quedaron expuestos masivamente por sus vinculaciones a la embajada de los EEUU. Algunos, como Chirinos Soto o Baella Tuesta, sí quedaron expuestos como peones del fujimontesinismo. Se los volvería ver jugando en pared con el imperfecto agente de la CIA Vladimiro Montesinos. Pero todos los otros seguirían pasando piola y, más aún, se les sumarían nuevas fichas.

7. “La no decision, que en estos casos equivale a la complicidad”
Jorge Fernández Maldonado es debidamente informado sobre todas estas actividades, pero no tiene la decisión para actuar, según cuenta Fernández Salvatecci en su libro. Como pasa con Velasco, quien tuvo muchos oídos para escuchar a los militares derechistas y pocos ojos para ver que éstos conspiran contra él, Fernández Maldonado no respalda a los entusiastas y radicalizados militares bajo su mando que lo apoyaban.

Al parecer quien pudo ser el líder del sector izquierdista entre los militares se dio por vencido ante el abrumador y enterado bloque derechista apoyado desde afuera. Una actitud que contrasta con la garra que demostró en 2002 un secuestrado Hugo Chávez, que logró recuperar el poder con el apoyo del pueblo venezolano.

8. Epílogo
Con la derrota del sector izquierdista entre los militares comenzaría el proceso de derechización a todo nivel y de reversión de las reformas antioligárquicas. Un proceso que se profundizaría en la década del ochenta y llegaría a su cumbre con la dictadura fujimorista que marca el regreso del poder oligarquico en el Perú. Más aún, la red de la embajada de los EEUU se expandiría a más gente, incluyendo a diversos “izquierdistas”, en forma nada disimulada, convirtiendose en algo banal y hasta de prestigio ser informante de la embajada, como revelan los Wikicables. Al menos temporalmente ganaron la batalla, y hasta voltearon las cosas: de evitar una victoria nacional peruana a que el Perú sea un país dominado desde el exterior.

-

Enlaces a este artículo

  1. 1973-1975: El terrorismo derechista » Gran Combo Club
    09-02-2015 - 17:16

Comentarios a este artículo

  1. MILLER RIVERA dijo:

    Estimado Silvio si puedes subir links para descargar las publicaciones completas.

    Gracias de antemano

  2. Silvio Rendon dijo:

    No tengo las publicaciones completas, pero seguramente son accesibles en bibliotecas. Si alguien las sube, por supuesto que las pondré.

  3. pepe mejia c dijo:

    Esta parte de la Historia del Peru, no es conocida,cuando, Juan Velasco, se dice que tuvo un atentado, de alli perdio una pierna, despues Morales Bermudez, le da el golpe en Tacna 1975, que el Peru le iba a declarar la guerra a Chile. Lo que se sabe que la alta oficialidad no apoyaba a Velasco. Tambien como Montesinos se salva de la pena de muerte.

  4. Ramon Chong Siu Hidalgo dijo:

    Serìa muy bueno que Uds, sacaràn un libro con toda esta informaciòn para que la juventud se entere y no caiga como siempre en engaños.

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.