Por - Publicado el 05-01-2011

No son sólo los arcángeles, aquí. En diversos parques de Lima proliferan los símbolos católicos: grutas, imágenes, cruces, cuando no capillas construídas a costa del área verde. Evidencian que no hay separación entre la iglesia católica y el estado peruano en su nivel más básico, el nivel ciudadano. Juntas de vecinos que capitaneadas por el sacerdote de la zona deciden por mayoría que el parque debe tener un símbolo católico. “A la gente le gusta”, “la gente está de acuerdo con esto”, se escucha, pero parece que pocos se ponen a pensar que una cosa es la creencia personal, y por lo tanto privada (incuestionable en el patio de una parroquia o en alguna asociación civil religiosa), y otra es la esfera pública. Porque una creencia sea compartida por mucha gente no deja de ser privada. Se pierde el área verde y se pierde el sentido público de lo que es un parque. Y a todo esto se suma que las “grutas” de estos parques son casi todas iguales, de gusto kitsch, indistinguibles unas de otras, como la decoración de los chifas, que parece que hubiera sido traída en contenedor del mismo lugar.

¿Cómo así ocurrió esto? Tal vez a partir de la toma del cardenalato de Lima por el Opus Dei, tan militante en afirmarse entre la ciudadanía, o tal vez sea una reacción ante los años de angustia y miedo por la guerra insurgente-contrainsurgente, como que muchos de los mensajes religiosos en los parques aluden a la paz. Cualquiera que sea la razón, en algún momento la ciudadanía tendrá que decir algo ante esta invasión teocrática del espacio público, permitida y hasta impulsada por las autoridades municipales. Se debe recuperar el principio de separación entre iglesia y estado, ver aquí, comenzando por recuperar la laicidad del espacio público más cercano a la ciudadanía, un parque.

P.S. Diversos parques limenses han cedido espacio no sólo a “grutas” y capillas católicas, sino a edificaciones policiales distritales, el “serenazgo” o la “seguridad ciudadana”, con lo cual el área verde queda aún más reducida. Tal presencia no impide que cuando uno llama al serenazgo lo ponen en espera por unos cinco minutos (esta fue mi experiencia reciente) y hasta que llegan demoran otro rato más, con lo que el choro ya se escapó. Esto en un distrito poblado por casetas unipersonales de serenazgo, una y hasta dos en cada cuadra. No queda claro que la pérdida del área verde quede justificada por una mayor rapidez en combatir el delito.

P.S.2. La proliferación de imágenes religiosas en parques limenses contrasta con los Próceres invadidos y comercializados y puestos como “Santos patronos de los stands”. O con la reciente comercialización de la Plaza de Barranco con “la feria del Trigal”.

A. P.S.3 En Surco se cuenta que un alcalde se trajo estatuas de la virgen María en camiones (cual soldados de terracota de emperador chino) y las puso una por una por los parques. No habría sido algo decidido por los vecinos. Según el primer comentario a este post de FB, tampoco habría sido muy transparente:

En el caso de Surco, un rumor persistente es que las estatuas de la virgen maría ,que son infaltables en cada parque del distrito, fueron adquiridas de manera irregular, sin la licitación respectiva. Fue durante de gestión de un alcalde del ppc, antes de dargent. Sería interesante una investigación periodística sobre esto. La pregunta es: ¿los fondos públicos de toda una comunidad pueden destinarse al promover el culto de una determinada religión en espacios claramente no religiosos?

“¡Aleluya ha Resucitado!” “Señor: Ten piedad de nosotros y danos la Paz”.
Parque en calle José Lizier, Pueblo Libre. Diciembre 2010.

Parque con “gruta” y edificio de “seguridad ciudadana” o “serenazgo”. Un pedazo de parque para cada autoridad. Ambas buscan la paz, a su manera.
Parque Tagore, Pueblo Libre. Enero 2011.

-

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. Guille dijo:

    Desde mucho antes de Cipriani que los parques, plazas, bermas, etc. eran consagrados a algún santo o advocación de la Virgen o de Cristo. La religión podrá ser todo lo personal que quieran, pero eso no impide que la gente por su propia voluntad desee manifestar esa fe en comunidad. El estado que los asista en ella puede ser cuestionable, pero para esa gente no será más que el reconocimiento a la fe y la cultura de su pueblo, el pueblo.

