Por - Publicado el 29-06-2009

– Igual pierden
Si los conflictos locales se limitan a sus reivindicaciones puntuales, dicen que son fragmentados, que no tienen una agenda política para un cambio en el país. Si tienen denominadores comunes y alguna que otra reivindicación política, dicen que están coordinados y son parte de un complot, extranjero o de dirigencias “politizadas” y radicales, que nada tienen que ver con “las bases”. En el primer caso, les ponen “mesas de diálogo” dirigidas por gubernamentales “conflictólogos” mecedores, que no llegan a nada: les prometen y no les cumplen; en el segundo caso, directamente los criminalizan. El denominador común de estas dos reacciones es la insistencia en no escuchar ni querer cambiar nada. La mecida es el plan A, la criminalización, cuando se agota la mecida, es el plan B.

– El sector democrático arrinconado
Hay un sector democrático que no es chavista ni es reaccionario, que está siendo emparedado en esta coyuntura política. Desde el poder (García, Valenzuela, Mariátegui, etc.) se le exige una definición a favor del gobierno y en “defensa de la democracia”, sólo que ésta pasa por el encarcelamiento de opositores, concentración del poder, cierre de radios, expulsión de ONGs, etc. Un atentado contra la democracia que se dice defender. Volvemos a la época de la guerra fría, del macartismo, de los golpes de estado. El sector chavista no es que sea mejor, ni que sea simpático para un demócrata coincidir con él en algo. ¿Cuál es la solución? Salir de la lógica en que los extremos imponen la agenda, ampliar el sector demócrata y que éste tenga una agenda propia. Las coincidencias con los extremos serán puntuales. Evidentemente que en la crítica a Chávez se coincidirá con el sector reaccionario y en la crítica al golpe de estado en Honduras se coincidirá con el sector chavista. Puntualmente.

– No hay “equidistancia”
Una cosa es coincidir circunstancialmente con un polo y otra es intentar mantenerse “equidistante” a cada momento. Por ejemplo, en vez de condenar con todo el golpe en Honduras, se lo condena, pero deslizando que “Zelaya se lo buscó”, y no se hace nada. En vez de condenar con todo la matanza de Bagua, se hace eco de la versión oficial y de la criminalización a Alberto Pizango. Se le hace una concesión al polo reaccionario, como si se quisiera un certificado de buena conducta, no sea que los reaccionarios te confundan con un chavista y te excomulguen a ti también. Así, ya quedaste arrinconado y con un agravante: al sector reaccionario no le va a ser suficiente. Verá que hace mella en ti y te pedirá más.

– Hillary Clinton también está siendo acusada de chavista ¿Y?
Y más que chavista, de castrista. Aquí (en inglés), por la columnista Mary A. O’Grady, quien analiza la política peruana desde el cristal fujimorista. Si Hillary Clinton variara de posición por intentar ser “equidistante”, acabaría por seguir la agenda de los sectores reaccionarios, sin perfil propio. Esa es la estrategia macartista, muy usada alguna vez en los Estados Unidos: arrinconar al sector democrático criminalizándolo como comunista. No parece haber funcionado con Clinton, por esta vez. A Zapatero o a Merkel1 también posiblemente los acusen de chavistas. No pasa nada.

– Globalizadamente aislados
Es una paradoja que el Perú, que ha venido siguiendo políticas a favor de la integración internacional como parte del discurso globalizador, esté políticamente aislado en la región latinoamericana. La presencia peruana ante el golpe de estado en Honduras fue cero. Y no es justificación que el gobierno peruano esté radicalmente en contra de los países del ALBA (incluso criminalizando a los grupos locales que son partidarios de dese bloque de países). Miremos cómo el México de Calderón algún gesto concreto tuvo al recibir a la canciller hondureña Patricia Rodas. El Perú de Alan García se aisló del todo. En cambio, Michelle Bachelet estuvo muy metida condenando el golpe. ¿Qué política exterior tiene más presencia internacional? ¿La chilena o la peruana?

– Alan García y la invasión de Panamá
Hace dos décadas cuando los Estados Unidos invadieron Panamá, la reacción de Alan García fue izar la bandera panameña a media asta en palacio de gobierno. Eso lo hizo a la vez que se aceptaba la presencia militar americana en el Perú. En 1989 se crea la base de Santa Lucía en el Huallaga.

– Alan García, un presidente que no pesa
en la política internacional.

– Lista de detenidos de Bagua
Via este post del poeta Rodolfo Ybarra, ver aquí la lista consolidada de detenidos en Bagua. Más de tres semanas de la matanza de Bagua, “todavía no se sabe lo que pasó”.

  1. Fue ilustrativo de cuán reaccionaria es la derecha peruana que acusara a la conservadora Merkel de “caviar”, por apoyar la creación de un museo de la memoria. []
-

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. Silvio Rendon dijo:

    Combitos golpistas http://bit.ly/gQJ8X
    #peru #bagua

  2. Anónimo dijo:

    Combitos golpistas http://bit.ly/gQJ8X
    #peru #bagua

  3. Juan Arellano dijo:

    RT @rensilvio Combitos golpistas http://bit.ly/gQJ8X #peru #bagua

  4. Jaime Del Castillo dijo:

    Buen resumen de feriado Silvio, aunque la lista de Bagua de ‘Rodo’ debe arreglarla está media ‘chueca’ cuestión de forma nada más. En cuanto a la estrategia ‘macartista’ de AGP-UTERISTA-CHICHISTA-HEDUARDISTA y más ‘istas’ pues es un disparate, has tomado fotografía de un hipo que en breve se desvanece. Ojo AGP se va quedando sin ‘balas’, si va quedando sin ‘floros’, y por cierto en el contexto es un donnadie fanfarrón que no engatuza a nadie. Muy buena la posición y deslinde de OBAMA y CLINTON perfecta, ahora pues, se viene mucho ruido en breve. Sería bueno que chekes las ‘tonterias’ a granel que ha escrito el ‘hijito’ del Tío George en su blog.

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.