Por - Publicado el 16-04-2012

[El presente post salió como “nota” de Facebook hace un par de días, ver aquí]

En 1992 volvía al Departamento de Sociales de la Universidad Católica después de varios años. Lo primero que me encuentro en la entrada de Sociales es un papelote escrito con plumón firmado por el Sr. Eduardo González Cueva, entonces alumno veterano. Era una larga carta a Edmundo Beteta, otro veterano, con quien estaba en bronca, llena de acusaciones y respuestas. Parece que al Sr. Eduardo González Cueva le va este tipo de pelea. Años después en “Liberación” de César Hildebrandt este señor sostendría también un lamentable debate público de dimes y diretes que uno no se quisiera enterar. La cosa escaló hasta que al parecer el Sr. Eduardo González Cueva mandó una carta mucho más extralimitada que la de su oponente. Hildebrandt se negó a publicarla. Era demasiado.

Hay que saber cuando parar una bronca sin sentido y por lo visto Eduardo González Cueva no lo sabe.

En mi caso, Silvio Rendon para los que estén menos familiarizados con el Gran Combo Club, la bronca comenzó a partir de las intervenciones del Sr. Eduardo González Cueva en el Gran Combo Club. Primero como comentarios dentro del blog y luego en su propio blog. No fui yo quien fue a buscarle el debate, fue él quien me lo vino a buscar a mí. No estaba de acuerdo con mis críticas a la CVR, le parecía abominable mi posición sobre el imperialismo estadounidense, etc, etc. Todo eso es atendible, pero el Sr. González Cueva comenzó con un doble juego, el de por un lado llevar la cosa a lo personal y a acusar y por el otro el de quejarse de que era yo quien llevaba las cosas a lo personal y quien acusaba. El Sr. González Cueva provocaba y luego se quejaba. Atacaba y luego pontificaba sobre debates alturados y habermasianos. En fin. Hasta que vinieron sus ridículas acusaciones de “antisemitismo” o que yo premeditadamente escribía “contra” la CVR para que me rebotaran en Correo, siempre con descalificaciones personales. Finalmente, el Sr. González Cueva no pudo aguantar que yo señalara las diversas instituciones que forman parte de la intervención de los Estados Unidos, y como él participa de una de estas instituciones, ver aquíi y llevó las cosas a un nivel trivial y tergiversado: “Silvio Rendon, asesor de Giampietri y nuevo columnista de Aldo Mariategui”, seguido de cosas como “Rendón difama a las feministas de genocidio” (por condenar la participación activa e innegable del Movimiento Manuela Ramos en las esterilizaciones forzadas de Fujimori, sí, un genocidio). O que yo me había vuelto anti-taurino sólo porqué él era taurino (?). Y la mejor de todas: “Rendón es mi stalker”. Este señor me bloqueó en su Facebook y, aunque yo no lo podía ver ni le podía responder, desde allí sigue refiriéndose a mí en tono despectivo, con más gente, incluso que ni conozco, metiéndose en el asunto y celebrándolo. He caído en el juego de responder a ese nivel, (por seguir yo una política de responder, de decir las cosas), pero entiendo también que tiene que haber un momento en que se haga un alto, pues los términos de la bronca (no la puedo llamar discusión ni debate) no conducen a nada bueno, al menos según mis valoraciones. Me parece claro que al Sr. Eduardo González Cueva le gustan las broncas, con ataques, chacotas, insultos y sobre todo involucrando a más gente en el asunto. Bueno, allá él. Yo no pienso responderle más a este señor, diga lo que diga, haga lo que haga. Dejo constancia aquí de mis razones y sigo adelante con mi espacio de comunicación.

-

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. Gran Combo Club dijo:

    GCC: Fin de una bronca http://t.co/SgPoAhP6

  2. AveCrítica.com dijo:

    GranComboClub – Fin de una bronca http://t.co/mUJ9Jtga

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.