Por - Publicado el 25-02-2011

El sociólogo Fernando Rospigliosi ha señalado que no era el único que iba a la embajada de los Estados Unidos en el Perú sino tambien muchos otros que hoy lo critican.

Bueno, pues Ricardo Alvarado en el post Aveleaks 8 nos aporta un cable desclasificado por el Departamento de Estado, referido a la matanza de Barrios Altos. Este no es un cable “filtrado” por Wikileaks, sino publicado oficialmente. Allí un funcionario de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos le cuenta algo a la embajada:

Ricardo Alvarado lo comenta:

Es decir: nada menos que durante el fujimorismo, que una familia no reportase el asesinato de sus miembros ante una ONG de derechos humanos la convertía en sospechosa de senderismo. Pero resulta que este cable se refiere ¡al caso Barrios Altos! ¡Fue ante la embajada que un informante de la Coordinadora se despachó, acusando sibilinamente a las víctimas de Barrios Altos y a sus familiares!

Y así se lo cuentan al embajador Quainton. La matanza de Barrios Altos ocurre antes del golpe del 5 de abril de 1992. No es que puedan decir, como arguyen ahora Fernando Rospigliosi y Carlos Basombrío, aquí, que estaban luchando contra una dictadura. ¿Desde cuándo la CNDDHH anda informando de cosas a la embajada de los EEUU?

Además, recordemos que los Estados Unidos capacitaron a paramilitares peruanos, como vimos en Los instructores de la muerte en base a lo escrito por Ricardo Uceda en “Muerte en el Pentagonito”. El mismo Montesinos trabajaba para la CIA como que recibió $10 millones de dólares de esa agencia gubernamental estadounidense, aquí. No es que el gobierno de los Estados Unidos no tuviera nada que ver con las violaciones a los derechos humanos cometidas en el Perú. Mala elección de confesor de parte de la CNNDHH.

A. En este cable, de Wikileaks, se menciona a diversos directivos de ONGs peruanas, todos ellos muy dispuestos a servir de informantes de la embajada estadounidense sobre las actividades de sus compatriotas. Han perdido el sentido de lo que es el bien y el mal. Ya toman como algo normal ser informante de una embajada extranjera en su país.

Los estudiantes estadounidenses de la Fulbright y de los Cuerpos de Paz en Bolivia que se negaron a hacer informes a la embajada de EEUU sobre los cubanos y venezolanos que trabajaban en ese país tuvieron más dignidad y sentido de la ubicación que varios peruanos que trabajan en ONGs. Y eso que se trataba de las autoridades de su propio país. Esos jóvenes no estaban allí para eso.

-

Enlaces a este artículo

  1. Peru: Wikileaks, USA, and their Effect on the Presidential Campaign | Daringsearch
    05-03-2011 - 17:06

Comentarios a este artículo

  1. Silvio Rendon dijo:

    GCC: La CNDDH en la embajada http://bit.ly/gFctgI

  2. rensilvio dijo:

    GCC: La CNDDH en la embajada http://bit.ly/gFctgI

  3. carmen alejos dijo:

    RT @rensilvio: GCC: La CNDDH en la embajada http://bit.ly/gFctgI

  4. Daniel A.Juffre Vega dijo:

    RT @rensilvio: GCC: La CNDDH en la embajada http://bit.ly/gFctgI

  5. Julio Gómez dijo:

    + 1$ RT @gderocas Las ONG peruanas han perdido el sentido de lo que es el bien y el mal: http://dlvr.it/HbN1d

  6. Alex Pimentel dijo:

    CABLE DESCLASIFICADO DEJA CALATITOS A LOS "DEFENSORES DE DD HH"

    "Un miembro del personal de la CNDH [Coord. Nac…. http://t.co/0QuTwDlZ

  7. TULIO JORGE SORIANO dijo:

    Grancomboclub: La CNDH en la embajada EE.UU http://t.co/zwTU5iqM

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.