Por - Publicado el 03-11-2010

Juliaca es un pueblo rebelde por naturaleza , desde nuestros ancestros en diferentes periodos y tiempos, desde las primeras civilizaciones de pobladores en ciudad calcetera como en los tiempos actuales, siempre luchando por su soberanía y libertad, mostrando su descontento contra la opresión y la desigualdad , entre los rebeldes mas notables de Juliaca están: El rebelde joven líder Kolla Huaynarroque, Juan Cahuapasa, cacique de Juliaca, que participo como líder en las luchas emancipadoras dirigidas por Tupac Amaru II en contra de los españoles, Rumi Maqui, en 1915 instauro su cuartel militar en Juliaca para el desarrollo de sublevaciones campesinas; pero entre los sucesos sublevantes en contra de la injusticia , fue la ocurrida en noviembre de 1965, el ultimo acontecimiento significativo ocurrido en Juliaca , en donde la rebeldía innata y la unión de la población calcetera fue demostrada , fueron 11 días en los que la población demostró valentía coraje y espíritu indoblegable del poblador juliaqueño, ejemplo para las futuras generaciones en aras de un mejor porvenir e igualdad para todos.
Historia de Juliaca, aquí.

La masacre del 4 de noviembre de 1965 fue en una protesta por reivindicaciones juliaqueñas, pero de proyección nacional. Monumento que da la bienvenida a Juliaca. Imagen tomada de aquí.

Hoy las luchas populares están mejor contabilizadas y clasificadas que hace algunas décadas. Cada lucha social, cada protesta, entra con más facilidad a las bases de datos de las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Sin embargo, lo que se ganó en exactitud parece haberse perdido en conciencia social. El árbol no deja ver el bosque. Los “conflictos sociales” parecen significar poco en que toda la población tome conciencia de la necesidad de cambios sociales. Y como consecuencia aquellos tampoco parecen dar mensajes que sean tomados en serio por los gobernantes para que cambien sus políticas hacia quienes los han elegido. Hay una exaltación del particularismo de las protestas sociales, cuando no una condena abierta a las mismas. La intelectualidad, puntillosa ella en solamente explicar el mundo, ha quedado colonizada por una visión fragmentalista que se pierde en la precisión de no confundir galgos con podencos; no sea que lo que se aprenda para los galgos no sirva para los podencos (ver aquí la famosa fábula de Iriarte).

El “conflicto social” de Juliaca de hace 45 años, fue un hecho crucial para Juliaca y el país. No fue sólo un evento localista, como proclamaría una visión fragmentalista. Varios de los reclamos juliaqueños eran específicos, pero muchos reclamos eran válidos para todo el país. Y en todo caso, el efecto de contagio, de prédica con el ejemplo, puede extenderse a todo un país, como que en cada lugar hay reinvindicaciones específicas. El Perú es un país variado, pero también es un país de “intermedios” y “horizontes”, como nos aportan los arqueólogos, es decir, de periodos de disgregación de particularidades y de periodos en que las particularidades se congregan.

El Perú era un país atrasado en la región en hacer algunas reformas que sí ocurrieron en Brasil, Argentina, México y otros países, verlo en Sin tetas no hay populismo. La población indígena no tenía aún derecho al voto, como sí ocurría en la vecina Bolivia. Con o sin elecciones, era el gobierno de una minoría. El más importante partido populista, el APRA, estaba aliado con la UNO, partido de la oligarquía. Y encima, la protesta juliaqueña se dio en plena lucha antisubversiva. Las guerrilas habían sido derrotadas en Mesa Pelada, Cusco, y en Chungui, Ayacucho, pero seguían activas en el Gran Pajonal (son derrotadas del todo a comienzos de 1966). El gobierno de Belaúnde estaba particularmente alerta y con el dedo en el gatillo para reprimir con dureza cualquier protesta que le pueda sonar a subversiva.

La protesta duró once días y reclamaban la ampliación y mejoramiento de los servicios de agua potable, desagüe y electricidad, la construcción de un camal, mercado, hospital, parque industrial, canalización, etc. Fue una protesta encabezada por las autoridades juliaqueñas. Un paro cívico que fue reprimido cruelmente por la policía y el ejército. Murieron cuatro personas:

SANTIAGO MAMANI LÓPEZ: Cuando fue herido mortalmente en el edificio Cáceres, tenía 18 años y era un estudiante del Instituto Nacional Comercio Nº 32. Falleció a las 10.30 de la mañana del 5 de noviembre en el Hospital de Juliaca, como consecuencia de un mortal balazo en el abdomen.