  2. Ernesto Carlín dijo:

    El uso religioso de los parques viene de un poco antes del fin de los años difíciles del terrorismo. Al menos, es mi experiencia en Surco, donde todos los parques están consagrados a la virgen desde el 91 ó 92.
    Tengo la teoría que este fenómeno responde también a cálculos electorales. Mira el caso del Vasquez Kunze. En el parque de su barrio se puede pasear al perro, también rendirle culto a la virgen (actividad que por lo general realizan gente adulta y adulta mayor). Pero no hay sitio para que adolescentes patinen, y probablemente tampoco cuenta con área de juegos para niños. Responde a la lógica de darle servicio a un sector que vota y paga arbitrios.
    Slds

  3. Silvio Rendon dijo:

    GCC: Parque teocrático http://grancomboclub.com/2011/01/parque-teocratico.html

  4. Guille dijo:

    Al menos en distritos populares desde Breña hasta Lurigancho, la consagración de esos espacios viene desde mucho antes de la decada de los 90, ya sea por los vecinos provincianos que de esa manera recordaban su tierra (especialmente con las cruces), o por la extensión de los cultos marianos (medalla milagrosa, virgen de fatima, etc)

  5. Aysa Cordova dijo:

    RT @rensilvio: GCC: Parque teocrático http://grancomboclub.com/2011/01/parque-teocratico.html

  6. Daniel A.Juffre Vega dijo:

    RT @rensilvio: GCC: Parque teocrático http://grancomboclub.com/2011/01/parque-teocratico.html

  7. Yagyu Retsudo dijo:

    Como bien dice el del comentario #1, eso ya es de muchísimos años. Luego no le puedes echar la culpa al pobre Cipriani (mismo que por cierto me cae bien). Vivo en España, y aquí se arman chongos de vez en cuando sobre el particular. Algunos padres de familia exigen a los colegios sacar los crucifijos de los salones (esa palabra no se usa acá. Les llaman sólo “aulas”). También fue noticia hace algunos días que un alumno inmigrante musulmán protestó contra su cole porque el profe habló en clase sobre la preparación del jamón, cosa que le pareció insultante. Por lo que a mí respecta, que dejen nomás. Tolerancia. Si eres ateo, qué te importa que haya una virgen más o menos. Si no comes cerdo por ser judío o musulmán, cierra los ojos cuando otros coman. Repito: tolerancia.

  8. Silvio Rendon dijo:

    No es que qué importa que haya una virgen más. Si la virgen está en su templo, no le importa a nadie y ahí se aplica la tolerancia; si la virgen está en una plaza pública, desde luego que le importa a todo el mundo, pues es una privatización de facto. No estamos en Irán o en el estado vaticano. La tolerancia no significa que alguien se tiene que aguantar lo que haga un grupo particular en el espacio público. Hace bien la ciudadanía española en exigir que haya separación estado-iglesia.

  9. Javier dijo:

    Más que el asunto de la guerra interna, lo de las virgencitas tiene más que ver con el boom de la delincuencia de la postguerra y ese clima de inseguridad ciudadana que se apropió de los distritos acomodados y, sobre todo, los de clases medias (criollas). La virgencita, la gruta son “protectores”, “Ella nos cuida”: Es decir, formas atávicas da autosugestión propias de una sociedad con una institucionalidad precaria de la cual la inseguridad es solo un ejemplo. Ojo, las municipalidades explotan eso y empezaron a patrocinar modelos “botinianos” de vírgenes en las entradas de los distritos como grandes protectoras: La virgen con sobrepeso de Carmen de la Legua, la SuperVirgen que está en la cima del domo kitsch de Madagalena (una versión criolla de la Mamaev Kurgan)o esa amenazante virgen al final de la avenida Brasil, con un rosario que más bien parece una cadena de bicicleta para matones. Va a ser muy difícil cambiar esa mentalidad supersticiosa, aunque mucho más difícil si no hay una agresiva campaña de laicidad en las instituciones, algo que no veo en ninguna de las tiendas políticas.

  10. Yagyū Retsudō dijo:

    Discrepo, y no veo forma que nos pongamos de acuerdo nunca. Según mi punto, los vecinos cuyas casas rodean a algún parquecito, y finalmente son ellos quienes con sus arbitrios municipales construyen, cuidan y mantienen el parquecito en cuestión, tienen pleno derecho a poner la efigie o adorno que deseen (asumiendo por supuesto el no quebrantamiento de leyes existentes): una virgen, calatas, un busto del Chino Velasco (personalmente esta última opción me resulta nauseabunda), o lo que sea. Pongo un caso hipotético, un tanto extremo, que me recuerda a tu posición: Lima es enorme. Si yo vivo en, digamos, Lurín; y una asociación vecinal de, por decir, Carabayllo, quiere remozar su AAHH y hace una chanchita, con polladas de por medio y lo que haga falta, para construir un parquecito con su virgen de rigor. Yo estoy a más de 50 Km de eso, y pasaré por ahí 1 vez cada 30 años. Yo voy y para una vez que paso por ahí pongo el grito en el cielo: CARAJO, CÓMO PONEN ESO. Yo no soy creyente y eso es espacio público y el nuestro es estado laico y bla bla bla. Qué les importará a los esforzados vecinos todo ese floro barato. Otro caso muy distinto sería, verbigracia: En un barrio de 20 famiias, todos ponen de la suya, en las mismas condiciones ya descritas. 10 quieren un Cristo, pero de los otros 10, 5 son ateos, 3 son judíos y talibanes y a 2 no les importa el tema. Ahí sí. En respeto a esas 8 casas que pagan de la suya, todo lo que tú dices sí se aplica en todo rigor. Y con el tema extranjero de las cruces en salones, otro tanto de lo mismo. Saludos.

