Por - Publicado el 27-07-2010

El historiador Nelson Manrique en El fujimorismo y las esterilizaciones masivas comentaba la tesis de Adrián Lerner Patrón Las polémicas mediáticas en la campaña de esterilizaciones masivas en el Perú de Fujimori (1994-1998), “un caso de violación de los derechos fundamentales de la población cometida por un gobierno formalmente democrático“.

Desde el título de su artículo, Manrique le compra a Lerner que se use el término “esterilizaciones masivas”:

Lerner se resiste a utilizar el calificativo de “esterilizaciones forzadas” y prefiere hablar de “esterilizaciones masivas” y “esterilizaciones inducidas”, porque en muchos casos lo que se hizo fue empujar a las mujeres a ligarse las trompas sin tener una adecuada información.

Sin embargo, esta opción por el término “esterilizaciones masivas” en contraposición a “esterilizaciones forzadas” no viene originalmente de Adrián Lerner, como puede verse en la páginas 7 y 8 de su tesis:

Aunque el término “esterilizaciones forzadas”, con el que generalmente se conoce a la campaña, parece haber alcanzado cierto grado de consenso, en este trabajo se utilizan los de “esterilizaciones inducidas” o “esterilizaciones masivas”, debido a que las características de “inducida” (por privilegio de un método, desinformación, presiones o chantajes) y “masiva” son las que remiten con más exactitud al modo en que se desarrolló el Programa estatal. Pese a que sin duda fue así muchas veces, no está claro que hayan sido mayoritarios los casos en los que las esterilizaciones fueron realizadas expresamente en contra de la voluntad de las mujeres afectadas, lo que no quiere decir que fueron por ello menos ilegales ni pone en duda que implicaron diversos grados de violencia. De acuerdo con la abogada y ex defensora adjunta de los derechos de la mujer de la Defensoría del Pueblo del Perú, Rocío Villanueva, el término “esterilización forzada” aparece en los estatutos de la Corte Penal Internacional como una grave violación a los derechos de las mujeres. No obstante, Villanueva se mostró de acuerdo con que no es el término que remite con mayor precisión al desarrollo de la campaña estatal de planificación familiar en el Perú.

El quite al término “esterilización forzada” viene de Rocío Villanueva, abogada que formó parte de las puertas giratorias entre la ONG Manuela Ramos, involucrada en las esterilizaciones por su participación en REPROSALUD, y la Defensoría del Pueblo, que minimizó la masividad de las esterilizaciones forzadas, como vimos en Esterilizaciones forzadas y conflicto de intereses. Minimizar la masividad fue de la mano con minimizar su carácter forzado.

Otra fuente del tesista es otra persona vinculada a la Defensoría del Pueblo que vio este caso:

De acuerdo con la opinión del médico asesor de la Defensoría del Pueblo, Gonzalo Gianella, los excesos de esta campaña se habrían debido en gran medida a dicha precariedad y serían una traducción, particularmente aberrante, del “modo compulsivo en que funciona el sistema de salud en el país”. Eduardo Yong Motta, aunque negó las características compulsivas de la campaña, señaló que si, en efecto, se hubiesen producido problemas específicos, estos habrían tenido que ver con las condiciones generales de la salud pública.

Desde luego que Yong Motta, ministro fujimorista, niega “el carácter compulsivo de la campaña”. Y según Gianella son “excesos” producto de la precariedad y de lo compulsivo del sistema de salud. Con estas fuentes, el tesista mismo en otros párrafos adopta el término “excesos” y lo yuxtapone a “violaciones de los derechos humanos”.

El médico Gonzalo Gianella en este caso (al igual que la abogada Rocío Villanueva de la ONG Manuela Ramos) tenía un conflicto de intereses, cual era defender a su gremio.

En el presente blog comentó, aquí, en formato de interrogatorio

1. ¿A qué se refiere usted por “esterilización forzada”?. ¿Es acaso aquella hecha a la fuerza?, por ejemplo aquella en la que se arrastra a la víctima al quirófano (o al seudo quirofano en el caso de la campaña de los 90´s). Debo decirle que testimonios de ese tipo hay muy pocos en el Perú (personalmente no recuerdo ninguno). ¿O se refiere usted a aquellas esterilizaciones hechas sin el consentimiento de la persona?. Si es así, ¿está usted refiriéndose a aquellas en las que la víctima no recuerda haber dado su consentimiento para el procedimiento médico o serán las esterilizaciones en las que la persona no entendió que tipo de intervención se le iba a realizar? ¿O son en las que no se documentó un formato de consentimiento (un papel firmado)?. ¿O será que usted se refiere a las esterilizaciones realizadas con chantaje o bajo presión? ¿O es una mezcla de todo lo anterior? ¿Y cómo se reparten en sus cifras estas variantes?