EULOGIO PATRICIO QUISPE QUISPE: Fue un obrero de Construcción Civil. Cuando se inmoló tenía 29 años y era padre de 5 hijos. Murió a consecuencia de un disparo de metralleta que le impactó en la región infraumbilical.

GERMÁN HUMPIRI HUMPIRI: Este joven obrero fue herido en el cuello en las inmediaciones de las líneas del ferrocarril.

MARIANO PANDIA ARCE: Fue otro mártir que luego de una dolorosa agonía tuvo que expirar por Juliaca.

Verlo aquí.

Los hechos están muy bien registrados en este post, en realidad una serie de posts, que tienen como fuente al historiador juliaqueño:

APAZA QUISPE, Hugo. Temas históricos de Juliaca. Compendio histórico cultural. Juliaca: Edición del autor, 2001, p. 153.

Ver aquí una entrevista a Hugo Apaza Quispe.

Fue un conflicto entre Juliaca y Puno y parte de las reivindicaciones juliaqueñas iban contra el “centralismo puneño”. Sin embargo, también había un movimiento que venía reclamando:

– Reforma Agraria
– Jornada laboral de 8 horas
– Voto de los analfabetos
– Alfabetización
– Escuelas
– Descanso dominical
– Corporación para Puno
– Otros.

Y ahí estaban los hermanos Cáceres Velásquez, entonces autoridades, encabezando la protesta, aquí, pero con algún detalle a tomar en cuenta:

Cabe indicar que no fueron ellos los únicos que iniciaron la organización de las masas rurales, sino que antes y/o a la par que ellos ya habían líderes abocados en esta tarea, tales como; Melchor Cutida, Dionisio Yucra, Tadeo Salinas, Telésforo Frizancho Viandera, Eustaquio Rodríguez Aweranka, Julio Arce Catacora, Gregorio Larico. Elías Pacho Huanta, etc. todos estos dedicados básicamente a combatir los métodos de explotación practicados en las haciendas del departamento.

Comprendiendo de que les aguardaba un promisorio futuro político, los Cáceres “tuvieron la precaución de vender sus tierras antes de comenzar a hacer campaña por la Reforma Agraria”, consolidaron su poder económico y empezaron a atraer hacia su lado a los líderes antes mencionados, quienes se sumaron a ellos apoyando la aprobación del proyecto de creación de la Corporación de Fomento y de Promoción Social y Económica de Puno -CORPUNO-, que el diputado Cáceres había planteado en su Cámara.

El lector interesado, repito, puede recurrir a los enlaces aportados. La represión a la protesta fue dramática:

Las balas y las bombas lacrimógenas reventaban por doquier y la población sólo atinaba a defenderse con su cuerpo y con gritos de protesta. Hombre y mujeres se enfrentaron sin temor a las balas y varas policíacas. La población civil que era dispersada, rápidamente se reagrupaban para frenar la arremetida militar, pero, menos pudo la fuerza desarmada, que sólo atinó a retroceder y defenderse de la masacre en marcha.

En el fragor de este ataque policial, los heridos caían, lo detenidos eran brutalmente golpeados y los últimos baluartes de resistencia eran asaltados sin misericordia. El edificio Cáceres, donde se habían refugiado algunas personas, fue violentamente tomado por el aparato represivo y en su interior la masare continuó, y allí fue mortalmente herido el estudiante cornejino Santiago Madani López.

Radio “El Sol de los Andes” también fue ocupado y silenciado po la fuerza, y sus bravos periodistas-agitadores, a fin de no caer e manos de la represión tuvieron que huir por los techos de las viviendas vecinas.
(…)
¿Quién dirigía las operaciones y daba órdenes e instrucciones para que se arremetiera tan cruelmente aun pueblo que sólo protestaba clamando justicia? El responsable fue sin duda el Ministro Javier Alva Orlandini, quien en el noche del 4 de noviembre despachaba desde la Comandancia de la Guardia Civil, desde ahí daba instrucciones e hizo suspender las garantías constitucionales por 30 días. En cambio, el coronel Manuel Corrales Tello, Director General de la Guardia Civil, fue quien dirigió personalmente las operaciones.

Posteriormente, en el congreso la coalición APRA-UNO demandó un informe al Ministro Alva Orlandini, quien estuvo en Juliaca dirigiendo el operativo de represión. Éste replicó que en Juliaca “Sólo encontré intransigencia”, “que todo parecía demostrar que se había preparado cuidadosamente la violencia por elementos extremistas venidos de Arequipa, Cusco y Puno”, “que la multitud encabezado por el alcalde Luis Cáceres Velásquez intentó asaltar la Comandancia utilizando petardos de dinamita y armas de fuego”; “fue entonces que se decidió apresar al Alcalde y a otros dirigentes”.