  11. Silvio Rendon dijo:

    Pero en Carabayllo también hay gente de diferentes creencias, Yagyu: evangélicos, agnósticos, mahikaris, mormones, ateístas e incluso católicos que prefieren una más clara separación estado-iglesia . No creas que la diversidad religiosa es sólo cosa de los distritos “centrales” de Lima. Es raro encontrar un lugar del país donde haya uniformidad, a menos que haya un ambiente represivo y estigmatizador que impida que las minorías reclamen sus derechos en el espacio público, que puede haberlo.

  12. Yagyū Retsudō dijo:

    No pues Silvio. La cuestión distrital sólo tenía “función fática”, como dirían los lingüistas. Y lo que añades ya estaba contemplado en el supuesto donde te daba la razón totalmente. Ya lo dije: no hay manera de concordar con esto. En otras cosas sí que estamos totalmente de acuerdo.

  13. Julio dijo:

    En todas partes se cuecen habas…http://limahorrible.blogspot.com/2009/11/mater-dei.html

  14. gamma-normids dijo:

    Ignoramus at its best.

    De hecho es mejor llenar los parques con obras de arte de corrientes artísticas que el 90% de personas no entiende, porque son mas “pro” y mas “liberales”. El arte religioso es, le duela a quien le duela, arte. Una expresión artística más de quien la produce. Y auqnue les duela, la religión está aún presente en la población limeña. No hay que dárselas de neo y pro queriendo que te pongan una escultura cubista en tu parque. O sea, realmente tienen idea de lo que representan las nuevas imágenes?

    Los espacios públicos no tienen dueño, sí. Nadie tiene derecho a decidir que poner, pero nadie tiene tampoco derecho a decidir que NO poner. Y si una mayoría ha hablado y decidido que desean poner una virgen, la ponen. Eso se llama DEMOCRACIA. Democracia no es una palabra que solo aceptas cuando la mayoría acepta lo que a ti te gusta. Democracia también es que aceptes lo que la mayoría quiere.

    La tolerancia no significa que alguien se tiene que aguantar lo que haga un grupo particular en el espacio público”, dice el sr. Rendon. Pues la tolerancia significa aceptar lo que cada grupo quiere y profesa, sobre todo si este está basado en una mayoría.

    A los que no les gusta, les recomiendo recolecten firmas para cambiar los monumentos que no les gustan – total, dejen de quejarse y sean activos. Habrán muchso que querrán y otros que no. Pero estoy segura que muchos no lo querrán… entonces tandrán que bancarse con el deseo mayoritario estallándoles en la cara.

    Ah, y soy tanto católica como artista… con una preferencia por la historia del Arte, así que digamos que no es que se me venga la gana decir que el arte siempre ha estado ligado, sobre todo al inicio, con la expresión religiosa, en caso que quieran sacarme que ambas son cosas que van por diferentes direcciones.. porque no.

  15. Silvio Rendon dijo:

    Aceptar lo que cada grupo quiere y profesa, sí, pero en espacios privados, no usando permanentemente los espacios públicos, que son de todos, incluyendo a las minorías. Los católicos en el Perú son 81% y en Lima Metropolitana 83% y es un porcentaje que está en caída (13 puntos de caída en 30 años). Lo he analizado en

    http://grancomboclub.com/2008/12/la-transicin-religiosa-peruana.html

    Con la reciente ley de “libertad religiosa” se les otorgan a otras organizaciones religiosas los mismos derechos que a la iglesia católica. Pero con eso resultará que tendremos parques evangélicos y hasta zonas del Perú divididas en evangélicas y católicas u otras denominaciones. Para evitar este tipo de competencia entre grupos religiosos por la ciudadania (que en algún momento puede devenir en conflicto) y por principio de primacía de la autoridad civil es que los estados suelen estar separados de las actividades religiosas. Plena libertad para que cada persona y cada grupo realice sus actividades (procesiones, liturgias, fiestas, ceremonias) pero sin mezclarlas con la órbita pública: parques, calles, juzgados, gobierno, congreso, etc.

  16. Silvio Rendon dijo:

    Por cierto, al parecer no siempre el mecanismo de decisión para las imágenes fue tan vecinal y transparente. Ver actualización del post: P.S.3.

