Por - Publicado el 22-07-2010

Ya es ridículo que cada vez que se plantea alguna forma de regulación algún periodista (vinculado SIEMPRE a algún grupo de interés) agita a los cuatro vientos el fantasma del velasquismo. Así, el debate en el Perú queda entrampado en posiciones extremas: volvemos al velasquismo (o al Alan García de los ochentas) o tenemos que aceptar el modelo oligárquico-prebendario de Pedro Beltrán, sin regulación alguna (que no es un modelo competitivo). Si se plantea un límite a la publicidad en la televisión, ya Velasco tomó por asalto los canales; si algún militar expresa preocupación por los contratos de Camisea, algún lobbista mediático le cae encima acusándolo de ser una reencarnación del COAP velasquista; si se plantea un límite a la propiedad agraria de 40mil hectáreas, ya volvimos a las CAPs y SAISs. Como si el país no hubiera aprendido nada y en el mundo no existieran políticas públicas sectoriales.

Veamos.

Cecilia Valenzuela en Velasco resucita en el MTC sobre poner un límite de doce minutos por hora a la publicidad televisiva :

El ministro Enrique Cornejo mandó publicar una Resolución Ministerial donde propone “regular los tiempos de la publicidad en el servicio público de Distribución de Radiodifusión por Cable” a doce minutos por hora.

Si buscamos en los anaqueles del populismo nacional, sólo aparece el general dictador, Juan Velasco Alvarado, promulgando una ley para “regular”, es decir, controlar los tiempos de la publicidad y los contenidos en la televisión. Y ahora resulta que el Estado Peruano, encarnado en el ministro Cornejo, protegerá a los usuarios de la tv por cable. ¿Y la televisión por señal abierta? ¿Ésa sí puede ponerle al usuario hasta 20 minutos de publicidad por cada hora de programación? ¿Y los derechos del anunciante que necesita de la publicidad para ofrecer sus productos? Los medianos y los pequeños empresarios, que sostienen una buena parte de la economía nacional, sólo pueden anunciar en el cable, ministro Cornejo. ¡Sea usted honesto con los peruanos que se sacan la mugre trabajando y que le han ganado al arenal! A pesar de políticos como usted, que nunca se fijó en ellos.

” ‘regular’, es decir, controlar los tiempos de publicidad y los contenidos en la televisión”

Aldo Mariátegui en El general Evo y el almirante Kirchner sobre la exportación del gas de Camisea en relación a declaraciones de militares como Chiabra, Montoya y Dongo:

Es absolutamente obtuso oponerse a la exportación del gas de Camisea y me preocupa leer ayer en Gestión cómo los militares siguen con la cabeza llena de velasquismo, con un general Chiabra que parece una nueva versión del general rojo Fernández Maldonado resucitado y unos marinos como Montoya y Dongo, que deben haber provocado una sonrisa en los difuntos almirantes velasquistas Jiménez de Lucio y Dellepiane, aquellos nefastos caballeros que idearon engendros como la “propiedad social” y la “comunidad laboral”, porque contrariamente a lo que dice la leyenda, la Marina también hizo un montón de barbaridades populistas en las carteras que manejó, salvo en Vivienda, donde Vargas Caballero logró detener que Velasco le entregue la propiedad de las viviendas alquiladas a todos los inquilinos.

“La Marina también hizo un montón de barbaridades populistas”.

El caso más sonado es el del límite a la propiedad agraria. Lo cuenta Caretas en El Neolatifundio:

El miércoles 7, la CONFIEP, la SNI y la CCL suscribieron un comunicado conjunto de ominoso título: “¿Otra vez la reforma agraria?”. Para los empresarios “los conceptos en los que se fundamenta el proyecto de ley son similares a los que justificaron la Reforma Agraria en el Perú, la misma que tuvo graves consecuencias económicas y sociales en el país y que terminaron con el total colapso agrario”.

