Por - Publicado el 12-12-2006

Continuaremos con El Síndrome Romerito (I), pero antes un intermezzo con algunos logros y el origen “sí se puede”…


Algunos logros

Bueno, no todo es fracaso. Hay algunos éxitos.

Obviamente, los goles de Cubillas

La gente nueva.
Nuestra diáspora: Benjamin Bratt y Q’orianka Kilcher

Vallejo en Berlín. Ta bien, pero ya fue…Ha impactado lo suficiente…Hay otros/as.

Víctor Humareda, pintor peruano (ver más aquí). Inspirado él. Las musas lo visitaban…

Alberto Vargas: la hizo.
(Ver algunas de sus galerías virtuales aquí y aquí)

Boris Vallejo. Dibujante brillante e inspirado. También de la diáspora peruana. (Ver su galería virtual)


Yma Sumac: antes y después. Merecido homenaje

De dónde viene el “sí se puede”

El “¡Sí se Puede!” es la versión en castellano del afiche de “Rosie, the Riveter” “We can do it!” de J. Howard Miller hecho en los 1940s, un emblema feminista…

Tres décadas y media después, a mediados de los 1970s, César Chávez:, el sindicalista campesino mexicano-americano, diría a la Martin L. King con “yo tuve un sueño”:

Compañeros: así como una sola familia deberemos siempre, siempre actuar.
Como una sola familia, porque estamos en la misma causa, la misma necesidad. Porque compartimos el mismo futuro.

No valemos nada solos, pero juntos valemos mucho.

La gente tiene que sentir su ser, sentir que sí se puede… ¡que sí se puede hacer!

En 1977 diversos artistas simpatizantes de César Chávez editarían un album también llamado “¡Sí se Puede!”.

En abril de 2003 el Servicio Postal de los EEUU lanzaría una estampilla de homenaje a César Chávez. De sindicalista proscrito pasaría a ser una figura nacional.

Es muy claro de quién es la autoría de la frase.

Tres décadas y media después la frase sería el emblema del Cienciano, equipo cusqueño que tuvo una magnífica campaña nacional e internacional. Del “no nos ganan”, pasamos a la ofensiva, al “sí se puede”. Claro, una ofensiva exploratoria, sin pisar fuerte, pero un avance al fin…

Cienciano movió el piso. Sí que se puede.

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.