Por - Publicado el 22-01-2012

1. La credibilidad cuestionada de las encuestas
El 2011 ha debido ser el año en las encuestas de opinión en el Perú estuvieron en el punto más bajo de su credibilidad.1

  • La gente no les cree a las encuestas. Un ejemplo: Lectores creen en manipulación de encuestas de Apoyo
  • Los políticos no les creen. Un ejemplo:

  • La gente sabe de los antecedentes de los encuestadores y sus reuniones en la salita del SIN, casos de CPI, DATUM y Apoyo. Un encuestador en la salita del SIN.
  • Incluso ocurre que los números no cuadran. La cocina de Ipsos-Apoyo.
  • Hay manipulación y se habla abiertamente del tema, pero dado que las empresas de comunicación son socias comerciales o clientes de las encuestadoras, no lo publican. Fuera el Perú sí sale:

    El Clarín: El juego de las encuestadoras de “acomodar” los números
    Al igual que en las elecciones presidenciales de 2006, las encuestas han estado en el centro de las críticas, por sus resultados poco confiables y, en muchos casos, sospechadas de manipular los números en favor de un candidato, en este caso de la aspirante de Fuerza 2011, Keiko Fujimori.

    (…)Empresas al fin, llegado el momento de la verdad, deben “acomodar” sus números para no quedar fuera de foco en relación a los resultados y, claro, no perder futuros negocios.

2. ¿Cuán bueno puede ser un análisis basado en mala información?
Parece que sólo algunos analistas que salen en los medios que contratan a las encuestadoras sí les creen a las encuestas como si fuera una verdad muy sólida y basan sus discursos en lo que éstas dicen. El resultado es que se exponen a patinar con ellas y a compartir el desprestigio generado por los cocineros de números.

3. Encuestas de aprobación presidencial: las más fáciles de manipular
Y la manipulación no sólo se daría en época electoral. De hecho, a una encuestadora le es más fácil manipular la aprobación presidencial que la intención de voto previa a las elecciones. Pueden hacer lo que quieran antes de la elección con tal que acomoden el resultado el día anterior de la elección. En el caso de la aprobación presidencial no hay nada a qué “acomodar” las cifras. Las encuestas pueden ser utilizadas por los grupos de poder como parte de una campaña de obtener concesiones del presidente de turno, preocupado éste por su aprobación. Desde luego que las encuestas no van solas: juegan en pared con los medios de comunicación y las exigencias de los grupos empresariales.

Hoy el Perú ve cómo las encuestadoras reportan una subida de la aprobación presidencial que valida el viraje derechista de Humala y el desacato de sus promesas electorales, aquellas por las que votó la ciudadanía. ¿Son creíbles estas encuestas? ¿O son tal vez los aplausos transmutados en números de los poderes fácticos y de las derechas a un presidente que les da gusto? No lo sabemos, pero sí sería muy prudente tener en cuenta la pregunta y tomar a las encuestas con pinzas.

Demos un paso más. ¿Qué tal revisar las encuestas de aprobación presidencial históricas? En este post le damos una mirada a las encuestas previas al golpe de Fujimori, sobre las cuales varios cientistas sociales basaron sus análisis. Tal vez en tiempo real estas encuestas sonaron muy creíbles, visión desde luego reforzada por la gran prensa, pero ¿cómo debería cambiar esta visión sabiéndose que varios encuestadores se reunían con Montesinos?

4. La importancia de las encuestas en la legitimación del golpe de Fujimori
Algunos autores, particularmente Martín Tanaka en Los espejismos de la democracia, sostienen que “el éxito de las reformas implementadas por Fujimori”, expresado fundamentalmente en la caída de la inflación, se manifestó en el último trimestre de 1991. Según Tanaka

Ello tuvo un claro correlato sobre el nivel de aprobación presidencial, que pasó de un promedio de 38.5% entre enero y septiembre de 1991 a uno de 60% entre octubre de 1991 y febrero de 1991.

Este aumento del “respaldo popular” de Fujimori habría contribuído decisivamente al éxito de su autogolpe:

Fue la estabilidad económica lo que legitimó el autogolpe de abril de 1992, y no al revés.

Otros autores, como Cameron, ver aquí y aquí, parecen coincidir con Tanaka en esta apreciación.

Toda esta percepción sobre “éxito” de las reformas traducida en respaldo popular para Fujimori, como todo el análisis, está basada en no otra cosa que en los números reportados por la empresa Apoyo. Poderosas consecuencias políticas y analíticas las de sus encuestas.

5. Apoyo repentino
Revisitemos la evolución de la aprobación de Fujimori entre 1990 y 1992:

Fuente: Martín Tanaka Los espejismos de la democracia, Cuadro 8.2: “Aprobación de Fujimori como presidente de la República (porcentaje de respuestas favorables)”.

Apreciamos cómo un Fujimori que acaba de romper su promesa electoral y acaba de decretar un fuerte aumento de precios controlados golpeando económicamente a los sectores más pobres del país comienza a gobernar con una aprobación presidencial al alza por varios meses, hasta superar el 60%. A comienzos de 1991 esta aprobación cae fuertemente hasta estar ligeramente por encima del 30%. Luego, de septiembre a octubre de 1991 salta repentinamente 22 puntos porcentuales.

