Por - Publicado el 30-06-2010

1. Disputa terrenal
Ni Riva Agüero ni el cardenal ni el pontífice son o han sido jamás dueños de la Universidad Católica, que fue creada antes de tener a Riva Agüero como profesor y antes de ser “pontificia”. Riva Agüero además de ser un académico era un terrateniente, propietario de tierras en San Miguel, Lima, Chorrillos y Pisco. No obtuvo esta propiedad de la tierra de su trabajo o de su capital o de su espíritu emprendedor o de su capacidad innovadora (no fue un Thomas A. Edison o un Bill Gates ¿quién los fue en el Perú?), sino simplemente la heredó de sus padres, que a su vez también la heredaron. Aquí hay una cadena de sucesiones que se remonta a la conquista, en una larga historia que incluye la explotación de mitayos, esclavos y yanaconas (y hasta la posesión de caballos de paso). A su muerte, Riva Agüero dejó (casi) todo en herencia a la Universidad Católica, mediante varios testamentos.

Al heredar las tierras de Riva Agüero, la Universidad Católica heredó su condición de terrateniente. Como ocurrió con muchos terratenientes, fue afectada por la reforma agraria. Pero también, como ocurrió con otros tantos, logró evitar ser afectada la reforma agraria, urbanizando sus propiedades.

Como en su testamento de 1938 Riva Agüero estableció una junta administradora para sus ex-bienes con participación cardenalicia, hoy el cardenal se apunta a una disputa por las tierras que alguna vez fueron de Riva Agüero, minoritariamente ocupadas por las instalaciones de la PUCP y mayoritariamente urbanizadas u ocupadas por negocios como el centro Comercial Plaza San Miguel. Hay una dimensión terrateniente en esta disputa: un lío por la propiedad de la tierra y el cobro de sus rentas. Mal podría Riva Agüero, un donante, un benefactor, haber determinado contenidos lectivos o la organización interna de la PUCP (en vida, menos después de su fallecimiento). Y menos aún los encumbrados y terrenales jerarcas católicos quienes ahora disputan su herencia inmobiliaria, que nunca fue asignada a la iglesia católica. Bien hubiera podido Riva Agüero nombrar a esta iglesia como beneficiaria testamental, pero no lo hizo. Bien hubiera podido la Universidad Católica vender los bienes heredados a partir de 1964 en que se convirtió en propietaria absoluta de éstos, pero no lo hizo.

[El tema da para una tesis, cosa que excede los fines de este post; aquí esbozaré con algunas pinceladas algo de la historia de las tierras de la PUCP, que continuará en una próxima anotación.]

Entrada de Plaza San Miguel.
Plaza San Miguel le reporta a la Universidad Católica 15 mllones de dólares anuales, aquí
La Universidad Católica percibe la renta de la tierra, diferencial y absoluta. Según Karl Marx, la renta de la tierra es la parte de la plusvalía que se apropian los terratenientes.
En la Inglaterra de hace dos siglos, los retrógrados terratenientes se vinieron a menos por la fuerza innovadora de los capitalistas, cuya ideología era el liberalismo económico. En el Perú y en otros países de América Latina del siglo pasado el liberalismo económico fue la ideología de los terratenientes, más que de los incipientes capitalistas.
Imagen tomada de aquí. Hacerle click para ampliarla.
.

2. Urbanización y ventas de tierras de Fundo Pando: Plaza San Miguel
El actual rector cuenta la historia de la urbanización de Fundo Pando en este artículo de La República:

Rubio cuenta la historia: la hacienda Pando (zona del campus y sus alrededores) iba a ser expropiada en 1969 como parte de la Reforma Agraria impulsada por el general Velasco. Frente a esto, la universidad, que ya la había heredado, urbanizó todo el terreno y reservó un área para el futuro campus universitario y otra para un local comercial.

En esta entrevista el Ing. Fernando Giuffra da algunos detalles, como que la razón para la urbanización fue la reducción de subsidios de parte del gobierno de Velasco y que las autoridades de la PUCP consideraron comprar bolicheras:

¿Qué medidas tomaron ante esta reducción de los subsidios?
Decidimos urbanizar el Fundo Pando. El R. P. Felipe Mac Gregor formó una comisión dirigida por el vicerrector de la Universidad, que en ese momento era el Ing. José Tola Pasquel, y estaba constituida por Emilio de Althaus, el Ing. Teodoro Harmsen, el Dr. Ernesto Alayza Grundy, y por Juan Miguel Capurro, que no era de la Universidad pero se encargó del financiamiento, desarrollo de la urbanización y venta de los terrenos del Fundo Pando. Una vez que se urbanizó y se comenzó a vender, debimos determinar qué hacer con esa plata.