  17. No Nos Ganan dijo:

    La religión es el opio de los parques limeños http://grancomboclub.com/2011/01/parque-teocratico.html

  18. Lucio dijo:

    La democracia también consiste en propiciar la reflexión, como en este caso, un post en Internet. Creo además, que, para los creyentes, exponer tanto sus imágenes a cada nada, no hace sino trivializar la imaginería religiosa.
    Como la cuestión religiosa para algunos como yo es un tema privado e íntimo, este asunto como lo presenta Silvio, es como que si alguna logia que reivindica la eutanasia, por ejemplo, quisiera invadir los espacios públicos, con arte o imaginería suicida. Imponiendo a todos, sus perspectivas y creencias.
    Creo que por diversas razones, conviene una prudente separación entre lo clerical y lo civil.

  19. M. Isabel dijo:

    Al menos acá donde vivo, es verdad que la Municipalidad se encarga del mantenimiento de los parques, pero eso se limita a lo que es jardinería. Son las directivas de urbanizaciones y juntas de vecinos las que solicitan al municipio que se coloque al santito, la bandera, los juegos para niños, las vírgenes o al prócer (hay un Ramón Castilla por allí). Mal puedes prejuzgar que hay imposición en estos casos, cuando son los mismos vecinos los que lo solicitan.

    De otro lado, Silvio, con la confianza que nos asiste, te estás excediendo: estás aplicando tus propios criterios (yo diría prejuicios) en vez de respetar la conformidad de los residentes de las zonas aledañas a estos parques. Tú no eres creyente pero mucha gente sí lo es. Nadie está haciendo ninguna protesta por este asunto que yo sepa, y la razón es sencilla: o nadie se siente particularmente ofendido, o yendo al otro extremo, a nadie le importa un pito. Anda búscate otras causas que defender que lo que en Perú lo que sobran son injusticias, y anda buscarte víctimas que defender por otros lados, que acá no tienes ninguna.

    Por lo demás, concuerdo 100% con Yagyiu y con Gamma.

  20. Duran dijo:

    El argumento de los que defienden las imágenes en parques suena a “sí pe, es una estupidez, pero a la gente le gusta la estupidez, pe, déjennos pe, aguántense pe”.

    Gamma-normids dice que la gente no entendería el arte moderno… ¿Acaso los católicos promedio “entienden” las imágenes religiosas? ¡Ni siquiera entienden la biblia!

    Habría que ver también a qué le llama “arte moderno”, y aclarar que acá nadie pide poner esculturas raras o deformidades que solo entienden pastrulos.

    La cosa iría más por colocar monumentos históricos, personajes, cuestiones que creen una cohesión social distinta, basada en en otros términos, donde la religión sea solo un elemento más.

    Esto es algo que debe controlarse desde las municipalidades: educar a la población en ese aspecto, para que no caigan en el borreguismo católico y valoren otros aspectos. Sería una práctica democrática y creadora de un nuevo peruano.

    Por eso, cuando el Perú pase a ser parte del eje bolivariano, bajo las órdenes del Comandante Chávez, los comandos del pueblo derribarán estas imágenes caducas y retrógradas 🙂

    Saludos!

    PD: Los últimos párrafos fueron sarcasmo, por siaca…

  21. Silvio Rendon dijo:

    Bueno, M. Isabel, con la misma confianza te diré que no está bien que me mandes a buscar otras causas, si quiero ocuparme de este tema. No suelo decirle a la gente lo que debe hacer, ni aprecio que alguien me diga lo que debo o no debo hacer. Si mucha gente es creyente, bien, pero el espacio para poner sus símbolos no es el parque público. Hay una constitución que separa la iglesia del estado. Tampoco creas que “nadie” se siente particularmente ofendido. ¿Cómo lo sabes?

  22. Salvador dijo:

    El alcalde de Surco que puso vírgenes en casi todos los parques de las urbanizaciones de ese distrito fue el pepecista Manuel Cáceda Granthon (alcalde durante la primera mitad de los 90s).

    Fue tan cuestionado que me parece estuvo algún tiempo preso (no por el tema de las vírgenes).

    La cosa es que de un momento para otro la arquitectura de los parques cambiaba para que el centro de la atención fueran las vírgenes.

    Es más, en algunos casos, algunas señoras hacían sus rezos en el parque y le prohibían a los niños jugar cerca pues “había que respetar”…

  23. jaime dijo:

    Crecí en un barrio de los llamados populares de modo que puedo dar fe (sin ironía) que lo que a Silvio le parece nuevo se viene dando desde hace muchos años atrás, muchísimo tiempo atrás, y creo que es parte de nuestra cultura andino-limeña. La única diferencia es que este fenómeno ahora se extiende a barrios no denominados populosos. La otra diferencia es que en los primeros barrios solían poner imágenes de santos peruanos como San Martin de Porres, Santa Rosa o alguna cruz y ahora que este fenómeno se extiende hacia otros barrios predonominan las vírgenes (quizás porque en esas parroquias predominan los grupos carismáticos de la iglesia católica). Por lo que creo que hay cierta exageración del asunto.
    En todo caso mas molestoso, en cuestiones religiosas, es abordar un micro y que suba un evangélico a darme el sermón acusándome de pecador o pasear por un parque (ir por las tardes al paseo de Chabuca Granda por ejemplo) y encontrar a otro haciendo lo mismo con megáfono y todo.
    Por cierto sin ser antropólogo o sociólogo (menos mal) creo que esto de las imágenes debe provenir de la influencia de los primeros migrantes andinos que llegaron a Lima y que trajeron la costumbre de poner sus cruces en los cerros aledaños donde vivían como lo hacían en sus pueblos de origen.