– Ofreció como pruebas bombas “molotov”, botellas, cascos abollados, botas perforadas y fotografías.

– Justificó la actitud de la policía y el ejército. “La policía actuó valerosamente”, sentenció.

Nótese cómo el discurso de Alva Orlandini se parece mucho al que uno escucha en la actualidad. Entonces también se clausuraron radios como el programa “La Voz de Juliaca”, aquí. Al respecto Javier Alva Orlandini diría:

“Felizmente por ahora y para siempre han sido clausuradas las emisoras que incitaban la revuelta”.

El ministro de entonces es hoy considerado como un gran demócrata; no le recuerdan lo de Juliaca. Luis Cáceres Velásquez fue alcalde de Arequipa y luego fue sentenciado por corrupción. Pero la historia social va más alla de los políticos que van y vienen:

El histórico grito de noviembre de 1965 marcó “el comienzo del fin” de un decadente sistema económico, social y político, en donde los “Qaris” de Juliaca levantaron el brazo empuñado para hacer sentir su presencia en el contexto nacional. Con esta medida se logró conquistas materiales, pero lo más importante es que se llegó a comprender que sólo la unidad puede hacer grande a los pueblos.

Nos señala muy bien Hugo Apaza Quispe, aquí

Este triste evento quedó inmortalizado en una canción de Lucila Sánchez llamada “Cuatro de Noviembre”.

Versión cantada por Manuel Acosta Ojeda, en “Canción Protesta”:

Versión cantada por “Tiempo Nuevo” de Marco Iriarte y “Mocha” García-Naranjo, en “Tiempo Nuevo”:

Hermanos de nuestra patria
quiero que comprendan todos.
Lo que hicieron con mi pueblo
fue muy triste y doloroso.

Juliaca, nunca desmayes
por la sangre derramada.
Eso servirá de ejemplo
para los pueblos olvidados.

P.S. En esta canción (“descargaron su ironía”), al igual que ocurre con el huayno ayacuchano “Huérfano parajarillo” (“sólo la pobreza con su ironía”), hay un detalle: se usa la palabra “ironía” equivocadamente con el sentido de “iracundia” e “ira”.

-

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. Silvio Rendon dijo:

    GCC: Juliaca, hace 45 años http://grancomboclub.com/2010/11/juliaca-hace-45-anos.html

  2. Ernesto Carlín dijo:

    Llegué a este post por recomendación de RMP. No tenía ese dato de los Cáceres Velasquez con ese rollo tan combativo. Una frase me dejó una duda. Mencionas que desde este hecho no ha habido otra protesta similar en Juliaca. ¿Tendrá que ver con que la ciudad haya virado su vista hacia el comercio?
    Slds

  3. Silvio Rendon dijo:

    Es lo que menciona la cita sobre Juliaca. Difícil decir por qué no ha habido una protesta de ese calibre en Juliaca. Creo que estos eventos ocurren cada cierto tiempo en cada ciudad. No hubo una protesta similar a la revolución de Trujillo, ni Bagua fue un centro de protesta por mucho tiempo, hasta que ocurrió lo del anteaño y luego del año pasado. Tal vez sólo algunas ciudadaes como Arequipa, Lima o Cusco (y otras, desde luego) tengan una frecuencia de protestas más corta que otras. Ahora, las reivindicaciones juliaqueñas fueron atendidas: vino la reforma agraria, se conquistó el voto analfabeto, etc. Y afortunadamente no hubo hechos de sangre similares.

  4. Silvio Rendon dijo:

    La región Puno es luchadora: http://grancomboclub.com/2010/11/juliaca-hace-45-anos.html

  5. noCH dijo:

    Para comprendernos mejor. Historia. RT @rensilvio La región Puno es luchadora
    http://grancomboclub.com/2010/11/juliaca-hace-45-anos.html

  6. Silvio Rendon dijo:

    GCC: Juliaca hace 46 años http://t.co/XlNzUYpA

  7. Silvio Rendon dijo:

    ElPeruano desempolva a JAlvaOrlandini en apoyo a Conga http://t.co/ae0uAUwk Q desempolven tb su rol enmasacre dJuliaca
    http://t.co/XlNzUYpA

  8. José dijo:

    ElPeruano desempolva a JAlvaOrlandini en apoyo a Conga http://t.co/ae0uAUwk Q desempolven tb su rol enmasacre dJuliaca
    http://t.co/XlNzUYpA

  9. Julio Gómez dijo:

    ElPeruano desempolva a JAlvaOrlandini en apoyo a Conga http://t.co/ae0uAUwk Q desempolven tb su rol enmasacre dJuliaca
    http://t.co/XlNzUYpA

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.