Por - Publicado el 29-12-2006

Leo en La República La economía a los 150 días de Javier Zúñiga Quevedo (U. de Lima):

El gobierno se ha mantenido aferrado a resolver los inconvenientes del día a día, y no presenta señales de una visión amplia del horizonte,

Como escribí en noviembre de 2006 en el post García no tiene ni la capacidad ni la voluntad de cumplir sus promesas se tiene que evaluar la gestión del gobierno en base a sus propios objetivos propuestos, es decir, su plan de corto plazo (18o días). He comentado oportunamente en el post el plan económico del Sr. Alan García. Le queda un mes para llegar a los 180 días. El plan ya es incumplible. No la ha hecho.

Pongamos un ejemplo. La renegociación del contrato (eso fue) con Telefónica ha tenido ocupados (y pareciera que a tiempo completo) al ministro de economía, a la ministra de transportes, al primer ministro e incluso al mismo presidente. Pareciera que el mismo equipo se va ocupando de los diversos temas uno tras otro: comienzan por la minería, siguen las comunicaciones, etc. No tienen capacidad ni voluntad de atender a los diversos puntos en forma simultánea. Para cumplir con sus promesas hubieran tenido que asignar responsables a los diversos puntos de su plan, una división del trabajo con metas, plazos, incentivos. Es un enfoque secuencial, centralizado y de alto protagonismo presidencial, cuando debería ser lo contrario, simultáneo, descentralizado y de perfil bajo. El primero nos llevará siempre a estar atrasados en las metas; el segundo es mucho más eficiente.

García vive todavia de la rentas dejadas por Toledo y PPK. A medida que ese piloto automático vaya quedando atrás y le toque a él llevar el timon en serio, veremos a dónde nos lleva su limitada capacidad administrativa. Por el momento, y a pesar de su gran protagonismo, los peruanos parecemos pasajeros del avión de ¿Y dónde está el piloto?

¿Y dónde está el piloto?. Con Garcia-2 estaríamos viviendo la segunda parte….

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.