    Por demás en los barrios populares la gente hacia actividades para comprar su imagen y asumir todo el costo adicional que llevaba el hecho de colocarla en un parque. Por lo que el estado ni la municipalidad asumían costo y era hecha por voluntad de los vecinos.
    Pero si en la nueva oleada de imágenes puestas en los parques si participa el estado o la municipalidad comprando imágenes y de seguro sobrevalorando el precio (para ganarse alguito) eso si estaría mal.
    Saludos

  24. Luis dijo:

    Y a los vecinos de el Campo de marte que les metieron la escultura El Ojo que llora sin preguntarles? O a esa escultira si hay que rendirle adoracion.

  25. Lucio dijo:

    El razonamiento de algunos, como el de la comentarista M. Isabel, que dice:
    “nadie se siente particularmente ofendido, o yendo al otro extremo, a nadie le importa un pito. …”, resulta francamente preocupante. Esa afirmación, en su forma invertida, suena a algo así como:
    “Esto es lo que le gusta a la gente”.
    Es como pensar en la aberración aquella de beber alcohol, tomar cerveza en la calle como suele ocurrir en muchos barrios populares, y concluir como lo hace Isabel:
    “nadie se siente particularmente ofendido, o yendo al otro extremo, a nadie le importa un pito. …”.
    O sea, como nadie está protestando, ya que no parece ser un tema de mayor preocupación para la mayoría, entonces, hay que irnos a buscar otros temas. Es obvio que requerimos una mayor cultura ciudadana, una mejor concepción de lo laico y lo civil.
    El problema no es tanto la disposición religiosa, o religioso-cultural que exista en la población peruana. Sino en el consentimiento oficial, legal, por parte de un estado que por constitución, está obligado a preservar los marcos de su naturaleza civil. Si una determinada comunidad o grupo vecinal desea instalar grutas de algún tipo, tiene a sus parroquias, o clubes provinciales, que son asociaciones de derecho privado, donde pueden ornamentar el lugar, del modo que les parezca. Pero, aspirar a hacer eso en lugares públicos, es una clara distorsión de los marcos que se les otorgan a las circunscripciones municipales o locales.
    El otro lado del tema, es o puede ser una cosa entre triste y risible. El exceso de imaginería religiosa, por todos lados, no hace sino trivializar el tema, y entonces la gente, termina prodigándole cada pachotada a su fe. Imagino a los adolescentes, que terminan besuqueándose al lado, o detrás de la gruta del parque. Y, si pudieran, muchos de ellos, hasta quisieran terminar fornicando frente a la santa imagen. O, como ocurre en algunos pueblos, los de mis padres por ejemplo, que en navidad, terminan en una juerga y borrachera bailando y hasta peleándose, frente al nacimiento del niño, o alguna efigie santa. En general, atocigar de imaginería religiosa el entorno, no hace sino desgastar, privolizar el significado que pueda tener. Contra lo que pueda pensar la amiga Isabel, a menudo, son los agnósticos o incluso los ateos, los que mejor preservan o valoran el factor religioso para las gentes, aunque ellos mismos, uno mismo, no necesariamente las profese.

  26. CRT dijo:

    ENTENDERIAS MEJOR EL PROBLEMA SI ACEPTARAS QUE EN EL PERU LA MAYORIA ACEPTA EL CATOLICISMO COMO TRADICION…Y NO TANTO COMO RELIGION…

    A MI TAMBIEN ME PARECE ESTUPIDO QUE SE PONGAN SIMBOLOS CATOLICOS EN LUGARES PUBLICOS…

    PERO TAMBIEN ME PARECE ESTUPIDO QUE LOS JUDIOS PONGAN RAMITAS A UNA LADO DE LAS ENTRADAS DE SUS NEGOCIOS (PARTICULARMENTE RESTAURANTES)

    ASI COMO TAMBIEN ES ESTUPIDO VER UN GATO MOVIENDO LA MANO EN LOS NEGOCIOS DE LOS CHINOS…

    SALUDOS

  27. M. Isabel dijo:

    Hasta el momento no me consta que alguien haya manifestado su protesta o desacuerdo con manifiestos públicos, juntando firmas o vandalizando imágenes religiosas, lo que sí ha ocurrido (como ha todos nos consta) con otros monumentos menos religiosos. Delincuencia común sí ha habido pero ese es otro tema.