El artículo de Caretas finaliza así:

Comparar la propuesta de límite de tierras de 10,000 ha. o 40,000 ha. con la Reforma Agraria de Velasco es una caricatura de la realidad. El límite velasquista era de 150 ha., poco más que el Lima Golf; aquí se está hablando de predios de 30 kilómetros de largo por 20 kilómetros de ancho, que equivalen a toda la cuenca del Rímac desde San Mateo hasta Miraflores y Jesús María. Las circunstancias específicas de dominio de mercado en la industria del azúcar son tema de una discusión legítima.

“¿Otra vez la Reforma Agraria?”

Fritz Du Bois de P21 califica al límite a la propiedad como un Faenón en el agro y un “increíble intento por resucitar la reforma agraria”.

Nada que ver.

Hay un sector empresarial que simplemente no quiere ser regulado y usa a sus periodistas lobbistas para disuadir a la opinión pública y sobre todo a los gobernantes de turno de cualquier intervención que les baje el lucro, no importa que tales intervenciones mejoren el bienestar social en el país. Tampoco les importa los argumentos que se esgriman: defensa del consumidor, regulación antimonopólica, regulación de externalidades, regulación ante la presencia de bienes públicos. Ellos van a la suya y presentan sus intereses como si éstos fueran los intereses de todos los peruanos.

Lo interesante en esta coyuntura es que este discurso ya no vende tanto como antes. No convence. Tan es así que sus baterías mediáticas ya no apuntan a la oposición política y social (esos van a la olla directamente), sino a sectores del mismo gobierno y, ya desde hace algún rato, al estamento militar, acusado una y otra vez de “velasquista” (¿por qué no “perezgodoyista” cuando se introdujo la planificación económica en el Perú?). En el empresariado más poderoso y más prebendario la miopía coexiste con la conciencia sucia por las diversas “páginas once” que se vienen sucediendo en el país.

-

Enlaces a este artículo

  1. Tweets that mention ¡Mamita, Velasco! » Gran Combo Club -- Topsy.com
    22-07-2010 - 19:05
  2. A la olla » Gran Combo Club
    02-09-2010 - 3:30

Comentarios a este artículo

  1. Enrique Patriau dijo:

    Pero el punto de Valenzuela no es desdeñable, ¿por qué sí la TV por cable y no la TV abierta? Ojo, anunciar por TV de pago es mucho más cómodo y es una oportunidad para quienes no pueden pagarse un espacio en el 4, o en el 9, etc.

    Igual, es muy cierto que cada vez que los sectores más poderosos ven amanezados algún interés particular resucitan a Velasco como si de un cuco inmortal se tratara. Hubiesen preferido cien mil veces a un Pinochet. A uno así lo tendrían en muy buen recuerdo.

    Otra cosa muy curiosa es aquella debilidad de llamar “populismo” a todo aquello que escapa de lo que -asumen- debería ser la política “normal”. Ahora decirle “populista” al alguien es casi un insulto, una mirada bien estrecha por cierto.

    Saludos.

  2. Silvio Rendon dijo:

    Es que Valenzuela expone dos argumentos truchos: i) presenta un límite de tiempo como si fuera una prohibición, y ii) una asimetría no justifica que se elimine la medida. Si le ponen el mismo límite a la TV abierta no lo elimina para la TV por cable.

    Es la lógica del alcalde que ante una queja por el serenazgo lo eliminó del todo.

  3. Silvio Rendon dijo:

    GCC: ¡Mamita, Velasco! http://grancomboclub.com/2010/07/%c2%a1mamita-velasco.html

  4. Aysa Cordova dijo:

    RT @rensilvio: GCC: ¡Mamita, Velasco! http://grancomboclub.com/2010/07/%c2%a1mamita-velasco.html

  5. Carlos Mejía dijo:

    Hola Silvio:
    Hace unas semana el Dr. Toyama en su blog alertaba por una norma que a su juicio nos regresaba 30 años” a los temidos “setentas”.
    Aqui:
    http://blogs.semanaeconomica.com/blogs/apuntes-laborales/posts/negociaciones-colectivas-la-vuelta-a-la-decada-del-setenta

    La lógica es la misma, el menor atisbo de cambio es un regreso a los setentas. Con poco argumentos como puede leerse. En mi blog también comente esto:

    http://sindicalistas.blogspot.com/2010/07/el-dr-toyama-preocupado-por-el-regreso.html

    Saludos,

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.