Por - Publicado el 29-03-2007

Leo en Desde el Tercer Piso el Comunicado de los estudiantes de la PUC y no puedo sino saludar y apoyar ardientemente la iniciativa. Es hora ya que haya una reacción más amplia de parte de la comunidad universitaria. La respaldo decididamente.

Advertiré sí de algunos peligros. Considero un error este párrafo:

La pérdida de la postura institucional de nuestra Universidad en temas tan importantes para el país como el respaldo a la Comisión de la Verdad y Reconciliación

No es que las universidades tengan que tener una postura institucional. Dejemos que los individuos que forman la comunidad universitaria expresen sus ideas libremente. Que se viva y que se deje vivir. Si antes el cura Interdonato quería pronunciarse a favor de la pena de muerte, adelante; si el profesor Lerner, quiere presidir la CVR, adelante; si algunos profesores de derecho están del lado de los empleadores y otros del lado de los trabajadores, adelante; si algunos economistas tienen orientación ortodoxa y otros heterodoxa, adelante también; si algunos quieren investigar sobre la pareja y las relaciones extramatrimoniales, adelante y si otros quieren escribir biografías de santos, adelante también. Que se defienda la libertad de pensamiento: basta con la libertad de ideas; no es necesario tener “posturas institucionales” con minorías que no están de acuerdo con éstas y que se tienen que someter a las mayorías. No defendemos a la PUCP por la CVR, sino por la libertad e pensamiento. Quienes (a pesar de algunos reparos) estamos de acuerdo con el trabajo de la CVR, lo haremos por otro lado, sin comprometer a la universidad. Por ahí van mal, pues además el país no está en una verdadera dinámica de postguerra. Lamento decirlo, pero ya me imagino a Rey utilizando la alusión a la CVR para seguir machacando con sus pachotadas. Ojalá que me equivoque. Lo deseo de verdad. Que se le haga el pare a esta sarta de intolerantes bocasucias, a quien Joan Manuel Serrat calificara acertadamente como los macarras de la moral

Y te acosan de por vida
azuzando el miedo,
pescando en el río turbio
del pecado y la virtud,
vendiendo gato por liebre
a costa de un credo
que fabrica platos rotos
que acabas pagando tú.

Sin prisa, pero sin pausa,
esos carcamales
organizan sus cruzadas
contra el hombre libre
más o menos responsable
de todos los males

Si no fueran tan temibles
nos darían risa.
Si no fueran tan dañinos
nos darían lástima.
Porque como los fantasmas,
sin pausa y sin prisa,
no son nada si les quitas
las sábanas.

Adelante, chicos/as. ¡Ahora la fiesta es de ustedes! ¡Sí se puede!

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.