    En lo de que el exceso trivializa, claro que estoy de acuerdo. Por eso mismo los ateos no tendrían ni que inmutarse ante algo que posiblemente haga que los símbolos religiosos pierdan valor. No era que la religión cristiana es “una tara” que deben combatir?

    Por ese asunto del “exceso” es que con tantos próceres y héroes y demases por todos lados, igualmente a la gente acaban importándole un pito y ya ven lo que pasa, acaban siendo decorado de fondo feria de libros, lo que por cierto casi mueve a Silvio a llamar a la insurgencia popular en su momento 🙂

    Lo que deben combatir no son las imágenes ni nada material sino a la gente estúpida, por ejemplo a esas viejas locas que se alucinan dueñas de los parques. En el de al lado de mi casa no hay ni una estatua ni pérgola ni virgen ni santo ni prócer ni nada que se pueda dañar, romper, robar, etc.,pero las señoronas éstas se pasan el día botando a los chicos, sobre todo a los que vienen con patinetas y skateboards “para que no malogren la vereda”. Es una vereda de cemento! No es ni piso cerámico… No hay ni bancas porque las viejas éstas las hicieron sacar “para que la gente no se siente allí a tomar cerveza”. Total, ¿es un parque público o estas tías creen que es el jardín de su casa? Eso ya es cojudogenia galopante, la verdad…

  28. Silvio Rendon dijo:

    Para decir que es un tema poco importante, desde luego que le pones énfasis, M Isabel. Es que sí es un tema importante.

    El default no tiene por qué ser que se pone una imagen religiosa en un parque y “si nadie se queja” o la vandaliza (?) ya todo está bien.

    Creo que hay una idea errónea sobre la masividad de la iglesia católica en el Perú y, sobre todo, sobre la actitud del mismo sector católico hacia las manifestaciones de poder de los políticos-curas. De hecho, si vamos a hablar de pasividad ante algo, no es será de la gente que no está de acuerdo con los símbolos religiosos en los espacios públicos, sino de la propia feligresía respecto de sus líderes tan poco espirituales.

    Por el contrario, mientras símbolos religiosos literalmente desplazan a otros símbolos (como el caso del arcángel del Óvalo Gutiérrez), diversos símbolos cívico-patríoticos están, efectivamente, en abandono. No he llamado a ninguna “insurgencia popular” como intenta ridiculizar M Isabel, pero sí a una voz de alerta ante un proceso que viene ocurriendo lentamente en nuestras narices: un predominio de la simbología religiosa, católica, sobre la simbología cívica y patriótica. La primera será de muchos, pero no es de todos; la segunda sí es de todos los peruanos y peruanas.

  29. M. Isabel dijo:

    Cuando digo que el tema de las estatuas religiosas no debería tener importancia para quien no cree en religiones, lo digo porque, criollamente hablando, ¿por qué se arañan? Si fueran imágenes de Mickey Mouse seguro sonreirían con benévola tolerancia y no dirían nada.

    Silvio; el asunto es que en el fondo creo que estás tomando el tema por el lado equivocado. El problema no es la religión, ni siquiera unas imágenes, ni la mayor o menor penetración de la iglesia católica; el tema es la gente que se cree dueña de los parques, tanto que en muchos casos no dejan ni que los chicos jueguen (comenté eso y no me lo contestaste).

    Los alcaldes, como es lógico, hacen campaña para la reelección atendiendo los pedidos de los vecinos. Que los vecinos tengan o no criterio en lo que piden, eso es otro tema. Y el chanchullo que se hace para vaciar la caja y llevarse todo con las coimas de las construcciones ocurre con todas las obras municipales, no sólo con éstas, y sí, obvio que debiera ser auditado.

    Mira: el tema religioso me interesa, además de como asunto personal, como ejercicio de libertad de expresión. Por mí, por último, puedes quitar todas las vírgenes y santos demás de los parques, porque finalmente la Fe no depende de cuatro estatuas: el rollo es que tal como lo planteas, que se trata de “asunto personal” que debe “confinarse al ámbito privado”, yo te pregunto: ¿el próximo paso no es censurar incluso que se hable del tema en público? Con lo cual estaríamos entrando en conflicto con las libertades individuales. Tú, que combates la judeofobia, pues déjame a mí argumentar contra la cristianofobia, y estaremos a mano.

    Sobre el tema de la “simbología cívica y patriótica,” ¿en verdad “pertenece a todos los peruanos”? Ese es un buen tema de debate o encuesta, yo conozco a más de uno a los que no les importan en lo absoluto. Tendremos por eso que abstenernos todos los demás de colocar banderas o cantar el himno en público, para no “ofender su sensibilidad”? Y todos conocemos gente que se quiere cargar ya no sólo a estos símbolos sino a lo todo que significan. Y por eso muchos de ellos están presos.