Pareciera que según el asesor de la Defensoría del Pueblo en el caso de las esterilizaciones forzadas una mujer tendría que ser arrastrada al quirófano para que recién se pueda hablar de una “esterilización forzada”. Y si se logra alguna precisión, ahí está el médico con una nueva pregunta que relativice y diluya el asunto: ¿fue chantaje o presión? como quien pregunta si fueron galgos o podencos. Ante una frase como “Si no te ligas, no te damos las papillas” ahí está el Sr. Gianella abriendo más subdivisiones de las que ocuparse.

Y si a alguien le cabe alguna duda sobre a qué apunta sibilinamente este señor, leamos esta otra reveladora seguidilla de preguntas:

¿No firmar un consentimiento es genocidio necesariamente?¿Se puede esterilizar a alguien sin su consentimiento (sobre esto último lo reto a realizar una encuesta y vera las sorpresas)?¿Está del todo mal dar incentivos (a los pacientes con TBC se les da canastas de comida)? ¿Existe alguna situación de excepción con respecto a esterilizar? ¿Cómo se distribuyen las cifras que usted da?
(…)
Le pregunto, hoy a esta hora ¿cómo se realizan rutinariamente en los hospitales públicos peruanos las cirugías de apéndice o las cesáreas o las operaciones un tumor en el abdomen? ¿Se informa de manera entendible y completa? ¿Se le da la libertad de elegir a los individuos? ¿Se dan procesos de consentimiento informado? ¿Se firman papales solamente? ¿Se coacciona? ¿Son estos delitos punibles? ¿Qué dicen jueces y médicos peruanos al respecto? ¿Lo consideran tan grave como usted lo parece considerar? Que tal un médico que por tratar de prevenir una muerte materna esteriliza a alguien durante una cesárea, ¿puede hacerlo?
(…)
¿Debe ir preso quien hace algo sin el consentimiento de un paciente o existen atenuantes (por ejemplo la “salud pública”)? Nuevamente haga una encuesta, sorpresas le dará la vida hasta en sus propias respuestas.

Buscando atenuantes a la malapráctica médica, justificaciones y “situaciones de excepción para esterilizar”, retos para una encuesta sobre esterilizar a alguien sin su consentimiento, reducción de una esterilización a una cirugía de apéndice o cesárea, justificación de incentivos económicos para las esterilizaciones (como canastas de comida en casos de TBC), etc. Es claro que este señor ve las cosas como médico que es, no como paciente. La experiencia le sirve para defender a sus colegas.1

Sobre la impunidad de las esterilizaciones forzadas repetiré aquí el comentario que hice en respuesta al Sr. Gianella, en el post citado:

No ha sido posible probar los delitos a nivel judicial en parte porque las instituciones que deberían defender a las mujeres más pobres como la Defensoría del Pueblo, en realidad han defendido intereses corporativos, como una funcionaria de ONG a su ONG y un médico, Vd., a sus colegas que realizaron malapráctica médica. Los conflictos de intereses han contribuído a la impunidad.

Y ante esta realidad, una tesis universitaria basada en fuentes contaminadas por conflictos de intereses claro que reproducirá los criterios de aquellas, reflejándose la minimización de la masividad y del carácter compulsivo de las esterilizaciones forzadas.

  1. Por estos días, el país y el mundo están horrorizados por el caso de un hombre a quien le amputaron la pierna sana en vez de la enferma. El caso fue archivado, y el Colegio Médico apoya a los médicos responsables, aquí. Otorongo no come otorongo, no sólo entre congresistas. []
-

Enlaces a este artículo

  1. Tweets that mention Esterilizaciones forzadas Y masivas » Gran Combo Club -- Topsy.com
    27-07-2010 - 11:34

Comentarios a este artículo

  1. Silvio Rendon dijo:

    GCC: Esterilizaciones forzadas Y masivas http://tinyurl.com/2d7ceoa

  2. Luis Avendaño dijo:

    RT @Cyberjuan RT: @rensilvio: GCC: Esterilizaciones forzadas Y masivas http://bit.ly/cIcE1b

  3. Julio Gómez dijo:

    RT @rensilvio: GCC: Esterilizaciones forzadas Y masivas http://tinyurl.com/2d7ceoa

  4. Quentin Quiroga dijo:

    @palomaduarte26 Rocio Villanueva, directora ejecutiva del Idehpucp http://bit.ly/lBTuAS

  5. Quentin Quiroga dijo:

    @guerravisada Rocio Villanueva de la PUCP tambien => http://bit.ly/lBTuAS

  6. Quentin Quiroga dijo:

    @larryportera #Cipriani ya aclaró que el siempre se opuso a ello, pero Rocio Villanueva no => http://bit.ly/lBTuAS

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.