¿Y qué hicieron?
Hay que recordar que, en la época de Velasco, el fondo político presentaba nubarrones para la inversión privada, por eso no podía quedarse el dinero en los bancos. En un primer momento se pensó comprar bolicheras, porque se vivía el boom de la pesca. Sin embargo, primó la construcción del Centro Comercial Plaza San Miguel. Éste fue el primer centro comercial que se estableció en el Perú, no había ninguna experiencia previa y era todo un riesgo, pero nos lanzamos. Y funcionó: Plaza San Miguel es uno de los centros comerciales de mayor actividad económica. Pero al principio no era así. Me daba mucha pena ir los fines de semana y ver que apenas había cuatro gatos. Pero, con el correr del tiempo, empezó su auge. Cuando se abrió la avenida Universitaria, el centro comercial subió como la espuma. Ahora estamos en plena ampliación.

En esta otra entrevista el Ing. Teodoro Harmsen cuenta que la relación con Todos y Sears vino por su amistad personal con los gerentes de esas empresas:

¿Qué recuerda del padre Mac Gregor?
Me quería mucho Mac Gregor. Cuando él era rector, en esa época se vendía tajaditas del fundo Pando para que la Universidad tenga plata para pagar los gastos comunes. Un error. A mí se me ocurrió: por qué no se hace un centro comercial en la Católica. Entonces fui a hablar con Mac Gregor, le propuse la idea, a él le gustó, me dijo “ocúpate tú”. Yo era amigo en esa época de los gerentes de “Todos” y “Sears” (grandes centros comerciales de Lima), hablé con ellos y así se desarrolló el centro comercial Plaza San Miguel. Claro, y ahora es lo que le da renta a la Católica. Por cierto ahora están matando Plaza San Miguel. Están usando el área de parqueo para colocar más tiendas, y un centro comercial si no tiene un buen parqueo, muere. Hay que tener sitio para un auto por tantos metros cuadrados de tienda, según los cánones.

(Nótese que Mac Gregor tuvo la política del “ocúpate tú” para los temas inmobiliarios; en cambio Cipriani tiene la política del micro-monitoreo crematístico, cosa que al parecer le ha valido un ascenso para encargarse de esos temas a nivel Vaticano).
Sin embargo, según esta fuente el primer centro comercial moderno no fue el Plaza San Miguel, sino el Sears en San Isidro, de 1956,

cuando la familia Brescia invita al grupo IBEC de Rockefeller para ubicar el primer shopping center al estilo norteamericano anclado por un supermercado. Todos en la ex hacienda de Limatambo, sobre el Paseo de la República, (hoy Vía Expresa) la cual inicia el desplazamiento de esta actividad hacia la periferia, revalorizando las tierras de cultivo listos para urbanizar los alrededores del entonces Aeropuerto Internacional de Limatambo.

Históricamente, la partición, venta y urbanización de fundos agropecuarios en el Perú comenzó antes de la reforma agraria de 1969, incluso antes de las de 1964, 1962 y 1956. Y la familia Brescia la vio venir muy a tiempo. Pero a la PUCP sí la agarró del todo la reforma agraria y tuvo que hacer las cosas a las carreras:

EL segundo centro comercial es Plaza San Miguel abierto en 1975, anclado por Sears Roebuck y supermercados Todos, irónicamente como resultado de urbanizar los terrenos agrícolas del ex-fundo Pando pertenecientes a la Universidad Católica de Lima para evitar la expropiación y la reforma agraria.

No obstante, la PUCP no logró evitar la expropiación de otro fundo de su propiedad, más grande que el fundo Pando.

3. El fundo que sí fue afectado por la reforma agraria
Una propiedad de la PUCP, herencia de Riva Agüero, que sí fue afectada por la reforma agraria velasquista fue el Fundo Manrique. Según Valderrama y Ludmann1 este fundo está localizado en Independencia, Pisco, y tuvo sus 654.00 Hectáreas afectadas, de las cuales 612.20 eran de riego, y 41.80 eran forestales. Esta propiedad estaba valorizada en unos 10.4 millones de soles de la época. Hoy Manrique es una comunidad, que quedó afectada, pero esta vez por el terremoto de 2007. La PUCP ha apoyado de taquito algunas actividades en beneficio de esta comunidad, recientemente la tuitertón a través de punto.edu o mediante la construcción de casas modelo, aquí.

Este fundo fue arrendado en los cincuentas a los padres del político fujimorista y luego toledista Carlos Ferrero, aquí, quien pasaba sus vacaciones por esos pagos. Riva Agüero (y después la PUCP) tendría como práctica arrendar sus fundos y cobrar sus rentas (lo mismo haría con el fundo Pando, que no explotaría él mismo).