Posteriormente, la aprobación de Fujimori vuelve a saltar, cuando da el autogolpe en abril de 1992. En Apoyo del fujimorismo vimos cómo Apoyo tuvo el sospechoso privilegio de salir a hacer encuestas cuando los canales y diarios estaban tomados por los militares. En base a esa peculiar encuesta se dijo que la población apoyaba masivamente el golpe. Y en general, en base a las encuestas de Apoyo se creó la imagen de popularidad del régimen de Fujimori. El salto de marzo a abril de 1992 tendría una explicación clara, el golpe, como el salto de agosto a septiembre de 1992, por la caída de Guzmán, pero ¿cómo explicar el salto de septiembre a octubre de 1991? ¿Por la caída de la inflación?

Veamos esos datos:

Fuente: BCRP.

Si bien hay una caída tendencial de la tasa de inflación, no se aprecia una caída tan dramática de septiembre a octubre de 1991 que explique un salto de 22 puntos en la aprobación presidencial.

Y más aún, ese salto implica que la mayoría de la gente pasa de desaprobar a aprobar a Fujimori.

En el libro Implementación de políticas públicas en el Perú de Augusto Alvarez Rodrich y Gabriel Ortiz de Zevallos, publicado por Apoyo en 1995,2 también se muestran estas encuestas: de aprobación del congreso, presidente, política económica y ministro de economía.

Hacer click en las imágenes para ampliarlas.

De septiembre a octubre de 1991 el congreso no muestra casi variación en su aprobación, pero sí el presidente, la política económica y el ministro de economía, que pasan de una mayoritaria desaprobación, a una mayoritaria aprobación. Un cambio repentino y fuerte en solo un mes. ¿Por qué?

El discurso de la encuestadora Apoyo, como se aprecia en los mismos cuadros, es que este viraje se debería a “las exitosas gestiones para la reincorporación del país al sistema financiero internacional”. Es decir, según Apoyo este brusco viraje se debería no a un cambio material en las condiciones de vida de la población, como es la caída de la inflación, sino a “buenas noticias”. Es muy creíble que los grupos empresariales celebraran muy rápidamente tales anuncios, pero ¿los sectores medios y pobres, la vasta mayoría de la población? Estos últimos no vivían precisamente un boom económico. La economía seguía deprimida, había poco empleo, precariedad laboral, precios altos. No suena una explicación muy convincente que estos sectores cambiaran rápidamente desaprobación por aprobación a Fujimori como respuesta a unas “exitosas” negociaciones internacionales.

De octubre de 1991 en adelante ocurrirían hechos que no impidieron el aumento de la aprobación presidencial según Apoyo: en octubre el atentado con sobre bomba a la revista Cambio que mataría a la periodista Melissa Alfaro, en Lima, y en noviembre la matanza de Barrios Altos contra gente de sectores pobres de Lima, ambos hechos fuertemente publicitados en el país.3 Y la aprobación presidencial sigue subiendo. ¿Es creíble?

6. Fujimori con Apoyo
Fujimori no estuvo solo en su autogolpe, sino que lo preparó con mucho tiempo de anticipación, con el decisivo apoyo de Montesinos, “el espía imperfecto” según Sally Bowen y Jane Holligan. El manejo de la información pública fue crucial no sólo en justificar el golpe con oportunas como sospechosas encuestas, sino en preparar el terreno para el golpe. La evolución de las encuestas de aprobación presidencial más que estar relacionadas a la caída de la inflación parecen estar relacionadas a la aprobación de Fujimori por parte de los grupos empresariales, que creíblemente aprobaron tanto el llamado shock, como las negociaciones con los organismos internacionales y luego el autogolpe.

Y claro, la empresa Apoyo estuvo apoyando al fujimorismo, defendiendo al régimen en el congreso de los EEUU, haciendo consultorías casi monopólicas (las muy favorables evaluaciones a Foncodes), cabildeando para la reforma de la constitución (entre julio de 1990 y fines de 1992, es decir, en el periodo de los saltos de aprobación de Fujimori, Apoyo recibió US$150,000 del CIPE, es decir del gobierno de los EEUU, para “apoyar al congreso” peruano en el cambio del régimen económico en la constitución peruana4 ), justificando las reformas nada transparentes, “de perfil bajo”. La empresa resultó muy beneficiada de un autogolpe cuyas condiciones contribuyó a crear a través de la producción de una información que formaba percepciones.

7. Las encuestadoras también juegan
En el presente parece repetirse que las encuestas reflejarían más la aprobación al gobernantes de parte de los grupos de poder y sus empresas encuestadoras, que la opinión prevaleciente en el país. Las encuestas son esencialmente información. No sólo, ni fundamentalmente, información para conocer, sino información que genera y modifica conductas de los agentes socio-económicos. Una empresa encuestadora tiene que ser considerada como un agente adicional en un análisis político. Un agente con sus propios intereses (maximizar ganancia, no conocimiento público, una externalidad), que necesita clientes (satisfechos), contratos (que se renueven), que diversifica (son consultoras para el gobierno y empresas, asesoran en manejo de crisis, tienen influencia en los medios, etc.) y que definitivamente está metido con todo en el juego político.

