Por - Publicado el 24-03-2006

Una vez establecido que Humala clasifica, queda por ver quién le sigue. Es muy importante tanto para Flores como para García llegar a la última encuesta con imagen de ganador/a. Habrá una semana sin encuestas en la que los electores decidirán su voto. Es un importante la imagen de alternativa a Humala.

Y claro, ante el desmarcaje de Humala como puntero indiscutible, ya en todas las encuestas, no queda sino emprender una guerra de percepciones, mezclada con invitaciones al apoyo en la segunda vuelta. Hay nerviosismo.

Veamos sino:

Se trata de acabar la campaña bien. Es un todos contra todos, donde algunos ya han tirado la toalla presidencial y están pensando en la segunda vuelta y básicamente en sus curules. Algo sí es claro. Si, como se está avizorando, pasan a la segunda vuelta Humala con Flores. ¿Qué rol tiene García? Leo este artículo: Alan, la historia y la democracia de Victor Andrés Ponce en La Primera:

Es decir, Alan tiene la oportunidad de convertirse en un patriarca de la nación si es que él asume el hecho de que el Perú se debate entre democracia y autoritarismo.

¿García como “patriarca” rechazando a Humala? Es muy curioso. No sé la influencia que tenga este periodista, pero a mí me suena a que el partido aprista no tiene la capacidad de endose que tenía hace medio siglo, cuando bastaba que su periódico partidario publique algún símbolo para que su militancia vote por tal o cual candidato. Ya es mucha gloria que tengan el caudal electoral que tienen como para venir a endosar un voto a favor o en contra de alguien en una segunda vuelta electoral. Posiblemente, el temor de Ponce sea que García se alinee con Humala (¿como el socialista Zapatero se alinea con Chávez?). En fin, acabemos primero esta primera etapa electoral. Todavía hay mucha incertidumbre con esta etapa como para complicar el panorama con lo que vendrá después con aquellos que todavía no tiran la toalla.

Actualizacion: Bueno, ya se pone el parche antes de que salga el chupo:

Por un pacto democrático
[Juan Carlos Tafur, La Primera]
Sea cual sea el resultado de la primera vuelta –en lo concerniente a si es Unidad Nacional o el APRA el que siga en carrera (aunque todo permite pronosticar que será Lourdes Flores la que defina con Humala)–, se impone desde ya la necesidad de conversar.

No creemos que se trate de una fórmula surgida de la necesidad de derrotar al líder nacionalista, ya que poco va a importar la decisión de las cúpulas partidarias a la hora de orientar el voto en la segunda vuelta.

Si es Lourdes Flores quien pasa, que García “ordene” votar a favor de ella o se pronuncie al respecto, no va a movilizar su caudal de votos automáticamente en ese sentido.

Lo mismo si el que pasa es García. Ninguna indicación, por más explícita que sea, de Lourdes Flores hará que su bolsón electoral se mueva digitadamente hacia la estrella aprista.

Lo que es urgente ponderar es la necesaria conversación entre el APRA y Unidad Nacional para establecer puntos de contacto a partir del 28 de julio. Si uno de ellos es gobierno, sin duda, pero también, inclusive, si al final el triunfo se lo lleva Humala.

Es más, podríamos decir que con mayor razón, en ese escenario, será vital para la democracia que los dos eventuales pilares de la oposición se unan para evitar que se ciña sobre el Perú el riesgo de un proyecto autoritario.

Es la hora de los pactos. Es la hora de recuperar lo que ellos significan para la gobernabilidad democrática. Un pacto es un toma y daca político, no es una repartija de cargos y membresías protocolares.

(…)

Cada encuesta que se publica, da lugar a un análisis y a una consecuente recomendación de política. A ver quién lo dijo primero. Ahora son los pactos.

Es prematuro. Habrá tiempo para eso. Todavía están compitiendo y sacándose los ojos…

Actualización 2: Leemos a Fernando Rospigliosi:

Mentiras y desvaríos de campaña
Las encuestas no remolcan a los electores como borregos. Se han hecho estudios, y nunca se ha podido demostrar que tengan el mágico efecto que le atribuyen.

Esta semana el Partido Aprista dio una vuelta de tuerca adicional a su más reciente operación política, para persuadir a los electores de dos cosas: 1) Que Alan García es el único que puede derrotar a Ollanta Humala en una segunda vuelta y 2) Que Alan García ha seguido su indetenible ascenso iniciado semanas atrás, y que ya está segundo en las encuestas.

NI POR ESAS. El miércoles pasado, Jorge del Castillo trató de reforzar ambas ideas con una mentira monumental: que la encuesta de la UNI, en ese momento desconocida, daba a García como segundo empatado con Lourdes Flores.(..)

A diferencia del 2001, es García quien quedar

-

Comparte tu opinión respecto al tema tratado.

Importante: Existe moderación de comentarios. Si no te identificas con tu nombre y apellido, posiblemente no se publique tu comentario. Referirte al tema del post, identificarte y evitar ataques personales o lenguaje ofensivo aumentarán las probabilidades de publicación de tu comentario.