Imagen tomada de aquí, Carlos Contreras, Marcos Cueto. Hacerle click para ampliarla.

Continúa en Los terratenientes de Pando 2.

  1. Valderrama, Mariano. & Ludmann, Patricia, 1979 La oligarquia terrateniente, ayer y hoy / Mariano Valderrama, Patricia Ludmann Departamento de Ciencias Sociales, P. Universidad Catolica del Peru, Lima. p. 291-292. []
-

Enlaces a este artículo

  1. Tweets that mention Los terratenientes de Pando 1 » Gran Combo Club -- Topsy.com
    30-06-2010 - 12:39
  2. PERU: Los terratenientes de Pando I « PERSPECTIVA INTERNACIONAL
    30-06-2010 - 23:13
  3. El camino del tontódromo » Gran Combo Club
    10-09-2010 - 2:00

Comentarios a este artículo

  1. CRT dijo:

    No obtuvo esta propiedad de la tierra de su trabajo o de su capital o de su espíritu emprendedor o de su capacidad innovadora, sino simplemente la heredó de sus padres, que a su vez también la heredaron

    Terratenientes?

    Karl MArx?

    Que pasa con el Blog? ahora van a decir que los verdaderos duenos de la Catolica y sus activos son los indigenas que vivieron en esas tierras hace 500 años???

    Increible!!!

  2. Izquierda Perú dijo:

    Los terratenientes de Pando 1: 1. Disputa terrenal Ni Riva Agüero ni el cardenal ni el pontífice son o han sido ja… http://bit.ly/cqdINj

  3. Silvio Rendon dijo:

    GCC: Los terratenientes de Pando 1 http://tinyurl.com/2bchy3u

  4. Silvio Rendon dijo:

    Ya verás lo que se afirma en la segunda entrega de este post.

  5. Blac dijo:

    Mut buen post, que no se haga esperar la segunda entrega…

  6. eduardo salazar dijo:

    “no fue un Thomas A. Edison o un Bill Gates ¿quién los fue en el Perú?”

    Creo que fortunas tan millonarias como las forjadas en EEUU en base a trabajo propio no hay en el Perú.

    Pero si, existen algunos casos de inserción y escalamiento socio-económico dados en el Perú, desde abajo. Como el de Esteban Copello, inmigrante italiano que llega al Perú a inicios del siglo XX, literalmente, con lo que tenía en su maleta a trabajar como empleado en una pulpería de un tío suyo en La Victoria, en base a su trabajo fundó lo que ahora es la empresa E. Copello dedicada a la venta y producción de piscos y vinos. De igual modo podemos mencionar a Carlos Renardo Pflucker y su hermano Julio Arnaldo, quienes vinieron como empleados de la casa comercial Gibbs a mediados del siglo XIX y actualmente sus descendientes se encuentran entre los llamados “dueños del Perú”. Igual podría ser el caso de Luis Albrecht, el inmigrante bávaro de mediados del siglo XIX quien empieza como mayordomo del Coronel Casanova, uno de los patriotas de la Independencia, y termina siendo el fundador de lo que fue Casa Grande.

    Todo esto sin mencionar a los descendientes de inmigrantes asiáticos quiénes sí que sufrieron un trato espantoso (por no decir, inhumano) al inicio de sus contratas y ahora algunos de ellos son también parte del sector socio-económico A-B (Wong, Hiraoka, Tay Loy, Furukawa y siguen nombres).

    Y claro, habría que ponerse a pensar cómo sería el Perú si la independencia hubiera sido liderada por movimientos autóctonos como Condorcanqui en 1781 en vez de por la élite criolla en 1821.

    Saludos cordiales,

  7. victor suarez dijo:

    En su famosa cátedra sobre la historia de la universidad de San Marcos, el querido profesor Marticorena nos recordaba como Riva Aguero a su vuelta de Italia y ya converso facista, en una de sus clases en la vieja casona sus alumnos apristas lo comninaron a retractarse de su nuevo evangelio, el viejo profesor se negó a ello, acto seguido fue sacado a empellones de la Casona, ya en su casa de Lartiga, lo primero que hizo fue romper el testamento que ya tenía redactado,donde dejaba todos sus bienes a San Marcos, pasado un tiempo, hizo un nuevo testamento dejandole todo a la PUCP,por ello bromeando Marticorena afirmaba que esta era la hija con suerte de San Marcos, de no haber sucedido aquel incidente con los apristas, Riva Aguero, le hubiera dejado a su alma mater toda su fortuna, el problema de Riva Aguero es que era un fanático cristiano, por ello, en mala hora tocó la puerta de la iglesia católica

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.