Así, los analistas citados sostienen que Fujimori esperó a que las condiciones estén dadas para dar su autogolpe. Pero si uno considera a los productores de información como coadyuvantes en la creación de estas condiciones, no es que Fujimori y sus colaboradores sólo “esperaron”, sino que remaron en la misma dirección. Cada quien tuvo su rol específico en una jugada muy compatible con sus incentivos individuales y a posteriori muy redituable para todos ellos.


Caretas: 23 de septiembre de 1991. (Hacer click en las imágenes para ampliarlas).
Celebraciones por una “reinserción” marcada por una reunión entre Fujimori y Bush.
Heduardo exalta la imagen de Fujimori y Boloña, en contraste con un investigado García.
Fernando Rospigliosi, allegado a la embajda de los EEUU, en “Reinserción” exalta a Hernando de Soto, al ILD, y sus contactos en los Estados Unidos que permitieron la firma del Convenio Antidrogas con ese país, “importantísimos en este proceso”. Es claro que el tema político precedida al tema económico: un acuerdo político con los EEUU abría las puertas para una reinserción económica con las multilaterales.
Al mes siguiente, según Apoyo (institución financiada por el gobierno de los EEUU en un cabildeo para reformar la constitución de 1979) Fujimori pasaría bruscamente de la gran desaprobación a la gran aprobación, que crecería en los meses siguientes, inmune a hechos como violaciones a los derechos humanos, tipo la matanza de Barrios Altos.

encuestas
<------La manipulación de las encuestas durante el fujimorismo. Imagen ya posteada en Encuestas no creíbles. Hacerle click para ampliarla.

  1. En el post Encuestas no creíbles comentaba sobre la manipulación de encuestas. Otros posts en que toqué el tema fueron Campaña disfrazada de análisis, Combitos SIN encuestadoras, Combitos de underdogs a punteros. []
  2. Este libro es una suerte de apología institucional de parte de Apoyo a las “reformas” de Fujimori, en particular a las realizadas después de su autogolpe. []
  3. Si bien la revista Cambio dirigida por Yehude Simon tenía un aura emerretista, el hecho que se matara a una periodista en un atentado similar al hecho contra Antonio Zúñiga de Comisedh en marzo de 1991, generó algún tipo de solidaridad de parte de la prensa, informándose del hecho en las primeras planas de los diarios y en la televisión. La opinión pública estaba al tanto. Luego se sabría quién estaba detrás de todo esto: Asesino de los ‘sobres-bomba’ confesó que actuaba por orden de Montesinos. []
  4. Sobre cabildeos legislativos para introducir reformas legales en América Latina, ver a Mashek sobre asesoría legislativa del CIPE en América Latina y el estudio de Minella sobre la NED y el CIPE en América Latina, particularmente en el caso del ILD y APOYO el Perú []
-

Enlaces a este artículo

  1. El imperialismo está en la mente » Gran Combo Club
    17-03-2012 - 15:55

Comentarios a este artículo

  1. Ricardo Alvarado dijo:

    GranComboClub – 1991: repentino Apoyo a Fujimori http://t.co/xLB3rhf1

  2. Gran Combo Club dijo:

    Encuestas q crearon las condiciones del autogolpe GCC: 1991: repentino Apoyo a Fujimori http://t.co/tf42JHXH

  3. Erich Luna dijo:

    1991: repentino Apoyo a Fujimori http://t.co/HTNOzT2G

  4. Javier A. Fernandez dijo:

    1991: repentino Apoyo a Fujimori http://t.co/kbK2CxvU

  5. Karol dijo:

    1991: repentino Apoyo a Fujimori http://t.co/kbK2CxvU

  6. Gran Combo Club dijo:

    Después de la captura de Artemio vienen las encuestas de Apoyo. ¿Le darán a Humala niveles de aprobación fujimoristas? http://t.co/tf42JHXH

  7. Gran Combo Club dijo:

    @palominopablo Aprox 53% http://t.co/tf42JHXH

  8. Gran Combo Club dijo:

    GCC: 1991: repentino Apoyo a Fujimori http://t.co/tf42JHXH Apoyo calentó el terreno para el golpe

  9. JuventudNacionalista dijo:

    GCC: 1991: repentino Apoyo a Fujimori http://t.co/tf42JHXH Apoyo calentó el terreno para el golpe

  10. Carlos Cabanillas dijo:

    Sobre el supuesto apoyo popular al golpe del 5 de abril (vía @rensilvio)
    http://t.co/Vx5aScSR

  11. Julio Gómez dijo:

    GCC: 1991: repentino Apoyo a Fujimori http://t.co/tf42JHXH Apoyo calentó el terreno para el golpe

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.