  30. Silvio Rendon dijo:

    ¿Por qué se arañan? Porque así se crea y refuerza una imagen de unanimidad y normalidad en pensar que todo el Perú es católico. Luego sale el cardenal, como ocurrió en 1990, diciendo que nunca un evangélico podrá ser presidente del Perú, o como hicieron los apristas contra Vargas Llosa, descalificándolo por ser ateísta. El Perú es un país plural incluso en las creencias y no creencias religiosas, pero no existe el hábito de aceptarlo así. No partimos de una situación ideal. Recién se ha dado una ley de “igualdad religiosa”, que tomará tiempo en ser aplicada.

    Imagínate que los parques se llenen de iconografía luterana, ¿te daría igual? ¿Por qué un grupo particular va a tener la preeminencia del uso del espacio público? Creo que se está tratando de justificar que un grupo religioso plante sus imágenes en espacios públicos aprovechándose y promoviendo una actitud “alpinchista”, que a la gente supuestamente no le interesa. Así no es la cosa. Por buen tiempo nadie se quejó del racismo en las discotecas, o de la discriminación de la mujer, pero no por eso la gente estaba de acuerdo.

    Va a ser difícil que los niños jueguen en un espacio que está siendo destinado para rezarle a la virgen, a veces protegida por vidrios que pueden ser rotos de un pelotazo, con grutas enrejadas donde puede caer una pelota y algún niño se puede hacer daño por intentar pasar por encima de la reja a recogerla.

    Estás equivocada en enganchar las imágenes de los parques con la judeofobia (como antes quisiste hacerlo al ateísmo). Da igual la religión o concepción del mundo de la cual se trate. Estoy en contra de que los parques públicos se llenen de imágenes religiosas o partidarias de cualquier tipo. Pero ya que lo mencionas, en Israel hay barrios religiosos, de los judíos ortodoxos, quienes incluso se expanden a los barrios laicos e intentan imponerles sus hábitos religiosos. No creo que los parques de Lima deban seguir ese camino. Ese es el camino de la teocracia. Hay muchísima gente en el Perú que, siendo católica, es completamente laica en sus prácticas. No lo pongas como un problema de un ateo o un judío que quiere reprimir a los católicos. No, el siguiente paso no es “censurar incluso que se hable del tema en público”. Pero ya que hablas de siguientes pasos, te contaré que en Chama, Surco, había un señor muy religioso a quien se le ocurrió salir a la calle y tocar una campanita para llamar a los vecinos a que vayan a misa los domingos a las 8am. Esto ocurrió por buen tiempo y nadie dijo nada, hasta que un dentista, vecino del lugar, harto de que lo despierten, le metió su buen cuadre al señor de la campanita, que desde entonces se abstuvo de andar despertando a la gente. También me han contado que hay barrios en Asia, Cañete, en que predomina la gente del Opus. Allí tocan las campanas y despiertan a la gente para que vaya a rezar. ¿Acaso ese sea el “siguiente paso” a las vírgenes en los parques?

    Sí, hay peruanos que no son muy expresivos en la simbología patriótica, pero eso no los hace menos peruanos. Ni quita que los católicos sean un subconjunto (81%), no el total, de un conjunto más amplio y variado cual es el Perú.

  31. Lucio dijo:

    “¿Porqué se arañan?”, pregunta M Isabel. Bueno, por principio, creo que sería la respuesta.
    Con lo que sí estoy de acuerdo, es con defender los parques como espacios públicos y abiertos para el recreo de la comunidad. En una sociedad más o menos racional y estructurada, esas tías de las que habla M Isabel, pasarían por locas, y más de una vez habrían terminado en la comisaría. Si ha de cuidarse los parques, tiene que hacerse de otro modo, no reprimiendo el recreo de los menores.
    Finalmente, ese catolicismo militante, ese catolicismo casi belicoso, desafiante con los ateos, M Isabel, no encaja con tus ínfulas libertarias. Alguien diría:
    “Y cuál es el problema con las tías locas de los parques si lo tuyo es el catolicismo militante?. De qué te arañas?.
    Para ´mí, el reclamo por los espacios públicos, va en la misma línea de protestar por el abuso de la publicidad invasiva o el recorte de las áreas verdes, en favor del comercio puro y duro.

