Por - Publicado el 24-01-2011

Siempre maestro, maestro por siempre

Por Eric Castillo Matta.

Bueno yo no tuve el privilegio de ser alumno en las clases de lengua de Luis Jaime en Estudios Generales Letras de la Católica, sino que me toco llevar en el otro horario con una profesora, ummm Marcela se llamaba creo i cuyo apellido no tengo presente ni recuerdo ahora pues, sin embargo por el contrario el prestigio de Luis Jaime lo precedía y también lo sucedía, y siempre felizmente había alguien que organizaba alguna exposición o charla suya, una de las cuales sobre la vida universitaria yo me esmere en asistir, y en la que el maestro para empezar su disertación indicaba que …”últimamente los estudiantes universitarios hacen cada vez mas noticia en los diarios …., pero lo malo es que sea en las paginas policiales.”, lo decía a manera de broma claro esta.

Sin embargo a pesar de no haber sido su alumno formalmente, igual yo también puedo decir que aprendí de él, porque él era maestro tanto dentro del aula, como fuera de ella, no se si tanto igual o tal vez mas fuera que dentro, dentro y fuera, siempre pues, en todo momento y/o a cada momento.

Pero tenia constantes referencias a sus clases y las anécdotas que se daban en ellas, gracias a un gran amigo que si llevaba con él.

Mas luego como director del Circulo de Estudios Alfonso Cobian, tuve que buscarlo para que nos diera una charla sobre Alfonso Cobian, y me recibió en su sencillez de siempre, amablemente en el estudio de su casa en esa bella quinta de la calle Borgoño de Miraflores, y como él era incapaz de negarse, acepto, indicándole yo la fecha y el lugar. El día y hora quedados, se hizo presente, como habíamos acordado previamente, pero felizmente conversando antes de empezar, cayo el mismo en la cuenta de que se había equivocado y había preparado una charla sobre Javier Heraud, a quien siempre se recordaba y conmemoraba, y no sobre Alfonso Cobian, ese gran olvidado, a quien nadie celebraba. Sin embargo lejos de amilanarse, ya estando sobre el caballo, nos señaló que iba a hacer un esmerado esfuerzo de memoria, y empezó con seguridad, decisión y aplomo, aunque siempre con su voz ronca y su tono de voz como apagado y sordo, pero dando constantes énfasis en ciertos puntos para darles mayor significado, cortado a ratos por su carraspera, un relato plagado de recuerdos y minuciosos e interesantes detalles de la relación que tuvo con Alfonso Cobian, algunos personales, -entre ellos sobre la casa de la playa que antes tenia la católica-, resultando al final así sin haberla preparado, surgiendo de manera natural y mas espontánea, una excelente y enriquecedora exposición, de las que mas atesoro dentro de mi memoria y mis recuerdos en mi vida, y estoy seguro que igual entre mis compañeros que tuvimos la oportunidad de gozarla y disfrutarla, y de la que nos quedamos cortos en agradecerle nos la haya dado.

Así era de Grande y especial pues Luis Jaime Cisneros.

Y siempre que podíamos lo seguimos en sus quehaceres y en sus artículos y publicaciones, compartiendo con el sus puntos de vista, su amor por esta patria, y por verla mejor a través de lo que era parte primordial de su quehacer, la educación, y su cariño por sus clases y la universidad católica.

Por todo eso también puedo decir de él mi maestro.

Hasta la vista Maestro.

-

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. Silvio Rendon dijo:

    GCC: Luis Jaime siempre presente http://grancomboclub.com/2011/01/luis-jaime-siempre-presente.html

  2. Marcial Soto Sánchez dijo:

    RT @rensilvio: GCC: Luis Jaime siempre presente http://grancomboclub.com/2011/01/luis-jaime-siempre-presente.html

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.