  32. jaime dijo:

    Este asunto trascendió mas allá de lo religioso porque se trata de espacios comunes donde todos deberíamos saber convivir y eso es lo que nos falta como peruanos justamente.
    Desde luego que esta muy mal que el sr de las campanitas haga sonarlas para que todos vayan a misa y se gano con todas las de la ley su recriminación que particularmente hubiese aplaudido de estar ahí presente. Pero también he visto a ancianas conversando sentadas en las bancas de los parques que reciben sendos pelotazos dados por niños y no tan niños sin el más minino respeto. Y es que no sabemos compartir espacios públicos que son para todos. Y eso que no menciono a los tontitos que llevan a pasear sus perros de pelea al parque sin bozal mientras uno trota alrededor del parque.
    Saludos

  33. Silvio Rendon dijo:

    Por cierto, no sólo es que pongan imágenes en algunos parques, sino que literalmente se apropian de un pedazo del parque donde se construye una capilla o una iglesia católica.

  34. Javicho dijo:

    Silvio,

    A mí también me gustaría encontrarme en los parques limeños homenajes a próceres y a personajes de la historia nacional dignos de recordación. O sencillamente, monumentos costumbristas a las artes del país… pero así van las cosas. Los beatos del vecindario sufragan los monumentos religiosos ya que conciben el parque público como una extensión de sus viviendas. Lo que hay detrás de esta imposición de creencias religiosas es la idea patrimonial que tiene el vecindario de lo que es un espacio público: la creencia de que el parque pertenece a los vecinos de las cuatro calles que lo rodean, cuando el parque a quien pertenece en realidad es a la ciudad. Su titular es la municipalidad. Esto es otra consecuencia de la atomizada división administrativa de Lima y de la incomparecencia de la autoridad municipal, que es la legitimada políticamente por el voto de los ciudadanos para decidir por sus monumentos. Es la alcaldía la que tendría que afirmar que quien quiera vírgenes y cristos, que los ponga en el jardín de su casa, por que el parque pertenece a todos los vecinos de la ciudad.

    Lima necesita con urgencia, recuperar la idea del espacio público, abandonada totalmente en los últimos años: desde el mamotreto consumista de Larcomar que destruyó el parque Salazar, hasta la reforma –cobrando entrada- del parque de la Exposición. En las últimas elecciones aparecieron -¡por fin!- propuestas interesantes respecto a los márgenes del Rímac y a la Costa Verde. A ver si se concretan. En todo caso, mientras la autoridad municipal no asome por los parques que son de su titularidad, la beatería aledaña seguirá decidiendo el decorado. Y Cipriani tan contento, claro.

    Viviendo en Lima me molestaba mucho más no poderte sentar a charlar con una chica en muchos parques, sin que vinieran los guachimanes de turno a decirte que los vecinos tenían prohibidas las parejas en SU parque.

  35. jaime dijo:

    Lo que pasa estimados amigos que muchos parques fueron hechos por la misma población y esto se da tanto en los barrios mas humildes como el de las clases medias es por eso que la gente cree que el parque es la extensión de sus casas así de sencillo.
    Es mas ahora yo resido en la Molina y por experiencia propia se que muchos parques de ese distrito pertenecen a las urbanizaciones y no son patrimonio del estado ni de la municipalidad. Ya que los primeros pobladores de estas urbanizaciones pagaron por el terreno de sus casa y por el parque que había dentro de esas urbanizaciones. Estando inscritas dichos parques en registros públicos como parte de la urbanización. Es mas hay muchos juicios de por medio ahora entre municipalidades y urbanizaciones porque de aquí a un tiempo la municipalidad pretende adueñarse de los parques (ojo que son miles de metros cuadrados imagínense los interese que hay). Es mas hay un parque en la Molina en donde la municipalidad alquila las canchas de fulbito (el cual a cercado) a pesar de que ese parque es propiedad de los pobladores de una urbanización y ese juicio dura que yo sepa mas de 8 años.
    Supongo que en las nuevas construcciones el parque si es propiedad de la municipalidad o del estado de no ser así pronto habrá una nueva oleada de juicios.
    Saludos

  36. LUIS A dijo:

    La idea de Javicho es acertada, pero parece que el sentir de muchos comentaristas del blog es que, como la mayoría es católica, la minoría que no lo es que se aguante. Sucede como cuando el microbusero pone “su música” a todo volumen aunque al resto no le guste. Total, él tiene la sartén por el mango y los pasajeros a callarse. En este caso los católicos creen tener el derecho de exhibir su hegemonía.

  37. Silvio Rendon dijo:

    Comenzaron con las "grutas" en los parques públicos, hasta que nos llegaron al morro: http://t.co/wiB7gwm

  38. Nerd Friendly dijo:

    Llenándonos de símbolos católicos por todas partes http://t.co/EwXMZRl

  39. Nerd Friendly dijo:

    @Hans_Ruhr Qué bueno entonces esto fue sólo una pesadilla http://t.co/EwXMZRl 0_0 Lloro…

  40. Silvio Rendon dijo:

    Bueno, sí se vandaliza:

    http://peru21.pe/2012/03/14/actualidad/otra-estatua-virgen-destruida-2015825

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.